A la espera de una complicada temporada de incendios forestales

7

Se estima que a partir del mes de enero se produzcan el mayor número de emergencias de este tipo, ya que las altas temperaturas debieran ser constantes.

 
Fernando Ávila Figueroa

 
Si bien los diferentes equipos de emergencia aún no han debido atender incendios forestales de grandes proporciones, tanto Bomberos, Conaf y Onemi se encentran preparados para lo que se presume deberán enfrentar, vale decir, un verano con altas temperaturas que posiblemente provoque una gran cantidad de emergencias de este tipo.
Es por ello que conversamos con algunos comandantes de Cuerpos de Bomberos de la Región de O’Higgins para conocer cómo se preparan para la época estival.
Para el Segundo comandante del Cuerpo de Bomberos de Peumo, Víctor Guajardo, a la fecha no han tenido emergencias de proporciones, pero si se encuentran en alerta amarilla por las altas temperaturas que se han evidenciado. Agregó que para esta época estival no reciben recursos extras para enfrentar este tipo de emergencias, lo que se une a que están a la espera de recibir un carro 4×4, destinado a la Segunda Compañía.
Este carro precisamente será destinado para combatir incendios forestales, pero por motivos que desconoce aún no se les entrega. Esperan que en los meses de enero y febrero se produzca el mayor trabajo relacionado con este tipo de incendios. Pese a ello están preparados para alguna eventualidad que pueda ocurrir desde la segunda quincena del mes de diciembre, donde se produce un aumento de gente que llega a la comuna, quienes pueden dejar alguna fogata mal apagada.
Para el comandante del Cuerpo de Bomberos de Rengo, Zócimo García, la temporada de incendios forestales ya comenzó, lo que se refleja en que todas las compañías poseen su material dispuesto para atender un requerimiento de este tipo. Hizo un llamado para que quienes tengan propiedades que colindan con sitios eriazos, se preocupen de limpiar lo que está cercano a su vivienda, ya que a la fecha han debido atender emergencias con riesgo de propagación.
García cree que lo ideal es que se instalen corta fuegos, para así contar con el tiempo necesario de trabajo y evitar una desgracia mayor. El mayor trabajo lo esperan a partir de la segunda quincena del mes de enero, todo el mes de febrero y prácticamente todo el mes de marzo. Añadió que casi la totalidad de los incendios forestales se producen por alguna acción del hombre, lo que ha hecho que de manera particular cada una de las Compañías haya tenido que invertir en implementar herramientas y ropa de trabajo para combatir estos incendios.
Por su parte, Jorge Moreno, comandante del Cuerpo de Bomberos de Marchigüe, sostuvo que ya está coordinado con la Oficina Comunal de Emergencia, Carabineros y el Hospital en caso de que algún voluntario sufra alguna dificultada al momento de atender una emergencia.
Hasta el momento han debido atender servicios de pastizales menores, pero sí reconoce que han debido implementarse con algunas herramientas de seguridad y material de trabajo, que no es el ideal para este de emergencias, pero si ayudan a su combate. Espera que el mayor trabajo sea durante el mes de enero, debido a que el verano anterior las dos Compañías debió enfrentar hasta tres salidas diarias, con el consiguiente gasto de combustible y colaciones.
Para el comandante del Cuerpo de Bomberos de la comuna de Mostazal, Víctor Miranda, hasta el momento no han tenido incendios forestales, pero están preparados para enfrentar alguna emergencia. La autoridad bomberil indicó que deben trabajar con los recursos que tienen para un año normal, lo que origina que no exista un ítem para emergencias forestales.
En comparación a esta misma fecha del año anterior, Miranda adujo que ya habían atendido una gran cantidad de incendios forestales, por lo que espera que en el mes de enero las emergencias aumenten.
La realidad en Rancagua es similar a las de otras comunas, ya que el Comandante del Cuerpo de Bomberos, Carlos Ponce, dio a conocer que aún no han atendido ningún incendio de consideración, pero si emergencias de pequeña magnitud. Pese a ello y teniendo los índices de temperaturas elevadas que se esperan ya tienen preparadas a la Compañías para enfrentar este tipo de situaciones.
Esto implica un desgaste y una inversión de material menor para atacar estos focos de incendios, donde las emergencias por lo general siempre tienen algún peligro de propagación a estructuras colindantes. Es por ello que la técnica que utilizan se basa en evitar que el fuego llegue a las casas.
Ponce al igual que resto de las Cuerpos de la Región de O’Higgins, dijo que no cuentan con material extra para enfrentar estas emergencias, por lo que cualquier inversión que deban hacer para reforzar el material malogrado, se hace con recursos propios de la institución.

