O’Higgins se cruzó con sus fantasmas en Ñuñoa

portada suple

El equipo tuvo una baja considerable de rendimiento respecto a la primera fecha. La U, en una notable actuación, desnudó todas las falencias del equipo de Cristián Arán.

 

Ricardo Obando

Era el partido para ratificar ciertos aspectos en el avance de la teoría de Cristián Arán con este plantel 2016. El escenario era ideal, en la cancha del estadio Nacional estaba toda la atención del medio futbolístico, pero tras estar arriba en el marcador, todo el panorama se derrumbó gracias al buen fútbol e intensidad de la Universidad de Chile que lo goleó por 8-1.

 

 

PARTIÓ BIEN PERO…

En el primer lapso, a pesar que el Capo de Provincia se puso en ventaja, fue mayoritariamente azul. El elenco celeste tuvo chispazos de lo mostrado en el partido ante Unión La Calera y, con esos destellos, estuvo arriba en el marcador.
En los 7’, en la primera llegada profunda del equipo, Gastón Lezcano recibió de Calandria para acomodarse y, de media vuelta, batir a Herrera. Golazo rancagüino para poner el 0-1 y, nada más por un buen rato.
La ventaja visitante le permitió a la U despertar de su letargo y, con el consiguiente adelantamiento de las líneas, comenzó a meter poco a poco a O’Higgins en su zona. Los laicos, con un activo Gustavo Lorenzetti y Luis Fariña, le metió presión al equipo de Arán y lo complicó dejándolo siempre mano a mano en defensa. Además, Rubio y Ubilla aparecían por las bandas lo que complicó aún más las cosas e hizo trabajar con mucho más fuerza Osorio, Torrealba y Acevedo.
12’, 18’ y 20’ fueron los minutos en que el local avisó hasta que cayó el empate. Un lanzamiento de esquina fue el momento propicio para la igualdad. El balón cayó en el centro del área desde la derecha, lo pivoteó Cristián Suárez y Mathías Corujo se coló entre los centrales para meter el pie y colocar el 1-1. Empate justificado hasta ese instante, pero en lo que quedó de etapa inicial, el cuadro universitario incrementó su asedio y logró la ventaja parcial.
En los 39’, una mala salida de Raúl Osorio (despejó débilmente) le dejó la opción a Gonzalo Espinoza y luego a Matías Rodríguez que le metió un pase filtrado a Sebastián Ubilla quién no tuvo problemas para batir a Carranza. 2-1, la U pasó arriba y no soltó más el liderato del partido.

 

 

SE DERRUMBÓ

En el complemento, no habían pasado 120 segundos y los azules aumentaron su ventaja. Pato Rubio armó la carga por la izquierda, combinó con Lorenzetti que se metió en el área y con un tiro bajo remató sobre la salida de Carranza para colocar el 3-1.
O’Higgins sin duda que sintió el golpe porque, en pocos minutos, la U se generó más ocasiones para haber aumentado la cuenta. Por ejemplo, en los 51’, Rubio estuvo a nada de marcar y, el 4-1 que sentenció el partido cayó sobre la misma.
Otra vez, por la izquierda, Lorenzetti llegó destapado para superar -de la misma forma que en el tercer tanto- al meta rancagüino. A esa altura, la goleada era una realidad en el estadio Nacional y el festín en la galería se hacía notar.
Aquello, hizo que Cristián Arán reaccionara y moviera las piezas para, literalmente, evitar más goles. Juan Fuentes (55’) ingresó para dar algo de más peso a un medio campo ausente y tratar de levantar a un equipo que recordó viejos fantasmas, esos que le hacen seguir teniendo una deuda como visitantes. Inclusive, en los 71’, entró Nicolás Vargas para seguir arropándose en defensa.
El equipo, si bien intentó cierta reacción, no tuvo un peso específico mayor. Eso, en minutos, se transformó en una nueva modificación. En el Nacional se produjo el debut de Iván Bulos. El peruano, vio minutos en un momento incómodo, con el equipo en baja y obligado a levantar.
¿Chispazos? Sí. En los 70’, Lezcano tuvo un descuento tras quedar mano a mano con Herrera, pero su remate salió desviado y con mucha potencia. El argentino tuvo su revancha segundos después con dos “cara a cara” pero, la puntería no lo acompañó. Primero el meta azul contuvo y luego su tiro pasó por arriba. Eso y nada más.
A 10’ del final, Gustavo Canales (que ingresó en los 63’) comenzó a sacar chapa de figura. Primero, dejó solo Patricio Rubio que anotó el 5-1 y, 120 segundos después se cuadró con un golazo.
Y eso no era todo. Sobre el final, Yerko Leiva (de 17 años) le acertó la séptima puñalada que luego completó Gustavo Lorenzetti con su tercera diana y octava cifra del encuentro.
Tarde negra en Ñuñoa para el conjunto rancagüino que, hace años no llegaba goleado a la capital regional. 8-1, histórico, que puso de sopetón con los pies en la tierra al conjunto de Cristián Arán.
Cabe consignar que, en la próxima fecha, el conjunto celeste recibirá el domingo 31 de enero a las 19.30 horas a Deportes Iquique en el estadio El Teniente.

