Rancagua mantiene vivo el recuerdo de sus 16

10

– Este martes se cumplió un nuevo año del trágico accidente que terminó abruptamente con la vida de 16 de los más fieles hinchas de O’Higgins de Rancagua, mientras viajaban a Tomé siguiendo a la escuadra de sus amores.

 

 

Por Juvenal Arancibia D.
Fotos: Marco Lara.

 

 

Dicen que el tiempo no se detiene por nadie, pero siempre hay una excepción que confirma la regla. Durante la noche del lunes y madrugada de ayer martes, cientos de rancagüinos tomaron sus bicicletas y vistieron sus camisetas de la celeste para participar de una conmemoración que muy lentamente comienza a ser menos dolorosa, transformándose en un punto de unión y encuentro para todos los hinchas de O’Higgins de Rancagua.
Por un minuto, Rancagua regresó a ese fatídico segundo donde 16 de sus mejores jóvenes partieron de este mundo, siguiendo una pasión. Ellos entregaron su vida por los colores del equipo de sus amores y a cambio dejaron una huella imborrable en las mentes de toda una región y también un país, pues su sacrificio no fue en vano y hoy una ciudad entera recuerda y aplaude sus nombres.
Y es que desde la mañana del lunes, comenzaron los aprontes a la conmemoración de los tres años del accidente que le entregó 16 estrellas al firmamento de O’Higgins, con un sentido homenaje a los jóvenes en el memorial que se construyó en el Monasterio Celeste de Requínoa, donde se congregó más de un centenar de asistentes, entre ellos, por supuesto, los familiares y amigos de las víctimas, quienes formaron la agrupación “Del dolor a la esperanza”.
En la noche del lunes por su parte, la agrupación La Trinchera Celeste hizo extensiva una invitación a toda la comunidad rancagüina para participar de una cicletada en homenaje a “Los 16”, la que partió desde el Parque Comunal de Rancagua y recorrió las calles Miguel Ramírez, Bombero Villalobos y Carretera el Cobre para finalizar el circuito en el memorial y paseo construido a los jóvenes en la Población Isabel Riquelme, a un costado de la ruta.
La cicletada reunió a más de 300 ciclistas, hinchas y rancagüinos en general, los que presentaron sus respetos y también quisieron rendirles tributo a los jóvenes, con una cuota de alegría y dando a entender que lentamente el sufrimiento de la partida de estos hinchas se ha transformado en sabiduría y también un ejemplo por parte de los padres quienes han demostrado a punta de sangre, sudor y lágrimas que siempre hay que sobreponerse ante la adversidad.
En cuanto al homenaje realizado ya entrada la madrugada del martes, se dejaron ir 16 globos con helio, los que surcaron el cielo rancagüino mientras en tierra se pronunciaban los nombres de cada uno de los hinchas que partieron, momento sobrecogedor que caló hondo en los asistentes, los que aplaudieron y cantaron al son de la barra del Capo, tal como lo hubiesen querido Los 16.

 
ESTAMOS AGRADECIDOS
Por su parte, el edil de la comuna, Eduardo Soto acompañó la cicletada y el homenaje en todo momento, resaltando una conversación previa con una de las madres de los hinchas que partieron, agregando “que distinto es pasar una pena solo a tener tanta gente en una noche de semana, que ha venido a testimoniar el reconocimiento y cariño por estos jóvenes” Soto continuó “cuesta no emocionarse nuevamente, pero lo importante es aquí hay jóvenes que mantienen vivo el amor, cariño y aprecio por estos hinchas”, expresó el alcalde.
María Inés Aedo, madre Luis Alberto Contreras, uno de Los 16 y también presidenta de la Agrupación “Del dolor a la esperanza” comentó “el contar con tanta gente nos ayuda con nuestro dolor, se hace más llevadero y a pesar de todo somos unas sobrevivientes. Gracias a esta familia que hemos formado con la hinchada después de este trágico accidente estamos de pie en honor a nuestros niños y por toda esta gente que nos acompaña”, finalizó.

 

1 comments

Deja un comentario