 

 

33 INCENDIOS FORESTALES
El director (s) de la Onemi Región de O’Higgins, Luis Aravena, indicó que a la fecha se han registrado 33 incendios forestales, 17 de ellos en la Provincia de Cachapoal, 12 en Cardenal Caro y 4 en Colchagua, lo que ha provocado que desde el día jueves 10 de diciembre se mantenga la alerta temprana preventiva por condiciones propicias para la ocurrencia de incendios forestales.
Según Aravena, a la fecha no ha habido incendios complicados, ya que la Conaf junto con Bomberos los ha atacado de manera adecuada. Esto ha originado que en estos 33 incendios sólo se hayan consumido 71 hectáreas de pastizal, arbolado y deshecho.
Actualmente está vigente el Plan de Acción y Coordinación Ante la Ocurrencia de Incendios Forestales, en el que trabaja Onemi, Conaf, Bomberos, PDI y Carabineros, entes que poseen todo su material dispuesto ante alguna emergencia mayor.
De acuerdo a las proyecciones que tiene Conaf, se estima que después del 20 de diciembre comiencen de manera frecuente las altas temperaturas, por lo que el mayor número de incendios debiera registrarse en el mes de enero. Los trabajos de coordinación se han realizado desde el mes de octubre en las tres provincias, así como en la Dirección Regional de Onemi.
A nivel de Conaf, se informó que el mayor riesgo de incendios forestales fluctúa entre la primavera, verano y otoño del año siguiente, lo que implica que se regulen la quemas, se colocan los dispositivos de alertas y detección, patrullajes y se prepara personal especial.
A la fecha Conaf también registra 33 incendios forestales que han afectado a 71 hectáreas, cifra menor a la temporada anterior y al promedio histórico. Pese a ello existen brigadas operativas, proceso al que se unirán ocho brigadas que a partir de hoy martes se comienzan a capacitar e implementar, lo que permitirá que antes de fin de año se cuente con toda la dotación.
Actualmente existe la campaña “Alto a los Incendios Forestales”, de carácter nacional y de Prevención de Incendios Forestales, impulsada por el Gobierno de Chile a través de la Conaf, con el objetivo de concientizar a la población de que los incendios forestales son un problema de todos y un delito, destacando que la prevención y la participación ciudadana son los caminos para disminuir la ocurrencia de estos siniestros.
Año a año, miles de hectáreas de bosques del país sufren los estragos de los incendios, provocados en un 99% de las veces por el hombre, ya sea por una fogata o un cigarrillo mal apagado, una quema no autorizada o la intencionalidad.

 

 
ALGUNAS RECOMENDACIONES
Un incendio forestal corresponde a un fuego que se propaga sin control a través de vegetación rural o urbana y pone en peligro a las personas, los bienes y/o el medio ambiente. En el mundo, los incendios forestales constituyen la causa más importante de destrucción de bosques. Anualmente en Chile, se queman más de 58 mil hectáreas.
En un incendio forestal no sólo se pierden árboles y matorrales, sino también casas, animales, fuentes de trabajo e incluso vidas humanas, ya que El 99% de los incendios forestales son causados por el hombre, por negligencias, descuidos en el uso del fuego o por mala intención.
Es por ello que se pide a la comunidad que no haga fogatas en lugares no autorizados. Antes de prender una fogata, tener siempre a mano elementos para apagarla (agua y/o tierra).
Si se vive cerca de bosques o en el campo, mantener la casa despejada de arbustos que puedan arder con facilidad. Evacuar el área del incendio inmediatamente. Mientras se evacúa, nunca dar la espalda al fuego, observando permanentemente cómo se comporta.
Si en las cercanías del hogar hay un incendio forestal, tomar las precauciones y preparase para evacuar. Llamar a los organismos de emergencia: Conaf (130), Bomberos (132) y Carabineros (133).
Caminar cerca de aguas abiertas poco profundas (ríos, lagos o lagunas), podrían servir como vía de evacuación. Si no hay agua cerca, refugiarse en un área despejada de vegetación o en un lecho entre rocas.
Acostarse en el suelo y cubrir el cuerpo con ropa o tierra, respirando muy cerca del suelo a través de un paño para no inhalar humo. Si una persona se está quemando cerca, envolverla con una manta y hacerla que ruede por el suelo hasta que el fuego se apague.
Tener cuidado cuando se vuelva a entrar en un área natural quemada. Los sitios calientes pueden reactivarse sin previo aviso.

Deja un comentario