2016: El año clave para el proyecto universitario regional

3

– Varias fueron las predicciones que realizamos el año pasado para la Universidad, en todas acertamos pero solo una de ellas quedó pendiente: el lugar físico donde finalmente comenzará el proyecto. Durante el 2016 el plantel deberá presentar sus nuevos estatutos, dar a conocer las mallas de sus carreras y lo más importante: participar del proceso de admisión 2017 tratando de conquistar el interés de más de mil alumnos, y ese sin duda será el mayor reto.

 

 
IRENE PADILLA A.

 

 

Se acabaron las palabras bonitas, los discursos y la teoría del sueño regional: el 2016 será un año de hechos concretos que probará qué tan factible y auspicioso es el proyecto universitario de la Región de O’Higgins.
Pero antes de analizar esto debemos despedirnos del 2015, donde se cumplieron la mayoría de las predicciones que planteamos respecto a este tema: dijimos que la Universidad de Chile seria la tutora y se cumplió, que el Rector sería un destacado académico de la Casa de Bello, que la ley tendría una batalla fuerte en el Congreso lo que se mostró en varios de los debates, pero lo que nunca esperamos es que el año se cerraría sin que se definiera el lugar donde partiría el proyecto. Y este es el punto que sorprendió a todos, ya que ni siquiera nuestro medio dimensionó la fuerte reacción que tendría la ciudadanía ante esta polémica.
Tras el nombramiento del rector Rafael Correa, la primera semana de septiembre las tres comunas interesadas, Rancagua, Rengo y San Fernando prácticamente se lanzaron en picada con el fin de ser la elegidas para el comienzo del proyecto. Si bien Rengo y San Fernando ya jugaban a ganador, con sus sedes ya construidas y dispuestas, nadie podía creer cuando a mediados de octubre el rector Correa afirmaba que su opción número uno era reacondicionar el Hospital de Rancagua para que este albergara los primeros estudiantes en 2017. Y sus razones tenia, a pesar que en la batahola de críticas nadie quería escuchar.
Correa aspira a una universidad que parta con al menos 2.500 jóvenes en el corto plazo y para ello enfatiza que necesita al menos 20 mil metros cuadrados de infraestructura. Si bien Rengo ya dio un paso al costado y se quedó con la promesa que en 2018 se integrará al proyecto, San Fernando no afloja y a través de reuniones con personeros del Gobierno, protestas ante La Moneda y hasta una toma de la Seremía de Educación, los representantes de Colchagua exigen que la Presidenta Michelle Bachelet cumpla con su promesa de descentralizar el país y la región a través de esta institución. Pero la decisión final está en manos del rector Rafael Correa quien está empeñado en su diseño universitario, el que pretende comenzar en Rancagua que asegura será el más adecuado.
El pasado martes, a pocos días del fin de año, se pudo conocer que el Gobierno ya destinó 5.600 millones extra a la institución, que junto a los dineros correspondientes a la Ley de Presupuesto sumarían casi 7 mil millones de pesos para la entidad, esta cifra entregaría un espaldarazo económico suficiente para que Correa finiquitara este tema que ya lleva más de un año en la palestra y exponga a la región de manera definitiva si el Hospital Regional será el edificio que acoja a los más de 2.500 estudiantes que pretende captar en los próximos 3 años.

 

 

