Cosecha de aguas lluvia: La innovación creada en la Región de O’Higgins que se multiplica por el país

23878708064_71dbdc0308_z

Este sistema que enfrenta la escasez hídrica de manera exitosa ya se implementó en comunas del centro como Valparaíso y el Maule e incluso en el extremo sur del país como Porvenir en Magallanes.

 

Si bien la cosecha de agua lluvia el ser humano la ha realizado desde hace muchos siglos y a través de diferentes formas, fue el año 2009, en el secano costero de la región de O’Higgins, cuando el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA Rayentué, ejecutó, con el financiamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) un pequeño proyecto, liderado por el Ingeniero Agrónomo, doctor Jorge Carrasco Jiménez, que benefició a cinco familias del sector de La Aguada, en la comuna de Navidad. Posteriormente, con el apoyo del Gobierno Regional de O`Higgins, a través de un proyecto FIC, esta iniciativa apoyó a 45 familias de áreas rurales de las comunas del secano, con sistemas de captación, acumulación, y aprovechamiento de aguas.

Este fue el inicio de un sistema que se ha ido perfeccionando en el tiempo y que desde la Región de O’Higgins se ha exportado a otras regiones del país como la Metropolitana, el Maule y Valparaíso, y que hoy por hoy ya está presente hasta en la región de Magallanes y la Antártica chilena.

Han pasado siete años de trabajo e implementación de este sistema, donde las técnicas de captación de agua de lluvia cumplen un papel importante tanto en la producción agrícola, como en satisfacer las necesidades domésticas de las familias afectadas por la escasez de agua, producto de la sequía que afecta a varias regiones del país.

Para Jorge Carrasco, uno de los expertos impulsores de este proyecto, las tecnologías para el aprovechamiento del agua lluvia, en el sistema de cosecha de agua del INIA, se ajustan muy bien dentro de los lineamientos del desarrollo sustentable, ya que contribuyen al uso racional del agua. Pero existen diferentes formas de captación de agua de lluvia: en el suelo con técnicas que facilitan la infiltración del agua de escorrentía y acumularla en el perfil del suelo; conducción y acumulación del agua en pequeños tranques, pero el que más ha llamado la atención, por su fácil instalación y menor costo, es el sistema en el que se usan los techos de las casas, galpones, bodegas u otros, para colectar el agua y conducirla a través de canaletas y tuberías a un estanque acumulador, que puede ser un estanque de policarbonato, una cisterna flexible, o una cisterna de ferrocemento.

Si bien este sistema es factible de instalar en cualquier construcción que tenga un techo adecuado para recibir el agua, Carrasco aclara que se debe contar también con un diseño que corresponda a las características ambientales de la región y a las necesidades de los usuarios, ya que del adecuado diseño y mantenimiento del sistema depende la calidad y cantidad de agua recolectada, puntualizó.

 
Innovación de exportación
Y es así como una iniciativa que nació en nuestra región, que permite a agricultores de la zona de secano no sólo contar con agua para bebida humana y animal, sino que además regar sus propios cultivos de temporada, ha ido in crescendo a nivel nacional, ya que se cuenta con cerca de 800 unidades a nivel país, beneficiando a igual número de familias.

En consideración a la importancia y desarrollo que ha tenido esta técnica en Chile, en el mes de enero, la Presidenta Michelle Bachelet, visitó a dos agricultores en Ancud para conocer en terreno y de primera fuente los beneficios de este sistema, que el INIA en esa región, está implementando, en conjunto con la Comisión Nacional de Riego.

En la oportunidad, la mandataria destacó la innovación del sistema que recoge el agua en los momentos en que hay precipitaciones, para usarlas en el riego y para el ganado en momentos de escasez, como es en este período del año. Así también informó que se ha destinado un presupuesto de 2 mil millones de pesos para los próximos dos años y medio, en un convenio que va a permitir, el diseño y la construcción de 100 micro proyectos de riego, que van a beneficiar tanto a usuarios de INDAP como a otros pequeños agricultores”, de las regiones de la Araucanía y Los Lagos.

Deja un comentario