 

 

ARÁN ASUMIÓ LAS CULPAS

“El resultado no requiere comentarios. Fue una situación dolorosa y hay que hacerse cargo de esto, el responsable soy yo”, así inició su análisis el técnico celeste Cristián Arán.
El estratega del Capo de Provincia sentenció además que “pagamos todos los errores con goles” y que “fuimos superados siempre, nunca encontramos el partido, intentamos cambio con algunos jugadores y nunca funcionó”.

 

 

Ficha del Partido

Universidad de Chile: Johnny Herrera; Mathías Corujo (77’, Yerko Leiva), Cristián Suárez, Gonzalo Jara, Nicolás Ramírez (83’, Ricardo Guzmán Pereira); Matías Rodríguez, Gonzalo Espinoza, Gustavo Lorenzetti; Sebastián Ubilla, Luis Fariña (63’, Gustavo Canales), Patricio Rubio. DT: Sebastián Beccacece.

O’Higgins: Jorge Carranza; Brian Torrealba, Raúl Osorio, Albert Acevedo, Gonzalo Barriga (71’, Nicolás Vargas); Braulio Leal, Alejandro Márquez, Ramón Fernández; Pedro Muñoz (55’, Juan Fuentes), Pablo Calandria (63’) Iván Bulos, Gastón Lezcano. DT: Cristián Arán.

Árbitros: Eduardo Gamboa; Raúl Orellana, Óscar Suazo; Ángelo Hermosilla.
Amonestados: Acevedo, Bulos (OHI).
Goles: 0-1, 7’, Lezcano; 1-1, 20’, Corujo; 2-1, 39’, Ubilla; 3-1, 47’, Lorenzetti; 4-1, 51’, Lorenzetti; 5-1, 80’, Rubio; 6-1, 82’, Canales; 7-1, 88’, Leiva; 8-1, 90’, Lorenzetti.
Estadio: Nacional.
Público: 22.948.

4 comments

Una verguenza. Que Carranza no salga a ni una pelota y se quede plantado en area chica. Sin marcas por parte de los defensas. La U hizo lo que quiso con un equipo que fue simplemente un sparring. El unico que algo de maña se dio fue Lezcano, pero Calandria muy solo, me hizo recordar los tiempos de Zamorano y Salas, que viviamos del pelotazo. Cero medio campo. Fernandez, el llamado a poner la pausa no aparecio. En realidad Ohiggins no se presento al Nacional

Se sabía que la parte débil del equipo era la defensa. El mediocampo es mediocre. La delantera no es la mejor pero Lezcano y Calandria (este año Lezcano fue el mejor) pueden contribuir si se les hace juego. Esto quedó demostrado en el Apertura: se anotaron bastantes goles, pero también nos metieron muchos.
Debimos haber contratado a un par de defensas sólidos, con experiencia. Pero en cambio contratamos delanteros y jugadores extranjeros que ni siquiera están en condiciones de jugar!!
No sé si Arán es buen entrenador o si es uno de los culpables; pero sé que los responsables son los que decidieron estas contrataciones.
Después de esta derrota injustificable y vergonzosa va a ser difícil levantar la moral del equipo. Afortunadamente el campeonato sólo está comenzando. Veremos.

Deja un comentario