San Fernando nuevamente se endeuda con empresa de basura por más de mil millones de pesos

basura

Según el concejal Pablo Silva el municipio usó recursos destinados para pagar sus deudas en ítems como las actividades de Fiestas Patrias generando un nuevo hoyo financiero.

 
IRENE PADILLA A.

 
Siguen los problemas económicos en San Fernando. En el año 2012 durante los últimos meses de la administración del ex alcalde Juan Paulo Molina, este municipio fue entregado con una deuda de 11 mil millones de pesos de la Corporación Municipal, sumados a una deuda de 700 millones a la empresa de electricidad CGE – lo que generó apagones generalizados en varios sectores de la comuna- y una deuda de 1.100 millones con la empresa recolectora de basura Starco.
Más de tres años han pasado y si bien las finanzas municipales no están saneadas, el municipio se mantiene a flote, aunque cualquier descuido trae consigo un descalabro. Y fue exactamente eso lo que sucedió con la ejecución del presupuesto 2015, donde recursos que estaban destinados a pagar uno de los itemes de la deuda municipal fueron destinados a otras áreas como el financiamiento de actividades populares como las Fiestas Patrias. Así es como nuevamente el municipio está endeudado con la empresa recolectora Starco a la cual no se le pagaron las cuotas correspondientes de 2015 generando una deuda de 1.020 millones de pesos que deberá ser saneada en los próximos tres años. Así lo explica el concejal RN Pablo Silva “en el presupuesto año 2015 dejamos ciertos items para la Fiesta de la Chilenidad o la fiesta AGA con un tope, no recuerdo el monto exacto en este minuto, pero pongámosle 120 millones de pesos, pero pasó que finalmente se gastaron 160 millones, siempre se pasaron los costos además de otros gastos que no se informan como contrataciones directas que hace al alcalde, por eso quedamos con una nueva deuda con la empresa Starco en prácticamente 1.020 millones de pesos. Para este presupuesto le pedimos al alcalde que tenía que hacer un convenio de pago de manera que quedara esa deuda en el presupuesto nuevo, se hizo un convenio para pagar en tres años estos mil millones de pesos, pero a eso se suma que comienza el pago de la nueva licitación que se adjudicó esta empresa que aumenta la mensualidad. En resumen pagaremos la mensualidad de 140 millones, más el convenio anterior, más el nuevo convenio producto de esta deuda llegando a pagar aproximadamente 220 millones de pesos mensuales”. Silva asegura que lamenta que para la próxima administración que asumirá en diciembre de 2016 nuevamente el municipio entregue deudas con la recolección de basura tal como hace cuatro años atrás.

Ahora, qué ha pasado con Educación y Salud. Según el concejal, en el caso de Educación gracias a los aportes entregados por el Gobierno en el marco de la desmunicipalización de los colegios, la Cormun ha podido saldar 6 de los 11 mil millones adeudados. Pero donde se están mostrando algunos problemas es en Salud donde también hay deudas importantes con los funcionarios. “Salud tiene deudas como cuotas sindicales que les fueron descontadas y las ocuparon, y cuotas de cajas de compensación de 50 millones aproximados. En total la Cormusaf tiene 127 millones de pesos de deuda con los funcionarios, entonces de los 300 millones de pesos que asignamos a Salud para 2016, nosotros solo les pasamos 150 y dejamos a recaudo en un item del presupuesto municipal 150 millones más que les vamos a pasar vía modificación presupuestaria el próximo año con el compromiso de que sean usados para pagar la totalidad de la deuda que se tiene con los funcionarios”.

 
PRESUPUESTO EN AÑO ELECTORAL

El concejo municipal sanfernandino se mostró especialmente preocupado para el 2016 ya que no quieren estar nuevamente en las portadas de diarios nacionales y regionales por deudas escandalosas. Además Pablo Silva explica que durante el 2015 el municipio entregó solo uno de los cuatro informes trimestrales de ejecución de presupuesto, lo que tensionó la relación.
En este escenario los concejales se esforzaron en las últimas semanas en aprobar un presupuesto más austero, recortando recursos a algunos departamentos como Dideco, al cual se le bajaron los recursos a la mitad. Así también se optó por suprimir algunas festividades como la Vendimia ya que sencillamente la caja no da para sustentar gastos como esos. Pablo Silva indica que el problema es que el 2016 es año de elecciones y los alcaldes por lo general “tiran toda la carne a la parrilla” financieramente “ siempre los alcaldes tienen la tentación de gastar un poco más y ellos pueden hacer modificaciones presupuestarias y en ese sentido queremos ser rigurosos para evitar que se desordenen más las finanzas, tenemos claro que es un año de elecciones en que nos corresponde entregar nuestros cargos, no sabemos si continuaremos , por tanto no queremos que suceda lo mismo que la administración anterior”
El concejal detalla que en años electorales uno de los departamentos a los cuales los alcaldes más recursos destinan es a a Comunicaciones pero argumenta que el concejo poco puede hacer para detener el flujo de caja en ese sector: “En comunicaciones hay un tema de mucho gasto, nosotros tratamos de corregir eso , se logró pero siempre se mantiene un alto item de gasto porque se nos presenta de distintas formas, se nos dice que Salud tiene que informar sus avances a través de la Corporación, que educación tiene que informar, los departamentos municipales también, por eso es difícil controlar, le pedimos al alcalde que si está invirtiendo en el diario interno no tiene para que hacerlo también en prensa escrita externa, teniendo en cuenta que ese diario tiene un costo de 13 millones de pesos anuales”, sentencia Silva.

Deja un comentario