Las noticias que marcaron el agro regional el 2015

recuadro 1
  • Conflictos, proyectos de desarrollo, una que otra polémica y buenas noticias fueron parte de la paleta noticiosa que dejó este año para el sector. De estas mismas nuevas emergen a su vez varias de las proyecciones para la temporada 2016.

Febrero: Uvas con los precios por el suelo

En los años noventa el Valle de Colchagua vivió el boom de los vinos de exportación. El crecimiento de la industria vitivinícola  trajo consigo que cientos de pequeños productores decidieran poner plantaciones de uva con cepas como  cabernet y carmenere, con el objetivo de  surtir a las viñas que no daban abasto y  debían responder a un mercado nacional e internacional  cada vez más demandante.

Pero el 2015 fue el año de la crisis. Tras al menos dos temporadas de bajos precios, este año las uvas tocaron fondo: si los productores en febrero creían que venderían al menos a 120 pesos el kilo de su uva algunos cerraron  en apenas 75 pesos el kilo, es decir,la venta ni siquiera  les cubrió la inversión.

La crisis de la uva vinífera se genera desde los cabecillas de la industria, es decir, las tres grandes empresas productoras de vino en Chile. Estas definen cada temporada a qué precio se comprará la uva, y desde hace un par de años  los productores vieron cómo no se estaba comprando la fruta y que en la urgencia debían vender al precio que se les impusiera a última hora, así lo explicaba el enólogo de la Corporación Chilena del Vino, Manuel Flores: “No es que haya colusión de las empresas, sino que en Chile hay tres grandes conglomerados de la producción de uva y vino que son los que fijan el precio, no se ha estudiado ni se puede comentar si hay colusión o no, sino que como tienen un poder comprador tan grande, pasan a determinar al resto de las empresas, y estas se suman a esos precios, por ejemplo si el kilo de uva cabernet sauvignon estas empresas los pagan a 120 pesos, el resto lo compra al mismo precio. Como hoy en día hay una sobre producción en general de uva, esto genera que la gente no pueda vender su uva hasta la cosecha”. Por su parte Rodrigo Valenzuela gerente de la Red del Vino Colchagua indicaba: “Uno ve a través de los medios de comunicación como el vino chileno es señalado como una industria sustentable, y como es el éxito que tiene pero en general la gente que vende la materia prima en esta dos últimas temporadas va hacia abajo. Si la industria tiene rentabilidades sobre el 30%, la gente que esta con el tema de la elaboración de materias primas de calidad esta este año casi con un 50% menos de costos. El promedio de los últimos cuatro años, exceptuando el anterior era de 250 pesos el kilo de uva lo que permitía una rentabilidad estable para el productor porque el costo de este kilo es de 200 pesos, pero en la última temporada llegamos al costo, y en esta temporada estamos hablando de 100 pesos”.

La crisis tuvo en vilo a buena parte de las familias agricultoras del llamado Valle del Vino, quienes tras la temporada 2015 debían decidir si seguir con el negocio o definitivamente arrancar las viñas de sus predios. Así lo explicaba en febrero Ximena Mella propietaria de 12 hectáreas de uva vinífera en Isla de Yáquil, y  presidenta de la Asociación de Productores de Vino de Colchagua “se invierte y se pierde el trabajo de todo un año, los precios siempre son fijados de arriba y dependemos de ellos. De mis productores la gran mayoría, el 90% quiere terminar, ya hay gente en el sector de Apalta en Santa Cruz, y Miraflores de San Fernando que quieren arrancar sus viñedos porque ya no se pueden financiar los costos con estos precios”, sentencia Mella.

Durante el año, el Gobierno trato de reunirse con los productores y generar soluciones pero como indica Rodrigo Valenzuela de la  Red del Vino Colchagua,  no se sacó nada en concreto. “A pesar de toda la difusión realizada con los medios de comunicación, redes sociales, a pesar de todas las reuniones con autoridades subsecretario de Agricultura, senadores, diputados, autoridades regionales de fomento de Indap, SAG, entre otros y la seremi de Agricultura de la región, a pesar de haber formado una mesa vitivinícola de trabajo para la Región de O’Higgins, que sesionaba todos los meses durante 6 meses… no se logró nada. Los precios este año  llegaron a los 75 pesos por kilo de uva, los productores están más endeudados que en épocas anteriores y los precios para esta temporada 2016, al parecer serán muy similares o más bajos que la temporada 2015”, sentencia el ejecutivo.

