En Rancagua: MOP licitará proyecto para acabar con inundaciones en paso bajo nivel

1-
  • El objetivo es instalar una caseta con bombas para evacuar el líquido que allí se acumula. El sistema también funcionaría sin energía, en caso de cortes de luz. Iniciativa estará operativa en 2017. Mientras, bombas manuales y provisorias, más un servicio de mantenimiento, se encargarán de que el área permanezca despejada.

 

Marcela Catalán

El miércoles 16 de noviembre, durante el primer pleno del mes, el Consejo Regional aprobó los dineros para que el Ministerio de Obras Públicas ponga fin a las inundaciones de invierno en el paso bajo nivel de Alameda con Viña del Mar, en Rancagua. La propuesta tiene dos partes. Por un lado, se espera acabar definitivamente con dichas acumulaciones. Pero dado que esto se encontrará operativo en 2017, pondrán en marcha un sistema provisorio.

Si bien se trata de un tema que hace años acapara las noticias, esta solución también pretende preparar el  tránsito local para cuando abra el nuevo Hospital Regional. Lo anterior, en vista de que diversos pacientes deberán pasar por dicho sector y, en caso de anegarse la infraestructura, impedirá la circulación hacia este lado de la ciudad.

“El colector de este paso bajo nivel, que no es de nuestra tuición, tiene un diámetro de 60 centímetros y no posee la capacidad para evacuar las aguas que se acumulan allí”, explica el seremi de Obras Públicas, Pablo Silva, sobre la génesis del problema. En sus palabras, dicho acueducto se vale de la gravedad para sacar el líquido, pero al tener éste muy poca pendiente, el fluido va con escasa fuerza y, “al derivarla hacia el colector central del MOP, lleva tanta agua que no desemboca allí. Además, hay descargas adicionales que no están controladas, provenientes de alcantarillados irregulares”, argumenta la autoridad.

De ahí que ahora apunten a instalar un par de bombas para acabar de modo definitivo con el asunto, las cuales funcionarán “rotativamente”. El modelo pretende replicar el existente en el cruce de la Ruta Travesía. No obstante, un diseño a licitar, cuya inversión bordea los $25 millones, arrojará la cantidad de bombas de este plan y otros detalles. Sin embargo, en la cartera adelantan que suelen ser tres bombas, las que funcionan dependiendo del nivel del agua. Así, cuando se supera cierto límite, comienza a funcionar la siguiente.

En línea con el seremi, la propuesta fue gestionada en una mesa intersectorial donde participó el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), la Municipalidad de Rancagua y Essbio. De hecho, con tal de descubrir qué estaba fallando, cuenta que esta empresa colocó cámaras en el sector. “A raíz de eso y de que el paso se inundaba de forma permanente, el director de Obras Hidráulicas, Javier Rubio, sugirió esta solución definitiva. Se supone que esto se ha construido hace varios años, pero creemos que esta iniciativa es la más adecuada”, añade la autoridad.

La adjudicación del estudio será sometida a licitación pública, cuyo desarrollo tomaría entre cuatro a seis meses, arrojando qué se debe hacer y sus correspondientes costos. Su ejecución también será votada por el Core, llamando más tarde a concurso para ejecutar el diseño. Esto último debiera ocurrir a principios del segundo semestre de 2016. “En condiciones ideales, las obras deberían estar terminadas durante el próximo invierno de 2017”, arguye el director de la DOH.

En el entretanto de que estos plazos se cumplan, el MOP continuará contratando a una empresa para que haga la mantención del lugar y otra vez solicitará bombas manuales, para que el área siga sin agua. Aquello, tal como procuraron este 2015. Y es que según comenta Silva, la cartera no cuenta con estos aparatos, ni con personal que realice estas tareas de limpieza. “Este invierno, igualmente contaremos con el programa de conservación del colector, limpieza, cambio de rejilla y todo lo demás. Es decir, si comienza a subir el nivel del agua, las bombas estarán disponibles para que siga despejado el sector”, remata.

Deja un comentario