Repetitivos siniestros  amenazan casa abandonada en Av. Membrillar

Foto 1
  • En menos de 24 horas dos incendios se produjeron en la propiedad que antiguamente pertenecía al ejército y que hoy se encuentra en total abandono

Fotos Héctor Vargas

Valentina Bustamante

 

Durante la noche del jueves un incendio amenazó la propiedad ubicada en calle Membrillar, en la esquina de Francisco Gana.  Hasta el lugar debió llegar personal de Bomberos de Primera, Tercera y Cuarta Compañía de Rancagua para apagar las llamas que quemaron pastizales en el patio trasero de la casa. El incendio fue controlado rápidamente y no afectó la estructura del inmueble, sin embargo a eso de las 14:30 horas del viernes un nuevo llamado a bomberos alertó que otro incendio estaba afectando dicha propiedad.

El segundo siniestro fue mucho menor que el anterior y en minutos fue apagado por bomberos, pero estos incidentes alertaron a los vecinos quienes aseguran que esta propiedad abandonada solo trae problemas a la comunidad.

La casa ubicada en Membrillar con Francisco Gana pertenecía al Ejercito de Chile, y hace siete años pasó a Bienes Nacionales quienes la entregaron como comodato al Servicio Nacional de discapacidad para que éste traslade sus oficinas hasta el inmueble, lo que no ha podido realizarse ya que aparentemente no hay ninguna empresa que se adjudique el proyecto.

Es por esta razón que durante todo este tiempo la casa ha estado abandonada, convirtiéndose en un lugar propicio para que desconocidos entren y ocupen la casa con total libertad.

Vecinos del sector aseguran que dentro de la casa pasa de todo, entran personas a tomar, a drogarse a dormir e incluso a hacer fogatas en los días de invierno, tema que los mantiene en preocupación constante ya que pese a que los extraños solo están dentro de esta propiedad en ocasiones gritan cosas o tiran piedras a las casas aledañas. Por otro lado tienen la casa completamente desmantelada, ya no quedan cables ni cañerías.

Además los vecinos, que deben convivir con esta situación a diario, señalan que llamar a Carabineros ya no sirve como medida de protección o que les brinde seguridad, pues al ser un recinto privado no es mucho lo que la fuerza policial puede hacer ya que sacan a la gente pero al otro día vuelven a entrar. Los vecinos comenzaron a llamar al plan cuadrante y al no tener respuesta llamaban directamente a la comisaría, aún así Carabineros ya no asiste al lugar.

Estos incendios vienen a generar otra preocupación para los vecinos, dado que por el estado de abandono del lugar hay mucha maleza y pastizales lo que facilita la propagación del fuego y sienten que sus viviendas están amenazadas, aseguran que nunca nadie se ha preocupado de cortar las malezas o de podar el árbol que está en el antejardín.

Deja un comentario