UN PRIMER SEMESTRE AGITADO
Durante los primeros seis meses del año dos aspectos de la Universidad deberán estar zanjados: la aprobación de sus estatutos y el diseño de las primeras 12 carreras. Para el primer punto durante la primera semana de enero se realizaran una serie de reuniones entre el Consejo de Administración de la Universidad, y distintos representantes de organizaciones de la región para discutir el reglamento que será la carta de navegación de la casa de estudios por los próximos años. En este sentido, se espera y es fundamental que el plantel muestre una mirada distinta respecto a su relación con la comunidad regional, y que esta pueda tener participación e influencia efectiva en el manejo de la Universidad ya sea a través de su Junta Directiva o a través de una Vicerrectoría especifica. La primera semana de marzo los estatutos definitivos serán entregados a la Presidenta para que esta les dé su firma y el tema quede cerrado.
En cuanto a las carreras, ya hay cuatro equipos con académicos de la U. de Chile diseñando una oferta en las áreas de: Ingeniería, Medicina, Agroindustria y Educación.
Para participar del proceso de admisión 2017 las carreras deben ser dadas a conocer a más tardar en junio, cuando la mayoría de las universidades del país presenta sus programas a los futuros estudiantes. Luego de ello vendrá la participación del proceso de selección y aquí se verá cuanto interés genera la Universidad de O’Higgins para la región y el país. Una universidad de calidad como se pretende necesita de talentos y no es tarea fácil tentar a los mejores estudiantes para quedarse en una institución con apenas un año de vida frente a otras casi bicentenarias.
Aquí la jugada de la Universidad estará en conquistar no solo a los estudiantes sino también a sus padres, lo que puede ser en base a la gratuidad – siempre y cuando llegue más allá de los 5 primeros deciles ya que los mejores puntajes PSU están en la clase media y no entre los más pobres- y los elementos de selección extra PSU como el ranking de notas por ejemplo, que le permitan captar otro centenar de talentos.
También será importante que las carreras propongan mallas atractivas que en diversos lineamientos apuesten por algo novedoso. Presentar una carrera de Agronomía casi igual a la que tiene la U. de Talca o la Católica nos llevará al fracaso automático. No queremos que en nuestra universidad estudie lo que botó la ola, queremos alumnos de excelencia, verdaderos pioneros decididos a apostar su futuro en algo distinto pero con sello de excelencia. Ahí está la clave y eso es lo que la Universidad debe salir a promocionar.

 

 

COMUNICACIÓN: LO QUE HAY QUE PULIR EN 2016
Un punto crucial que se debe reconsiderar, y mejorar, porque marcará la promoción de la institución en la región y el país, es el comunicacional. A la fecha si bien ha habido una relación cordial con la prensa por parte del Rector y su gente, falta un mayor trabajo comunicacional que entregue detalles sobre los avances del proyecto que en su mayoría son positivos. Que académicos de la Universidad de Chile trabajen en el diseño de las carreras es bueno y un orgullo para una región que siempre ha tenido muy poco en materia de educación superior universitaria, que profesores de excelencia lleguen durante el 2016 a la zona también es sumamente importante, así como que se discuta con la comunidad los estatutos, pero lamentablemente todo esto se ha sabido de manera forzada, ha sido difícil tener acceso a la información de manera rápida y a sus principales fuentes; es preocupante porque pocas veces ha sido iniciativa de la rectoría dar a conocer estos datos.
Hace unos meses nos enteramos de que había cuatro Vicerrectores recientemente nombrados, quienes no fueron presentados a la región con los protocolos mínimos correspondientes y que no sabemos si han visitado O’Higgins a la fecha. Entendemos que nuestra cercanía a la Región Metropolitana es un plus para la institución, y que la mayoría de estas autoridades vendrán de allá, pero eso no se debe traducir o entender en que todo se maneje desde una oficina en Santiago. Queremos ceremonias, presentaciones protocolares pertinentes como las que se realizan en cualquier institución universitaria estatal del país. La Universidad es un proyecto importante para nuestros habitantes, y mantener las formas es sinónimo de respeto.
Falta mayor acceso a la Universidad, más empatía y conexión con la ciudadanía, muchas familias aun no tienen idea de que existe – lo que lamentablemente está comprobado, es cosa de preguntar – ; el plantel se siente lejano para la gente, como un proyecto que se está maquinando por una serie de estudiosos de renombre dentro de la U. de Chile, lo que es importante sin duda, pero no debe ser lo único y fundamental. En este sentido la Universidad de Aysén ha tenido un trabajo mucho mejor desarrollado, con más cercanía con los medios regionales y nacionales y una accesibilidad importante a la propia rectora Roxana Pey quien siempre ha estado disponible para aclarar todas las dudas que giren en torno a ese plantel, dudas que son naturales y razonables porque el Estado hacia casi cien años que no creaba una universidad.

