Santa Cruz: Vecinos recuperan plaza de emblemática estación Paniahue

1
  • Pala en mano, vecinos y funcionarios municipales llegaron hasta el sector para realizar una acuciosa limpieza. Hoy la plaza ya es un lugar de recreación y está lista para que la Junta de Vecinos local la postule a un proyecto de mantención.
 

Paniahue es algo así como el alma mater de Santa Cruz, por ello la recuperación de la plaza de su antigua estación de trenes era una obligación que se debía asumir. Tras el fin del Tren del Vino, el terreno cercado -que en la actualidad pertenece a la Empresa de Ferrocarriles del Estado- se había convertido en un lugar sucio y descuidado, muy lejano a la imagen de un parque recreacional que tenían los vecinos de la zona.

Elena Astorga, dirigente vecinal del sector cuenta como por décadas los residentes de la localidad pidieron a los distintos alcaldes cuidar de este patrimonio santacruzano. “Lamentablemente la estación y la plaza no son municipales por tanto la municipalidad no tiene la obligación de cuidarla. Fue durante el periodo de la alcaldesa Lidia Pizarro que la municipalidad decidió no regarla más y dejarla abandonada. Posteriormente le pedimos a la administración del alcalde Valenzuela que la cuidara pero tampoco hubo buenos resultados, y antes del terremoto nos informaron de que la plaza seria remodelada gracias a un proyecto  municipal pero luego del terremoto nos dijeron que los recursos se tuvieron que destinar a los damnificados, lo que entendemos obviamente”.

Tras la destrucción de la línea férrea en 2010 y el cierre del Tren del Vino la estación Paniahue se ha transformado en un fantasma. La pintoresca casona está cerrada al público, mientras la plaza que la circunda era consumida por la maleza. Elena cuenta que los vecinos de Paniahue centro, la mayoría de ellos adultos mayores, trataban de mantenerla “pero  son personas mayores de 80 años y no pueden hacer este trabajo, no les dan las fuerzas”.

Fue en este momento que el alcalde William Arévalo a través de la Oficina de la Juventud tomó la decisión de recuperar la plaza a través de un trabajo solidario donde tanto vecinos como funcionarios municipales con palas y rastrillos recuperarían el lugar. “Participaron unos 20 vecinos del sector, desde niños hasta adultos mayores. El efecto que esto produjo en la gente fue muy bueno, un vecino dijo que no podía hacer fuerza pero que le daba vergüenza no contribuir y pidió una pala porque  aunque fuera raspando, quería sentir como contribuía a a su pasado;  la gente nos mandaba comida, agua mineral, los adultos mayores hicieron una tallarinata para darles a los trabajadores, las empresas de aseo en tiempo de ellos apoyaron  y quien tuvo una maquina la prestó, todo esto hizo que el gasto de la municipalidad fuera mínimo”, explica el alcalde Arévalo, quien afirma que “cuando todo es fácil la gente no participa y por eso terminan destruyendo las cosas porque no les cuesta. Ahora estamos todos con las manos con ampollas pero nos fuimos con la sensación de haber hecho en un día lo que no se había hecho en años”.

Hoy Elena Astorga cuenta que la plaza ya está  volviendo a la vida,  el pasto que alguna vez tuvo renació, y agrega  que los arreglos en los caminos de maicillo ayudaron a que la gente ya no circule por la zona verde. Así también esta semana un camión con una donación de ripio permitió que los propios vecinos rearmaran un estacionamiento para el lugar. “Para nosotros sería bueno hacernos cargo de la plaza, el alcalde se comprometió a mandar un camión para regarla, pero queremos aspirar a algo grande  a un proyecto que nos permita recuperar para siempre este lugar”, sentencia la dirigente.

SANTA CRUZ ES DE TODOS

El alcalde William Arévalo destaca que la plaza de la estación Paniahue es un ejemplo de que el voluntariado y el aporte de todos es clave, se puede utilizar en una buena gestión. El jefe comunal explica que el trabajo que se ha realizado en estos días habría tenido un costo económico superior a los 15 millones de pesos pero el hecho de que los vecinos, y los funcionarios municipales hayan dado parte de su tiempo por la comuna permitirá un gasto mínimo y una rentabilidad social sumamente alta .“Usando una metodología donde el problema económico pasa a segundo plano, donde lo importante es cómo el alcalde es capaz de generar voluntades y desde esas voluntades creas soluciones. Nos pusimos un mes para recuperar la plaza con agua, pasto, flores y vamos a entregarla para que mantengan las áreas verdes porque si nosotros pagamos por recuperar nos van a cobrar 20 millones por la plaza y después la mantención. Yo prefiero a lo mejor esos 20 millones usarlos para recuperar 30 plazas más, entonces esa es la idea, gestionar soluciones”.

 

Deja un comentario