Huido Sebastián Castillo Pardo: Multitudinario adiós a joven futbolista de O’Higgins de Rancagua

  • Durante la ceremonia se recordaron los cualidades humanas que hicieron que Huido se integrara a las filas del O’Higgins de Rancagua. Fue el jefe de la Divisiones Menores del club, Fernando Vergara, quien recordó aquél primer día que lo vieron jugar.

Fernando Ávila Figueroa
Fotos: Héctor Vargas

Multitudinaria fue la despedida que la comuna de Graneros le brindó al joven jugador de O’Higgins de Rancagua, Huido Sebastián Castillo Pardo de 16 años de edad, quien falleció el pasado domingo en un violento accidente de tránsito ocurrido en el sector de La Cantera de Graneros, tras haber participado de un partido de fútbol en el sector La Punta.

Decenas de vehículos enfilaron desde el pasaje Milagro Astorga de la Villa Cruz Roja, los que portaban globos blancos y consignas de despedida escritas en los parabrisas traseros. “Hasta siempre Huido”, decían algunos mensajes.

Momento emotivo se vivió cuando los compañeros de la sub 17 de O’Higgins de Rancagua ingresaron a la Iglesia. Un aplauso cerrado de los presentes acompañó el emotivo momento, ya que uno a uno  los jóvenes rodearon el ataúd de Huido para acompañarlo durante toda la misa.

Durante la ceremonia se recordaron los cualidades humanas que hicieron que Huido se integrara a las filas del O’Higgins de Rancagua. Fue el jefe de la Divisiones Menores del club, Fernando Vergara,  quien recordó aquel primer día que lo vieron jugar. Un niño bueno para la pelota, tímido, de bajo perfil que había que hacerlo bajar de peso, para así “sacarle trote”.

Con el tiempo esto se consiguió, ya que durante cinco años Huido defendió la camiseta celeste, consagrándose campeón en tres oportunidades, unido a que pudo salir al extranjero a participar en una serie de torneos.

Vergara también recordó que la personalidad del joven fue cambiando, donde fue aflorando su buen sentido del humor, bueno para la talla, pero también un poco enojón, lo que no fue dificultad para ser un muy buen “amigo de sus amigos”.

Es por ello que el club le hizo entrega a su familia de la camiseta celeste que por tantos años defendió, aquella con el número 13 y con su nombre, marcando otro momento de extrema emoción entre los presentes.

O’Higgins valoró el aporte que Huido le brindó al club durante su promisoria carrera deportiva, ya que si bien no pudo cumplir el sueño de ser futbolista profesional, espera que desde donde esté ayude a sus compañeros que lo acompañaron en tantos partidos a que ellos si puedan llegar al fútbol grande.

Entre los logros que tuvo Huido destaca haber conformado el plantel de O’Higgins que obtuvo el título nacional de la categoría sub15 en el año 2014, al mando del entrenador Víctor Fuentes. Actualmente, formaba parte de la serie sub 17 del club.

Tras la misa, el cuerpo de Huido Sebastián Castillo Pardo fue trasladado hasta el cementerio de la comuna de Codegua, donde fue despedido por familiares, amigos, y compañeros de O’Higgins de Rancagua.

Related posts

Top