Por su parte Gerardo Orellana, productor de la zona enfatizó que se necesita un cambio urgente en cuanto a la legislación, lo que podría salvar  a este sector. “Es necesario hacer una diferencia en la productividad y en la calidad de lo que se comercializa, pues con el control de lo que entregamos se pueden mezclar diferentes calidades, incluso cepas, perjudicando a quienes nos esforzamos por producir mejor producto, para eso es urgente establecer una Mora y mayor control en el desarrollo de nuevas plantaciones, lo que estaba regulado hasta mediados de los ochenta en Chile y se regula muy estrictamente en mercados como España y Francia; también  dar mayores castigos a quienes utilizan documentos, como facturas y Certificados de Denominación de Origen (DO) de forma fraudulenta, incluso incorporando uvas de exportación en el proceso; y hacer una nueva estimación del agua aceptada en el vino, que según se ha planteado estaría llegando  cerca del 7%”, concluye Orellana.

 

 

Mayo: Lobesia botrana y el nacimiento del programa 1+1

Mayo fue el mes de la evaluaciones de uno de los programas fitosanitarios más importantes del país: Lobesia botrana o polilla de la vid que tiene contaminada a buena parte de la fruticultura de la zona central. En el caso del SAG regional los resultados tuvieron notas de dulce y amargo. La campaña 2014-15 a pesar de haber redoblado los  esfuerzos para contener la plaga,  no logró  su objetivo ya que la población de la llamada polilla de la vid llegó a un  total de  254.747 capturas, 124  mil más que el año anterior.  En agosto de 2014 se anunció que un total de 10 mil hectáreas de O’Higgins, el doble del año anterior  serían sometidas a control usando dos métodos: la aplicación de plaguicidas, y la utilización de confusores sexuales. Una de las conclusiones de mayo  fue que estos últimos, resultaron ser el método más efectivo para combatir la Lobesia botrana en arándanos, ciruelos y por supuesto uvas. “Si tú haces un análisis en relación a los huertos que implementaron esta técnica en O’Higgins los resultados de captura fueron súper buenos, en esos huertos bajamos un 98% las capturas, no así en aquellos que usaron productos químicos, pero el problema es que esta no es una herramienta barata, y en O’Higgins tenemos que implementarla en muchas más hectáreas. El 2014 pudimos cubrir aquí 5.600 hectáreas de confusión sexual, solo un 10% de la superficie afectada”, explicaba en ese momento  Marcela Idalsoaga, jefa del programa de Lobesia en O’Higgins.

Las conclusiones de los expertos del SAG trajo consigo la decisión firme  del Gobierno de realizar una campaña mucho más agresiva para la temporada 2016. Bautizada como “1+1” logró que el Servicio Agrícola y Ganadero  junto a los propios productores unieran fuerzas para combatir la plaga. El programa presentado oficialmente en septiembre pasado contempló  el financiamiento por parte del Estado de la inversión en confusores sexuales, de  esta manera el SAG proporcionó  la tecnología al  50 por ciento de la superficie a cubrir, mientras los 347 productores seleccionados debieron adquirir e instalar obligatoriamente a costo propio la otra mitad.

En la Región de O’Higgins los confusores sexuales este año  abarcaron un total de  7.257 hectáreas de las cuales un 85% son  de vid (uva vinífera y de exportación), 12% ciruelos y 2% de arándanos. Según el Servicio Agrícola y Ganadero, si bien los confusores sexuales no son de bajo costo -y es por ello que el Estado financiará la mitad de esta inversión- al ser más efectivos en el control se convierten en un gasto menor para los productores que el uso de aplicaciones de productos plaguicidas.

En mayo próximo, cuando se realice una próxima evaluación del programa de Lobesia botrana, el SAG esta esperanzado en que los resultados serán mucho más positivos que los obtenidos este año.

 

