Claudio Goycoolea rescata el patrimonio del Mercado Modelo a través de murales

  • Obras fueron instaladas en el mismo recinto, con el fin de potenciar el lugar y ayudar a preservar su historia. Proyecto fue financiado por un Fondart Regional.

 

Marcela Catalán

“Son siete murales que representan su historia, vida, los trabajos que allí se hacen, como también sus personajes”. De esta forma describe el pintor Claudio Goycoolea, a su último proyecto lanzado. Y tal como en sus otras creaciones, el artista vuelve a volcarse en el patrimonio local, para concebir dichas obras. Éstas tratan sobre el Mercado Modelo de Rancagua y fueron puestas en el mismo sitio, en pro de potenciar la riqueza del lugar y contribuir a preservar su memoria. De ahí que la propuesta fuera financiada por un Fondart Regional.

Aparte de intentar alcanzar todos esos objetivos, la idea procuró responder a un deseo de los mismos “habitantes” del recinto. “Siempre voy a comprar y conozco a la gente de allá. Ellos me sugirieron esto, porque tenían ganas de que colocaran murales en el espacio. Querían arreglarlo, embellecerlo. Además, muchas personas circulan por allí y llegan desde los pueblos cercanos a la ciudad. Es un punto de mucho tránsito, convirtiéndolo en un sector muy bueno para instalar cosas artísticas”, agrega el autor de los lienzos.

El desarrollo del proyecto contempló varias etapas, partiendo por postularlo en 2014 a un Fondart Regional. Una vez adjudicada la propuesta, Goycoolea regresó a visitar el Mercado Modelo. Aunque en esa ocasión no sólo hizo sus compras, sino que también tomó las fotos que más tarde le ayudarían a pintar y dibujar, e igualmente conversó con las personas del sitio. “Por medio de los administradores, que me mostraron a los locatarios, tuve mucho acercamiento con ellos”, sostiene. Por otro lado, debió hacer una investigación histórica del lugar, para así poder dedicarse a realizar las representaciones en su taller y, después, colgarlas en el recinto.

“Busqué antecedentes y no encontré mucho, porque no hay mucho registrado. Fui a la biblioteca, pero no había libros sobre el tema. Ni siquiera (existía información) en las historias rancagüinas, que de repente pueden tocar el asunto”, cuenta. En el marco de dicha pesquisa es que además habló con Guillermo Drago, historiador local.

“Él incluso tenía archivos de periódicos, aunque aparecía muy poco al respecto. Por eso me basé en un libro de un grupo artístico, también postulado a un Fondart, pidiendo el permiso de usar un texto. Fue lo único que hallé acerca de esto. Lo relata Don Héctor González -de Diario El Rancagüino-, quien vio el mercado en su infancia, cuando funcionaba en la Plaza Los Héroes, con sus fiestas y carretones”, detalla Goycoolea.

En relación a los murales mismos, los que quedarán para el espacio, estos fueron hechos con óleos en telas y, en general, miden dos metros de alto por seis de largo. Uno trata de los inicios del sitio, antes de que se ubicara en la citada plaza, mostrando cómo llegaba la gente del campo. Otro se refiere a su estancia en la Plaza de Los Héroes y su vinculación con el resto de Rancagua, con sus celebraciones, los animales que por allí pululaban, entre otros elementos. El tercero introduce a su vida actual, con sus cocinerías y restaurantes, mientras que el cuarto se centra en las pescaderías de ahora. La quinta pintura alude a los productos que se venden en los locales, su verduras, frutas y mariscos, y otros dos, que conforman un conjunto, hacen referencia a los personajes del espacio. La principal obra hace un homenaje a la famosa fuente del lugar.

Respecto a esta última creación, Goycoolea asevera: “Es el cuadro más grande, con el cual quise resumir la vida del Mercado Modelo. Su gente me pidió que incluyera la estatua, porque es muy importante para ellos y alrededor suyo, en la pintura, se desarrolla todo”.

Related posts

One Comment;

  1. Mario Enrique Contreras Silva said:

    QUE FALTA DE ESTABLECER LO IMPORTANTE. EL MERCADO LO QUE NECESITA CON URGENCIA ES INTERVENIR LOS LOCALES QUE VENDEN PESCADOS Y MARISCOS, REPARAR PISOS, Y ES POSIBLE QUE LOS BAÑOS SEAN DE QUINTA CATEGORIA, RANCAGUA DEBIERA TENER UN MERCADO SIMILAR AL DE OSORNO O TEMUCO, UN TERMINAL SIMILAR AL DE VALDIVIA O PUERTO MONTT, EN EDIFICIO Y LOCALIZACION PARA NO PRODUCIR EL CAO VEHICULAR QUE PROVOCA EL TEMINAL EN LA ALAMEDA. QUE UNIDO A LAS CASUCHAS DE BRASIL Y SANTA MARIA, HACE QUE NUESTRA CIUDAD SEA UNA DE LAS FEAS DE CHILE. LOS ECHULAMIENTOS SOLO SIRVAN PARA CUBRIR LAS OJOTAS.

Top