En enero debería comenzar la normalización del tránsito en Membrillar

1-

Marcela Catalán

 

 

En julio de este año debía estar finalizada la doble vía de Avenida Membrillar, con el fin de ayudar a descongestionar el tránsito existente entre Rancagua y Machalí -especialmente en horarios punta-. Pero el proyecto, cuya inversión bordea los $4 mil millones y medio, no ha estado exento de dificultades que han aplazado su entrega. Problemas con tuberías de gas que no estaban contempladas en los planos originales y la ampliación del paso sobrenivel de la Ruta Travesía, son algunos de los escollos que la iniciativa ha debido sortear.

Sin embargo, otro problema se sumó en última instancia. Se trata de la remoción de los cables de los postes, cuyo atraso extendió el tiempo en que la constructora pudo entrar a intervenir para colocar las nuevas estructuras, las que soportan el tendido en la avenida, y finiquitar los últimos cementados de las calzadas vehiculares y de ciclovías.

En palabras del director regional del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), Víctor Cárdenas, esta fase ya fue superada. “Durante la semana pasada quedó finalizado el retiro de la apostación existente, que nos había impedido terminar la pavimentación. Hoy (miércoles) se terminaron de pavimentar todos los sectores que ocupaban estos postes”, aseguró la autoridad. En virtud de lo anterior, garantizó que la normalización del tránsito iniciará en el transcurso de la segunda semana de enero.

“Esto se traduce en poner en funcionamiento y coordinar los semáforos que hay. Recordemos que se debió eliminar los virajes a la izquierda por Freire y hoy se transita por la vereda sur. Por ende, tendríamos que empezar a circular como corresponde, en cada dirección de la calle, lado sur hacia Machalí y en el lado norte hacia Rancagua”, agregó.

En ese sentido, Cárdenas declaró que “ahora comienza la recepción de las obras por parte de la comisión, aparte de emitir las observaciones y determinarse los plazos para que la empresa responda a estas indicaciones. Son cosas menores que corresponden a la post entrega, asociada a verificar la puesta en marcha y comprobar cómo funciona cada una de las partidas que se construyeron”. De acuerdo con él, esta diligencia debería extenderse por unos dos meses.

Sobre los otros factores que retrasaron la finalización del proyecto, el director regional de Serviu reveló que surgieron problemas con las expropiaciones, “asociadas a la estafa en el retiro de los dineros de tres propiedades” -a la altura de donde están las automotoras, en la esquina de calle Hermano Claudio-. “Nos costó muchísimo poder hacernos del terreno, para poder dar continuidad a la iniciativa. Por otro lado, existían matrices de agua que no estaban cien por ciento catastradas . Esto significó poder intervenirlas, previo a la pavimentación”, concluyó.

1 comments

Deja un comentario