EDITORIAL: El problema no es MaxAgro ni un gobierno regional dividido

marcha_maxagro_litueche

Una gran tormenta política ha levantado la dividida votación de la Comisión de Evaluación Ambiental, que con el voto definitorio del intendente, dejó seguir avanzando el proyecto de la empresa MaxAgro de instalar un plantel de cerdos en La Estrella.

 

No sólo el intendente regional debió concurrir a La Moneda el lunes en la tarde a dar explicaciones, sino que incluso ya hay voces al interior de la alianza gobernante que piden directamente la salida de Godoy.
Con todo el problema no parece ser MaxAgro, ellos fueron el detonante de una compleja situación política que deja al descubierto un gabinete regional dividido, pero más allá de la arista política lo realmente complicado es el panorama que viven a diario los habitantes de La Estrella.
Entendemos que su profundo reclamo no tiene tanto que ver con el proyecto futuro de MaxAgro, sino tiene relación con el real sentimiento de abandono que tienen. Su preocupación es por los malos olores y las moscas que hoy tienen en la comuna, y con razón temen que un nuevo plantel de cerdos pueda profundizar aún más esta situación. El problema es que nadie ha sido capaz de poner coto a esta realidad, ya sea por la falta de una normativa de malos olores, o que ni siquiera exista un proyecto de ley que regule el sistema o simplemente porque viven lejos de las grandes ciudades. Si el foco de nuestras autoridades hubiese estado en solucionar el problema de los malos olores y las moscas de La Estrella a lo mejor la votación del proyecto de MaxAgro no habría sido tan políticamente compleja. También falta desde la empresa una mayor interacción con sus vecinos, entender sus temores y tener un discurso más centrado en lo ético y en la Responsabilidad Social Empresarial y no tanto en un simple cumplir con la ley.
Con cuanta rabia y envidia debieron haber visto ayer televisión los habitantes de La Estrella, cuando en una verdadera cadena nacional todos los recursos del estado fueron puestos al servicio de solucionar la problemática del relleno sanitario de Santa Marta en Santiago, mientras ellos llevan años tratando de ser escuchados ante el cierto drama que significan los malos olores.
En varias ocasiones en estas mismas líneas hemos manifestado que Cardenal Caro no debe, no merece y no corresponde ser tratado como el patio trasero de la región, sino que debiese ser considerada la puerta de entrada del pacifico a nuestra zona.
Luis Fernando González
Sub Director

Deja un comentario