Una extensa y caótica formalización de los 13 imputados del caso Caval

5

Un gran asedio mediatico se tomó las afueras de la magistratura desde el jueves por la tarde, lo que se masificó el día de ayer, jornada en que desde la madrugada llegó gran contingente periodístico nacional y regional interesados en cubrir de forma impecable el bullado y mediático caso Caval.

 


Gisella Abarca
Fotos Héctor Vargas

 

 

A las 14:00 horas de ayer se cerraron las puertas del Tribunal de Garantía de Rancagua, finalizando así la primera maratónica jornada de formalización de los 13 imputados en el denominado caso Caval, trámite a cargo del fiscal regional Luis Toledo marcando un precedente en el polémico asunto político empresarial que tiene como protagonista a Natalia Compagnon, la nuera de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet.
Entre los delitos por los cuales fue formalizados la Sociedad Exportadora y de Gestión Caval Limitada y doce personas más, destacaron soborno, cohecho y ventajas indebidas, delitos que involucró al socio y dueño de la misma empresa, Mauricio Valero; la dueña de la Sociedad Exportadora y de Gestión Caval Limitada y nuera de la Presidenta Bachelet, Natalia Compagnon, así como su representante legal Patricio Cordero. A los que se le suma el gestor inmobiliario vinculado a la UDI, Juan Díaz; el síndico de quiebras Herman Chadwick, el ingeniero comercial Andrés Orchard. Además de los abogados Pablo Ovalle, Daniel Huerta y Mariclara González, el ex director de Obras de la Municipalidad de Machalí, Jorge Silva y su cónyuge Marisol Navarrete, y la arquitecta del mismo municipio y sobrina del dueño de los cuestionados predios, Cynthia Ross y Paulina Besserer.
Es por esto que un gran asedio periodístico se tomó las afueras de la magistratura desde este jueves por la tarde, lo que se masificó el día de ayer, jornada en que desde la madrugada llegó gran contingente periodístico nacional y regional interesados en cubrir de forma impecable el bullado y mediático caso Caval.
Así, el representante legal de Caval y socio en un 50% de la firma junto a Compagnon, Mauricio Valero, fue uno de los primeros en llegar a la temida cita del fiscal regional Luis Toledo, quien se quiso pasar de listo e ingresar por el estacionamiento hasta la audiencia; no obstante, fue devuelto por Carabineros, pues debía ingresar como todos los mortales, por la puerta principal del tribunal. Una vuelta más por la Av. Alameda y debió enfrentar como hombrecito la prensa que entre cámaras y flashes no lo dejaban avanzar.
A las 08:36 horas llegó la más esperada, la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, quien tuvo una entrada mucho más tranquila, nada parecido con su primera declaración el pasado 9 de abril, día en que terminó con golpes en el rostro, pese a que fue escoltada por Carabineros hasta su auto. Esta vez su entrada fue más ordenada por las mayores medidas de seguridad adoptadas. Sin embargo, ni eso alegraba su ánimo, pues vestida de un triste color crudo, presagiaba que nada de bien lo estaba pasando.
De este modo, uno a uno llegaron los 13 involucrados que la jornada de ayer fueron formalizados por el juez Luis Barría.

 

 

UN CAÓTICO ORDEN
Las medidas de seguridad involucraron tanto a los intervinientes en la investigación como a la prensa y al público en general que concurrió al recinto, donde, como es habitual, se realizan distintas audiencias, las que continuaron en las salas contiguas del tribunal.
La audiencia de imputación de cargos de delitos tributarios, cohecho, soborno, prevaricación y ventajas indebidas del síndico se realizó en el cuarto piso en la sala del Tribunal de Juicio Oral de Rancagua
A esta sala de formalización no tuvieron acceso ni camarógrafos ni periodistas. Solo se permitió el ingreso de reporteros gráficos durante los primeros cinco minutos de la audiencia, con el fin de prevenir aglomeraciones y situaciones que se vieran involucrados en el normal desarrollo de la jornada.
En la sala contigua, se ubicaba la sala de prensa, donde bancas, sillas o el suelo fueron buen lugar para que laboraran los periodistas, quienes tuvieron acceso vía canal del Poder Judicial de la audiencia completa.
Así, debido al amplio interés de la audiencia, pero al pequeño espacio del tribunal, hubo tres espacios para el desplazamiento de la prensa. El primero fue en la calle, el segundo en el hall de acceso del tribunal y el tercer espacio reservado para la prensa fue el cuarto piso, donde en las afueras del ascensor se pudo tomar imágenes de las personas llegando y entrando a la sala.
Esto, tuvo en oportunidades un orden destacable, pero bastaba que se pasara el dato que uno de los formalizados iba a salir desde el tribunal, para que se activara la efervecencia de la fauna periodística, los que sin medir consecuencias y por tomar la mejor imagen derrumbaban todo lo que estuviera a su paso.
Y es que se sabía que ésta sería una audiencia de alta connotación pública y comunicacional, por lo que el estacionamiento de la calle Bueras – a un costado del tribunal- desde el día anterior se encontraba a habilitado para la prensa, apostándose ahí camiones para transmisiones de los canales de televisión.
Luego de una extensa y agotadora jornada, pasadas las 14:00 horas, fueron cerradas las rejas del tribunal, con lo que se puso fin a la masiva y llamativa jornada judicial.

 

 

 

Deja un comentario