Junio: Horario de verano: un dolor de cabeza que continuará

Trastornos del sueño, aumento de la delincuencia y de los cuadros depresivos fueron solo algunas de las consecuencias que trajo la mantención del horario de verano durante todo el 2015. Uno de los sectores económicos más afectados por ello fue precisamente la agricultura que depende en buena parte de la luz natural. En junio de este año los productores a través de Fedefruta y  cifras en mano  detallaron cómo el decreto gubernamental que eliminó el cambio de hora en invierno afectó directamente al agro del valle central. En ese momento los productores de fruta acusaron un 15% de baja en la producción con un total de 83 mil personas afectadas. Juan Carolus Brown presidente de Fedefruta explicaba “a las siete y media de la mañana está oscuro. La gente queda en la entrada del campo, dentro del recinto, esperando a que aclare. Perdemos 45 minutos diariamente”. Fedefruta informó que los meses de invierno son importantes para la fruticultura ya que durante esta época se cosechan manzanas y kiwis, ambos prolíficamente plantados en la Sexta Región, y a eso se suman las  labores de poda que dan un sueldo a buena parte de las familias rurales “ la situación es más crítica en el caso de los trabajadores “a trato”, que ganan en promedio entre $20 mil y $25 mil brutos diarios por tareas específicas -por ejemplo, limpiar una cantidad de metros de una acequia-, pues han visto mermado su horario”, expuso Brown en esa época. El tema llevó a los fruticultores a reunirse con el ministro de Energía Máximo Pacheco, y a pesar de los encuentros  lo único concreto hasta el momento es que el Ministerio de Energía se comprometió a revisar la medida en enero de 2016.
Julio:  El conflicto del Tabaco

 Ya en enero de 2015 se preveía que este sería uno de los temas más bullados del agro local. En esa fecha el dirigente regional d ellos productores de tabaco, José Miguel Urzúa, adelantaba  que  nuevas indicaciones a la Ley del Tabaco, que endurecerían esta legislación, traerían serias consecuencias para los productores del sector.

Hasta esa época pocos sabían que la industria del tabaco en Chile es manejada casi en su totalidad por la empresa transnacional British American Tobacco la cual posee por lo menos 1.100 hectáreas de plantaciones de este cultivo en la Sexta Región. Además la empresa es propietaria  de  dos plantas de manufacturación y de recepción y tratamiento  de materias primas, esta última instalada en la comuna de San Fernando. A eso se suma que al menos 15 mil personas viven del tabaco, la mayoría familias campesinas, poseedoras de unas cuantas hectáreas que producen la materia prima para la empresa, y se endeudan cada año con esta. El tabaco hasta este 2015 era uno de los pocos cultivos rentables  y estables que quedaban en Chile ya que otros, como el maíz y el trigo vienen pasando por un larga crisis.

Pero todo cambió en  julio  cuando una serie de  indicaciones a la Ley del Tabaco  fueron presentadas por los senadores de la Nueva Mayoría Fulvio Rossi y Guido Girardi, y aprobada por el hemiciclo. Los cambios a la ley,  que según los legisladores lograrían que la legislación chilena ante el tabaco estuviera a la altura de los estándares exigidos por la Organización Mundial de la Salud, incluían nuevas disposiciones, en su mayoría prohibitivas, que  impedían el consumo de cigarrillos prácticamente en cualquier espacio público, y a eso sumaban dos importantes cambios que afectaban directamente a la industria: la prohibición de diferenciación por marca en los cigarrillos – que desde ahora deberían usar un envoltorio común- y la prohibición de aditivos como saborizantes y el mentol.

Las indicaciones generaron la furia de la  industria del tabaco  que literalmente amenazó con el cierre de sus plantas en Chile y la futura  producción de cigarrillos con tabaco extranjero si el Congreso en un último trámite en la Cámara de Diputados apoyaba la moción de los senadores. “Ante un escenario de cajetilla plana y prohibición de ingredientes, la Compañía ha tomado la decisión de comenzar el proceso de cierre de sus operaciones de tabaco en las regiones V, VI, VII y VIII, tan pronto esta legislación sea aprobada, iniciando además de manera inmediata una evaluación de la viabilidad de nuestra fábrica ubicada en la comuna de Casablanca, cuya complejidad de producción no se justifica con una comoditización del producto. Independiente de esta evaluación, la primera consecuencia de corto plazo será la reducción de al menos un 20% de los puestos de trabajo” aseguró la BAT a través de un comunicado de prensa.

Hasta este año Chile  la British American Tobacco tenía una fijación especial con nuestro país. Esto porque Chile era considerado como un mercado boutique, altamente exigente, similar al europeo o  norteamericano, donde se cultivaban  las variedades más finas como el  tabaco  Virginia que daban una mayor calidad a los cigarrillos en cuanto a sabor, tanto así que aquí se producían los cigarrillos de las marcas más caras comercializadas en el resto del continente. Ante el giro de la legislación, la empresa argumentó que económicamente ya no era rentable seguir trabajando con los agricultores nacionales, ya que explican que el empaquetado plano elimina el concepto de calidad y marca, lo que los obligaría a importar el tabaco que producen de manera más barata en el extranjero.

