Diversos estragos causó la sorpresiva lluvia de verano en la región

lluvia 2

Caídas de árboles, cortes de luz e incluso salidas de canal fueron algunos de los efectos que causó la atípica precipitación que se dejó sentir con especial intensidad en la madrugada del domingo.

 

 

Por Juvenal Arancibia D.

 

 

Ante la sorpresa e incredulidad de alguno que miraban con escepticismo la lluvia anunciada para este fin de semana pasado, el núcleo frío en altura que cruzó la región durante el sábado y parte del domingo dejó un importante volumen de precipitaciones que se concentraron en un corto periodo de tiempo, además las lluvias vinieron acompañadas de viento moderado el que en algunos lugares de la región incluso tumbó árboles y produjo cortes de energía eléctrica.

Los primeros balances emitidos por la oficina regional de Onemi hablan de casi 12 milímetros de agua caída en Rancagua y similares concentraciones de agua en los alrededores, además Bomberos recepcionó un importante número de llamados por caídas de árboles en las Villas Don Mateo y la inundación de un inmueble ubicado en Calle Lastarria, entre Maruri y Millán en el centro de Rancagua luego de que un canal aledaño se haya desbordado por el repentino aumento del caudal.

Por otra parte, en San Vicente de Tagua Tagua el suministro eléctrico estuvo cortado durante la mayor parte de la madrugada logrando ser repuesto luego de la labor del equipo de emergencia de la compañía distribuidora de electricidad.

En otros aspectos menos urgentes, un número de actividades al aire libre debieron ser suspendidos debido a la inclemencia del tiempo por ejemplo la actividad “Picnic: música en el parque” que se realizaría en los pastos del Parque Comunal debió reagendarse, al igual algunos partidos de fútbol incluidos en el Torneo de los Barrios. Finalmente, la lluvia también trajo algunas complicaciones menores para los jóvenes que el sábado inauguraron la novena edición del Jamboree nacional en la Hacienda Picarquín quienes debieron anular algunas actividades a realizarse el domingo por la mañana.

 

 
Dueña de casa anegada acusa la nula respuesta de Asociación de 4Canalistas

La peor parte del chaparrón de este fin de semana la sacó la joven Sandra Ortiz, avecindada en el inmueble ubicado en calle Lastarria #716 quien debido al desborde del canal que pasa por el costado de su residencia perdió una buena cantidad de enseres básicos como un par de camas y también algunos artefactos electrónicos que quedaron literalmente sumergidos bajo el agua servida que entró de golpe a la casa.
Cabe destacar que Sandra tiene un embarazo de 32 semanas por lo que verse envuelta en este tipo de situaciones donde literalmente se generó una piscina de infecciones es algo infinitamente peligroso para su bebé, es más incluso su mascota hoy amaneció con vómitos y diarrea. Además Sandra aseguró haberse puesto en contacto con el número de emergencia de la Asociación de Canalistas San Pedro, donde obtuvo una respuesta que fuera de ser un aporte ahondó más su sensación de impotencia.

Y es que según contó la joven, el encargado del número telefónico le habría contestado de muy mala manera, señalando que “las compuertas fueron cerradas, qué más quiere que haga” a lo que posteriormente el sujeto le habría colgado el teléfono e incluso lo habría apagado para no ser molestado nuevamente. Ante esta desopilante respuesta, el matrimonio asegura la negligencia de la asociación puesto que ellos esgrimen que las compuertas fueron cerradas a destiempo y luego de que las precipitaciones declinaran, o sea cuando el canal contiguo a su inmueble ya había colapsado.

Por otra parte, desde el municipio se dispuso una cuadrilla de ayuda para Sandra y su pareja y así poder minimizar el impacto de que la inundación causó en su casa, situación que además no sería la primera para el matrimonio, ya que el año pasado un episodio similar ya le había costado la pérdida de valiosos implementos topográficos, herramientas de trabajo de la joven madre.

Deja un comentario