Preocupación por alta tasa de suicidios en la Región de O’Higgins

pastillas

– Por ello, desde el año 2012 existe un sistema de vigilancia de intentos de suicidio.

Flor Vásquez Gómez

 

Preocupación existe en las autoridades de salud de la región por la alta tasa de suicidio que se registra en esta zona y que es mayor que el promedio nacional. Según los últimos datos, la tasa de suicidios en varones llegó a 18,5 (por 100 mil habitantes), en tanto que en mujeres alcanzó a 4,8. A nivel nacional, la tasa es de 17 en hombres y de 3 en mujeres.

Para enfrentar esta situación, la Región de O’Higgins ha sido pionera en implementar un sistema de vigilancia de los intentos de suicidio, que considera capacitación del personal y desarrollo de iniciativas preventivas, como la corrida por la vida y la capacitación de comunidades escolares en detección precoz del riesgo suicida.

El jefe de Epidemiología de la Seremi de Salud, doctor José Rodríguez, señaló que el suicidio es un grave problema de salud que ha ido en aumento y que está afectando en forma creciente a los jóvenes. De hecho, en esta región se observa una cifra preocupante de intentos de suicidio en los niños y adolescentes. La jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Regional Rancagua, Heidy Leiva, indicó que atienden un promedio anual de 25 casos de intentos de suicidio; agregando que en su mayoría son adolescentes mujeres y que son frecuentes los antecedentes de violencia intrafamiliar.

Diversos estudios y análisis de casos han concluido que los conflictos familiares son las principales causas de suicidio. Al respecto, el epidemiólogo José Rodríguez informó que desde el año 2012 existe en la región un sistema de vigilancia de intentos de suicidio, que consiste, entre otros aspectos, en que cada establecimiento que atiende a alguna persona que intentó suicidarse debe notificar el caso a la Seremi de Salud, incluyendo las respuestas a preguntas que se hacen al paciente o/y a sus acompañantes. Junto con eso, se debe hacer un seguimiento del caso, por lo cual la persona que intentó suicidarse debe ser derivada para ser atendida en un Cesfam (por profesionales de salud mental) o a una clínica, o a un hospital. Allí, a través de la entrevista psicológica y terapia de ayuda se obtiene información con la que se completa un formulario que es enviado a la Seremi de Salud. “Esa información se ingresa a una base de datos, que para el año 2014  contiene 1.064 casos de personas de la región que intentaron suicidarse. De esa base se obtuvo el conteo de cuáles fueron las razones que gatillaron en estas personas el deseo de suicidarse y el más frecuente fue el conflicto con algún familiar cercano”, indicó el doctor Rodríguez.

Subrayó que “estrictamente hablando, los conflictos familiares no son las principales causas de suicidio, sino la causa gatillante más frecuente de los intentos de suicidio”.

MAS DE MIL INTENTOS DE SUICIDIO

El doctor Rodríguez precisó que en el año 2012 la tasa de suicidios consumados en Chile fue de 10,6 casos por cada cien mil habitantes. Ese mismo año la tasa regional fue de 12,9 suicidios consumados por cada cien mil habitantes. “Sostenidamente esta región tiene tasas anuales  2 puntos más altas que la nacional”, resaltó.

Añadió que “los suicidios han aumentado en Chile y en la región; las líneas de tendencia así lo muestran”. Asimismo, se observa que la tasa es más alta en hombres jóvenes.

Añadió que el año 2014 tenemos, un número de 1.064 personas intentaron suicidarse y, afortunadamente, no lo lograron; a la vez que posteriormente entregaron valiosa información sobre sus motivaciones, lo que servirá para diseñar planes y estrategias de prevención.

– ¿Qué estrategia propone la Seremi de Salud para disminuir y prevenir los suicidios?

Primero, conversar con los representantes de los medios de comunicación para explicarles la importancia de que sean cuidadosos al tratar esta información, particularmente los casos de personas que se suicidan, porque se produce un fenómeno de imitación, cuya génesis no está bien clara.

Otra línea de acción es capacitar al personal de salud en la detección precoz del riesgo suicida y en el tratamiento de quienes lo han intentado.

Asimismo, se busca fomentar, coorganizar y/o proponer iniciativas de promoción por la vida, como por ejemplo las distintas versiones que ya se han llevado a cabo de la “corrida por la vida” en San Fernando. También, se capacita a los profesores en la detección del riesgo suicida y se pretende incorporar a otros sectores distintos de salud en iniciativas de promoción por la vida.

Deja un comentario