Aprobar o rechazar esa es la cuestión

El día de hoy la Comisión de Servicio de Evaluación Ambiental debe decidir si acoge o no la solicitud de invalidez presentada por la Corporación de Desarrollo y Protección del Lago Rapel para la instalación de un planta de criaderos de cerdos. Más allá de si la productora de animales cumple o no con lo exigido en nuestras leyes para su instalación demostrado en las características técnicas que ha presentado la empresa hasta el momento, tenemos otra arista: La Social.
Vemos como las diversas agrupaciones sociales hoy luchan por lo que creen correcto, ya no solo es necesario cumplir con lo que la LEY INDICA, sino que también con lo que las comunidades quieren y necesitan. Se han convertido en vecinos con voz y que exigen poner sus puntos de vista. Casos como estos son variados un ejemplo son Patagonia sin represas o Freirina, donde parte de sus pobladores suspendieron mega proyectos, pero que en el tiempo varios señalaron que fue un error como se llevó a cabo el tema, perdiéndose puestos de trabajo.
Hoy se debe encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico y la sustentabilidad ecológica-social. No podemos seguir entregando permisos “técnicos” a empresas que vierten recursos en preparar sus próximas instalaciones, para luego detener sus trabajos por que no se le consultó o trabajo la opinión de las personas. Desde un comienzo debemos incluir el componente social-político y dejar de tener una mirada técnica.
Hoy la decisión no solo es técnica para los habitantes de las comunas, donde se presenta el proyecto, ellos tendrán un cambio significativo en sus vidas, tendrán como vecinos a miles nuevos animales que queramos o no traen cambios y esos cambios para muchos a un no están claros que significan para el medioambiente del sector.
Técnicamente, talvez el organismo debiera decir que sí, pero socialmente que debemos esperar cuando las personas que tendrán mayores beneficios como trabajo e iniciativas de RSE de parte de la empresa están en contra de la iniciativa. Mientras tanto tendremos una decisión política que debe tomar en cuenta múltiples factores, que van desde lo medio ambiental, hasta las próximas elecciones.
La falta de diálogos iniciales y una buena comunicación nos hubiera evitado este problema, pero hoy instalada la consulta quien se llevará la responsabilidad de la pérdida de recursos por parte de la empresa si la iniciativa es rechazada o el sentimiento de menoscabo de los habitantes de La Estrella si es aprobada. Lo cierto que este cuento no va a acabar y seguirá tomando ribetes nacionales ya que de antemano ambas posturas indicaron que seguirán apelando a la medida en instancias superiores.

 

Deja un comentario