Si bien el recibimiento al rector Rafael Correa no fue el mejor por la polémica de la ubicación, es importante puntualizar que este tema ya venía del año 2014, como diario lo abordamos múltiples veces en profundidad, y no hay excusa para el Gobierno si este no se lo informó. La relación entre la región y el Rector comenzó mal, entrampada, lo sabemos, pero eso no debe marcar el futuro de la Universidad, menos en un año tan importante como el próximo cuando se espera que logremos mantener en la región a nuestros talentos y a la vez atraer a las mejores mentes del país.
Por eso, es fundamental que el tema de la ubicación se finiquite cuanto antes y que el rector se acerque más a O’Higgins, que le cuente a la ciudadanía sus gestiones, en radios, en televisión, en los diarios, que sepamos de qué se trata nuestra Universidad y que nos podamos sentir orgullosos de ello. Queremos ver más al rector Rafael Correa en terreno, queremos que los jóvenes de los 243 colegios que dan la PSU en O’Higgins sepan que hay un plantel que los podrá recibir si tienen buenos resultados y se esfuerzan, ellos son lo más importante en todo esto, no los diputados, ni los alcaldes, ni las organizaciones sociales; la clave son los estudiantes cuyos padres los han visto crecer con la pena de saber que una vez egresados de cuarto medio se irán.
Más allá de donde quede ubicado el proyecto, siempre hemos estado convencidos que la calidad será lo que marcará al plantel y si tenemos una buena Universidad, preocupada de su región y su gente, sabemos que si hay un talento en Marchigue, Pichilemu, o Peor es Nada, exigiremos garantías para que pueda estudiar en su región. Eso nos prometieron y esa palabra a fin de cuentas vamos a cobrar.

3 comments

CREO QUE EL SEÑOR CORREA, DEBIERA RENUNCIAR A SU EMPLEO, COMO NO EXISTE UNIVERSIDAD, RUT NI DOMICILIO, NO PODRIA TENER RECTOR, ASESORES, SOLAMENTE ES UN OPERADOR, QUE MUESTRA CASI UN NULO DESEMPEÑO. PRIMERA VEZ QUE TENGO LA OPORTUNIDAD DE CONOCER UNA UNIVERSIDAD QUE TIENE NOMBRE Y NO TIENE RUT.

REMODELAR EL HOSPITAL VIEJO, CREO QUE ES SIMILAR AL PROYECTO UNIVERSITARIO EN RENGO, Y QUE ES POSIBLE TENGA EL MISMO RESULTADO, EL SEÑOR CORREA SIGUE EQUIVOCANDOSE, SITUACION MUY SIMILAR A LA ACCION DE LA SEÑORA JEFA DE GABINETE DE LA PRESIDENCIA. EL SEÑOR CORREA TODAVIA NO DIMENSIONA EL CAOS VEHICULAR QUE ORIGINARA, LA CONCURRENCIA DE 500, 1.000 O MAS PERSONAS AL SECTOR DE HOSPITAL, A LA FECHA NO EXISTE UN ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL,Y OTROS ESTUDIOS NECESARIOS EN UNA COMUNA AFECTADA POR LA CONURBACION, CALLES ESTRECHAS, Y TENER LA CALIDAD JUNTO A MACHALI, DE LAS COMUNAS DE CHILE MAS CONTAMINADAS POR MP 2,5, SEGURAMENTE LA EXPLICACION FUTURA SERA QUE EL SEÑOR CORREA NO ERA EXPERTO EN ESTAS MATERIAS. CREO QUE DON EDUARDO SOTO DEBIERA REVISAR SU SUGERENCIA DE UTILIZAR UN INMUEBLE CON SU VIDA PRACTICAMENTE AGOTADA.

Deja un comentario