Comunas rurales presentan una alta tasa de mortalidad  infantil

3

– Estudio de la Asociación de Municipios de Chile, Amuch, dió a conocer diversos índices que describen las precaria situación en que se mantienen las comunas rurales del país. En O’Higgins es preocupante el dato que deja a 10 comunas rurales por sobre el promedio de mortalidad infantil.

 

 

 Recientemente fue publicado un estudio de la Asociación de Municipalidades de Chile que es una verdadera radiografía a la situación de más de doscientas   comunas definidas como rurales. El informe liderado por el investigador Roberto Lagos analiza los aspectos que dejan a estos municipios como los más precarios de Chile.

La investigación analizó tres factores principales: índices de pobreza; dependencia de estas comunas al Fondo Común Municipal y mortalidad infantil.

De acuerdo a estos datos a nivel nacional la pobreza alcanzo su peak en las comunas rurales del sur llegando a un 48% d ella población  en Ercillla, y 41% en Los Alamos, Región del Biobio. En el caso de O’Higgins, nuestra región no quedó tan mal posicionada en este sentido, ya que las comunas con mayores niveles de pobreza superaron levemente el promedio nacional de un 17,32%. Se trata de Lolol, Chimbarongo, y Peralillo quienes lideran el ranking nacional, con índices de un 19%, 18% y 17% respectivamente.

En cuanto a la dependencia del Fondo Común de Municipalidades , las 219 comunas analizadas alcanzaron niveles altos de dependencia. El principal  problema en este sentido  es que estas comunas no son capaces de generar recursos propios lo que las hace girar en el círculo  viciosos de la pobreza. En Chile hay nueve comunas que dependen en más de 90%  del FCM . La peor situación la vive la comuna de Ollague con un 98% de dependencia de sus arcas, seguida por Isla de Pascua y Camiña.

 En el caso de O’Higgins los municipios rurales son en general altamente dependientes de estos recursos y solo Requinoa , Las Cabras y Santa Cruz demostraron cifras más bajas.

Según Roberto Lagos, encargado de estudios de la Amuch, es común  que las comunas rurales del país sobrevivan en una situación económica compleja que impide el desarrollo de quienes viven en estas zonas: “Los instrumentos públicos como el FCM, si bien han ayudado a paliar la desigualdad, es insuficiente, pues se necesitan de nuevos esfuerzos de mediano y largo plazo por ayudar de verdad a estas comunas rezagadas. Inversión en capital humano, redistribución de recursos, descentralización, políticas de desarrollo económico, son materias que deben considerarse y no repetir fórmulas que solo logran mantener un sistema inequitativo y que consolida las diferencias. En definitiva, se necesita más audacia a la hora de planificar el desarrollo de todas estas comunas que representan y cabe aquí retomar esfuerzos descentralizadores, que impliquen cambios estructurales; ya que más remediales y programas específicos no darán frutos”, sentencia el experto.

  

MORTALIDAD INFANTIL: UNA ALERTA REGIONAL

Dentro de los datos recabados uno que llamó en especial la atención de los expertos , en especial en la Región de O’Higgins, es la altísima tasa de mortalidad infantil de al menos la mitad de las comunas rurales, destacándose Pumanque, que está entre las tres con mayores índices de mortalidad de menores  del país. Si bien según  los datos manejados por el Ministerio de Desarrollo Social y el INE, es común que en las municipalidades rurales nazcan más niños, y así mismo  mueran más niños que en las comunas urbanas, la Región de O’Higgins se desborda en ese sentido. En casi la mitad de las comunas rurales se vive este fenómeno, el que se profundiza especialmente en:  Pumanque que alcanza un índice de  42%; Peralillo con 35%  y  Coinco 27%.

Para Roberto Lagos de Amuch,  la condición socioeconómica, especialmente de la madre, define  los índices de mortalidad infantil. “ En particular en la región, hay algunas comunas sobre la media, pero lo mismo sucede en otras regiones; siempre habrá territorios más débiles en esta materia modo de hipótesis se puede pensar que este tema está correlacionado con la situación socieconómica de la madre o con los nacimientos prematuros, que es un indicador que incide en la mortalidad”.

Y la teoría de Lagos no se aleja de estudios comprobados en este sentido. Hace solo unos días la investigadora Andrea Morales presentó el estudio “Mortalidad infantil como indicador de desigualdad del sistema de salud chileno”, en la Revista Estudios de Políticas Públicas de la Universidad de Chile, en el cual  explica cómo comprobó que entre los años 2001 y 2011 se han acentuado las diferencias entre diversos sectores de la población en cuanto a este indicador, especialmente por factores socioeconómicos. “En Chile tienes comunas cuyo promedio de mortalidad infantil es como un país anglosajón, desarrollado, y otras comunas donde se comporta como el promedio de los países africanos”. Con estas palabras la investigadora Andrea Morales explica en su artículo la diferencias en este índice en las 345 comunas del país.

La experta  aseguró que el análisis que realizó le permitió concluir que existe una estrecha asociación entre pobreza, nivel de escolaridad comunal, inversión municipal en salud primaria –y la disponibilidad de recursos para esa inversión- y una mayor mortalidad infantil. Sin embargo, la elaboración de políticas públicas en base a promedios nacionales impide ver la profunda desigualdad que existe al interior del país. “Este estudio revela que hay una desigualdad y un nivel de segregación tremendo en Chile que está empeorando, y que a pesar de lo que se piensa, factores como el alcantarillado y el agua potable aún tienen impacto en muchas comunas. Temas que se plantearon en los años 40 del siglo pasado siguen estando vigentes en el 2016”, explicó preocupada Andrea Morales.

Deja un comentario