En  medio del conflicto estaban y están los productores de tabaco, la mayoría habitantes de las comunas de Chimbarongo y del norte del Maule quienes se quedan sin espacio para ser ayudados. No pueden cambiarse de cultivo ya que la mayoría ha invertido en maquinaria y hornos destinados a esta producción lo que los tiene altamente endeudados con la banca y con la propia empresa. Según los dirigentes,  el Gobierno les habría entregado como única solución  cambiarse a los arándanos sin considerar que ellos no pueden dejar de un  día para  otro un negocio que les ha costado décadas de trabajo. Su difícil  situación generó una marcha por el centro de San Fernando y a su vez la paralización de la ley en su segundo trámite. Tras salir del senado la legislación debía ingresar a la Cámara de Diputados, específicamente a la Comisión de Salud la que debía aprobar o rechazar las indicaciones nacidas de los senadores.

Jose Miguel Urzua, dirigente regional de los tabacaleros explica cuáles son las expectativas para el próximo año : “ Que al proyecto se le haya quitado la urgencia nos permitió comenzar la temporada un poco más tranquilos, sin embargo nuestra preocupación sigue, pues no sabemos los tiempos en el Congreso. Para el 2016 nuestros intereses van encaminados a que las comisiones de salud y trabajo escuchen nuestras ideas, lo que no se pudo concretar el año 2015 ya que  intentamos por todos los medios que el diputado Juan Luis Castro nos concediera una audiencia en su rol como presidente de la Comisión de Salud pero fue indiferente, aun así  esperamos que cuando se cambien las presidencias en marzo, seamos tomados en cuenta, para nosotros sería muy importante que la comisión de trabajo quiera analizar el tema por la relevancia que tiene el tabaco en todas las comunas productoras, especialmente en Chimbarongo, ya que si aprueban la ley la cesantía que habría allí sería  altísima” ,sentencia el vocero.

 

Agosto: Se reafirman los lazos con el estado de Delaware

Llevar la producción de verduras al mismo nivel que la frutícola en nuestra región es una de las misiones que se impuso el Gobierno Regional. En ese contexto el año 2014 la entonces intendenta Morin Contreras firmó  un convenio de cooperación con el estado de Delaware para que de aquí a 2016 se hiciera realidad el envío del primer container con verduras de exportación desde la Región de O’Higgins a Estados Unidos.

Ed Kee, secretario de Agricultura del estado de Delaware – uno de los principales estados norteamericanos que reciben la fruta nacional en la costa Este- ha sido uno de los actores en este convenio. En solo un año visitó tres veces la región, siendo la última de estas visitas  en agosto, cuando se reunió en terreno principalmente con productores de ajo de Rengo, uno de los productos más demandados en el hemisferio norte.

En ese momento Kee se mostró impresionado por la iniciativa de los agricultores locales, y sumamente esperanzado en los resultados positivos que podría tener el programa: “Primero que todo los pequeños agricultores de O’Higgins y de Chile son grandiosos, solo les falta saber más sobre los detalles del empaque y la exportación. Y para eso, ya hay organismos como el Ministerio de Agricultura, Indap y el SAG que son muy importantes para responder a las exigencias sanitarias de ambos países (en un año) hemos tenido muchos progresos de algo que comenzó solo como una idea. Distintos agricultores y autoridades de O’Higgins vinieron a Delaware  a conocer un poco más de agricultura pero más que nada sobre marketing. Ahora estamos en un punto en que los agricultores de O’Higgins tienen que valorizar los costos de producción, los costos de empaque y transporte a los Estados Unidos y hacer algo así como las matemáticas para ver si los precios y la economía funcionaran para el proyecto”.

Kee detalló que esperaba que cuanto antes debía llegar la primera embarcación de verduras de O’Higgins a Estados Unidos. “La idea es tener un embarque piloto o de test de tres o cuatro containers de la Sexta Región a Estados Unidos o Canadá y para eso tenemos que ver la calidad de los primeros productos que arribaran , también debemos ver si los supermercados en ambos países  pueden vender estos productos que son nuevos. Si este test es exitoso la idea es llevar más cargamento y realmente poder vender los productos de estos pequeños productores en el orden de sus cualidades y la buena relación de los costos de exportación. Si esto funciona de aquí a cinco años podríamos tener cientos de pequeños agricultores cooperando en el proyecto”.

José Guajardo, seremi de Agricultura  explica que mientras Ed Kee trabaja en la apertura de mercados para zapallo delica en Filadelfia y de ajos en Nueva Jersey, en Chile los productores de preparan para exportar su primer cargamento. “El productor de ajos está más avanzado en todo los requisitos que se necesitan para exportar,  y en el caso de los productores de zapallo – que son 6 asociados- falta un poquito más que se entiende porque es la primera vez. En estos momento los ajos están en desmoche por lo que se prevé que el primer cargamento salga en febrero y en el caso de los zapallos el primer envío está fechado aproximadamente para marzo”.

