Falleció Benito Limardo Casanova el  “histórico” hijo de Rancagua

4benito
  • Sus funerales se realizarán hoy jueves, después de una misa que se oficiará a las 15 horas en la Iglesia El Carmen.

Flor Vásquez Gómez

En su hogar, acompañado y rodeado del amor de su esposa Alicia y de sus hijos, falleció la noche del martes, a la edad de 80 años, el destacado periodista Benito Limardo Casanova, quien con sus despachos a Radio Cooperativa hizo famosa a su comuna, con su característica frase “desde Rancagua, la histórica ciudad”.

Sus restos están siendo velados en la Iglesia El Carmen, donde hoy, a las 15 horas, se realizará la misa de exequias, al término de la cual el cortejo se dirigirá  al Cementerio Nº1, donde recibirá el adiós y homenaje de su familia y amigos.

Benito Limardo fue corresponsal de Radio Cooperativa en los difíciles tiempos de la dictadura, donde según uno de sus amigos, el ex dirigente sindical de El Teniente, Eugenio López, “hablaba por los que no tenían voz”. También trabajó en Radio Rancagua y tras la recuperación de la democracia fue jefe de Prensa de la Intendencia Regional, durante el gobierno de Eduardo Frei.

Entre los premios que recibió destaca el de Constructores de la Región de O’Higgins, que le otorgó el ex INP, actual IPS, en el año 2003.

En el año 2008 el municipio le entregó la Medalla Fundación de Rancagua.

LUCHADOR INCANSABLE

Hijo de Emanuel (italiano) y María del Pilar, Benito nació en Rosario, pero muy pronto Rancagua lo adoptó. Acá comenzó a desarrollar su destacada trayectoria en radio y también formó su familia. Tuvo seis hijos: Miguel Angel, Víctor Hugo, María del Pilar, Luz Marina (es religiosa), Italo Patricio y Alicia María.

Víctor Hugo lo recordó ayer como “un buen papá, cariñoso, afectuoso. También fue un gran profesional, se la jugó por entero; estuvo muy comprometido con la lucha de los trabajadores y no tuvo temor para denunciar las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura”.

Agregó que Benito era un “profundo católico, un creyente muy cercano a la Iglesia Católica. Colaboró activamente en la Parroquia El Carmen y en sus últimos años asistía a misa a la Iglesia Catedral”.

Indicó que su salud se complicó tras sufrir un accidente cerebrovascular. “Después sufrió otros dos más. La luchó harto. Lo hermoso es que murió rodeado de sus hijos”.

Su hija María del Pilar destacó que Benito fue un hombre que luchó por sus ideales y como padre fue cariñoso y cercano.

El ex dirigente sindical Eugenio López señaló que compartió con Benito en el Partido Demócrata Cristiano y en la Zonal El Teniente, en la que Limardo estuvo a cargo de las relaciones públicas en el periodo en que empezaron las primeras protestas contra la dictadura. “Fue un comunicador social y un hombre excelente, comprometido con el movimiento sindical y con la clase trabajadora. Nos acompañó en la lucha que dimos en la Zonal El Teniente, donde en la década del 80 rompimos el silencio y salimos a denunciar lo que estaba pasando. Benito Limardo fue un pilar fundamental en esa lucha”.

Agregó que en el plano político, fue un militante comprometido con los valores de la DC y que hace dos años recibió un premio de reconocimiento por sus 50 años de militancia en ese partido.

En su última década de vida, Benito debió enfrentar las secuelas de un accidente cerebrovascular, que puso a prueba toda su entereza. Luchador incansable, dio una dura pelea hasta que llegó el momento de partir. La noche del martes, a las 21:45 horas, su corazón dejó de latir, su cuerpo dejó de sufrir y su alma se liberó para emprender el vuelo definitivo.

Deja un comentario