EDITORIAL: La epidemia de las malas informaciones

Cuando hablamos de la era digital podemos enunciar muchos beneficios, como estar conectados de forma más accesible, facilidad en obtener informaciones de diversos ámbitos y múltiples plataformas para opinar de manera masiva. Pero por otro lado también tiene la gran desventaja de la rápida propagación de rumores mal infundados o simplemente de mentiras que lleven a una preocupación pública.
Hoy la mayor parte de los chilenos contamos con acceso a internet e informaciones entregadas por las ya más que populares redes sociales, pero no sabemos distinguir “fuentes” de información y creemos todo lo escrito en los muros, estaremos siempre viviendo en preocupación.
Como fue en el caso del día de ayer, donde se informaba que un Samu de Rancagua estaba completamente cerrado en cuarentena producto de un brote de meningitis. Información alarmante para los vecinos del lugar y muchos de los rancagüinos.
Pero esta información, distaba mucho de la realidad, la verdad es que una persona ingreso a este recinto asistencial con posibles síntomas de meningitis y fue trasladado a observación al Hospital Regional de O´Higgins. Acá no existió peligro para los vecinos, ni un cierre total del servicio primario.
Casos como estos nos muestran que primero debemos aprender a informarnos y no sucumbir a las alarmas públicas de las redes sociales, menos repetir noticias que no sabemos si son ciertas.

 

 

Alejandra Sepúlveda
Jefe de Informaciones

Related posts

Top