 

 

Septiembre: Se celebra el primer Día Nacional del Vino

 Por decreto la Presidenta Michelle Bachelet decidió que a partir de este 2015 todos los 4 de septiembre se celebraría el Día Nacional del Vino en honor a la bebida más emblemática del país. La fecha no fue escogida al azar por la mandataria ya que según la historia, en ese día, pero de 1545, está fechada la primera referencia al vino chileno de puño y letra del conquistador español Pedro de Valdivia quien solicitaba a la madre patria “vides y vinos para evangelizar Chile”.

Desde ahí la palabra vino quedo en los anales de la historia nacional, decretándose esta celebración que desde ahora en adelante marcara el inicio de las fiestas de septiembre.

Este año en la región la conmemoración se hizo en la comuna de Santa Cruz, verdadera capital nacional del vino,  hasta donde llegaron autoridades, y representantes de la industria como Sebastián Bisquertt presidente de la Asociación de Viñas de Colchagua. “En los años 80 llegó un segundo aire para esta industria y gracias al tesón y el esfuerzo de visionarios vitivinicultores chilenos la industria dio un salto significativo conquistando mercados internacionales y posicionándose como un indiscutido embajador de nuestra marca país. Hablar de vino no es solo hablar de historia es hablar de nuestra gente, nuestra tradiciones y nuestro valioso patrimonio cultural. Nuestro hermoso Valle de Colchagua no es reconocido solo por la excelencia de los vinos sino también por atesorar buena parte de este legado cultural”, señalo Bisquertt en la pionera ceremonia.

 

Octubre: O’Higgins gana histórico proyecto de Cambio Climático de la ONU

 Desde el 2014 y de manera silenciosa la Seremía de Agricultura junto a una serie de organismos estatales estaban diseñando uno de los proyectos que vendrían a cambiarle la cara al agro regional para siempre. Se trataba del programa   “Mejoramiento de la Adaptación al Cambio Climático de la pequeña agricultura de la región chilena de O´Higgins”, un proyecto  que beneficiaría a ocho comunas del secano  y que sería financiado a través de Adaptation Fund uno de los organismos pertenecientes a Naciones Unidas.

El pasado 22 de octubre el Gobierno Regional hizo oficial la noticia de que nuestra región era una de las ganadoras 2015 con fondos que bordean los 10 millones dólares los que serán  destinados al desarrollo de una agricultura sustentable ante el cambio climático en las comunas de Paredones, Pichilemu, Marchigüe, La Estrella, Lolol, Pumanque, Navidad y Litueche. El programa, que será ejecutado a través de INIA entre otros organismos, busca capacitar a las familias campesinas quienes se ven especialmente afectadas por la sequía y desertificación de la zona. Para ello se instalaran ocho centros experimentales, donde los productores tendrán la oportunidad de adquirir conocimientos asi como tener acceso a insumos, tecnología y maquinaria de última generación. La idea de Naciones Unidas es de esta forma derrotar a su vez la pobreza que es la peor consecuencia del complejo escenario climático mundial, así lo afirmó en su momento Marcia Levaggi, CEO de Adaptation Fund: “La zona central de O’Higgins tiene una importante presencia de producción agrícola así como pequeños productores en zonas de tierras secas tanto del interior como de la costa, quienes son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático y la variación climática, lo que incluye la disponibilidad de agua y la administración de esta, así como el estrés que producen las altas temperaturas en los cultivos y el ganado (por eso es importante ) construir la capacidad para la resistencia al clima de estos pequeños agricultores a través de una serie de iniciativas como  capacitar a estas personas en manejo de ganado, cultivos, suelos y agua; implementando medidas y tecnologías para incrementar los recursos hídricos; e instruyéndolos en la toma de decisiones para la instalación de sistemas informáticos para manejar los riesgos del cambio climático y alcanzar la adaptación a este”.

Según la Seremía de Agricultura se espera que los recursos sean traspasados al Ministerio prontamente y durante el verano se realizarían todos los convenios pertinentes, así según el seremi José Guajardo, en marzo comenzaría la implementación del programa: “El cronograma en su primer momento se basa en contratación de profesionales, la compra de maquinarias, implementación de los centros  en las comunas, para ellos hay que hacer siembras, instalar unidades de cosecha de aguas lluvia, es mucho trabajo previo al comienzo de las capacitaciones a los agricultores  que comienzan una vez esta primera etapa este lista”.

Deja un comentario