De la práctica en El Teniente a estudiar gratis en la universidad

Yhonatan Guajardo

-Hijo de una joven madre y de padre temporero, es el mayor de 3 hermanos, y el primero que cursará estudios superiores –en la Universidad Técnica Federico Santa María- para titularse de Técnico en Minería y Metalurgia.

 

De las leyes de los metales aprendió Yhonatan Guajardo Gálvez en el Liceo Francisco Antonio Encina Armanet de Las Cabras –donde cursó la especialidad de Asistente en Geología- sin sospechar que sería de los primeros jovenes que asistiría gratis a la universidad.

Este joven del sector de Santa Inés, comuna de Las Cabras, egresó con  un 6.5 de promedio de la enseñanza media y un ponderado de 590 puntos en la PSU, lo que le permitió convertirse en alumno de la carrera de Técnico Universitario en Minería y Metalurgia. “Yo no quería quedarme sin estudiar y sin trabajo como había visto que le ocurrió a otros amigos, por eso este logro es importante para mí y mi familia”, señala.

Pero este resultado no es obra de la casualidad, sino que del tesón que siempre ha tenido este alumno del sector de Santa Inés. Cuando egresó de octavo año propuso a su joven madre (hoy de 34 años) que lo matriculara en el Liceo Técnico Francisco Antonio Encina Armanet de Las Cabras, ya que “me ofrecían el traslado en bus escolar y el almuerzo, lo que facilitaba mucho las cosas, pues no contábamos con recursos para que yo me fuera, por ejemplo, a Melipilla a estudiar”, relata.

Así, se convirtió en alumno del Liceo y en primer año resolvió que “tomaría la especialidad de Asistente en Geología, pues quería salir con algo, y luego, continuar estudios en la Universidad”. Sabía que no sería fácil ya que “somos una familia de escasos recursos, mi madre es dueña de casa  y mi padrastro, a quien llamo papá, es temporero, y también tengo dos hermanos menores (Eduardo de 13 y Florencia de 2)”. Pero lejos de desanimarse pensó en que “ya tenía la Beca Presidente de la República, que me ayudó a solicitar mi mamá cuando estaba en el colegio, y también podía postular a otras becas como la Milenium, que me permitiría costear, al menos una carrera técnica”.

De la esperanza a los resultados concretos

Con esa esperanza, el primogénito de Paola Gálvez Molina, rindió la PSU y postuló a todos los beneficios que ofrecía el estado para la educación superior. “En el liceo nos ayudó don Jaime Soto a postular a las becas y nos habló del crédito con aval del Estado, y yo dije: por aquí hay que rebuscárselas para seguir estudiando. Estábamos en eso, cuando la Presidenta (Bachelet) comenzó a hablar de la gratuidad y postulé… y me la gané”, relata.

“El 8 de enero -recuerda Yhonatan Guajardo Gálvez- me enteré que me había ganado la gratuidad y que estudiaría -sin pagar matrícula ni mensualidad- en la Universidad Técnica Federico Santa María. Uff, más que feliz y emocionado de recibir las felicitaciones de mi mamá, que me decía que está orgullosa de mí; de mi padrastro, Eduardo Bustos,  y de mis hermanos,  que también estaban felices. Ahora, mi hermano también se irá a estudiar a Las Cabras, dice que yo fui un ejemplo para él”.

Al recordar, los ojos de Yhonatan brillan, al igual que la voz de Paola, su madre, se acelera cuando sostiene que “la gratuidad nos cayó del Cielo porque nosotros sabíamos que Yhonatan tenía ganas ir a la universidad, y yo, sabía que el haberles inculcado la importancia de estudiar, como una forma de salir adelante, como el único camino para progresar, era lo correcto; sin embargo, también me llevaba pensando en ¿de dónde sacaríamos los recursos?… pensé en hacer un bingo, no sé, en mil cosas y llegó este beneficio. Estoy muy agradecida del Gobierno, porque si no  para la gente de escasos recursos, como nosotros, habría sido imposible educarlo”.

De asistente a técnico universitario

Hoy, Yhonatan realiza su práctica profesional de Asistente en Geología, en la Planta de Chancado Primario de Teniente 6, en el interior Mina, en la División El Teniente, y espera “terminar todo bien en Codelco, donde me recibieron muy bien y donde me han felicitado porque seguiré estudiando, porque cumpliré mis sueños”, señala.

Y “seguro será así”, sostiene su madre, quien relata que Yhonatan es muy empeñoso y cada verano -durante su enseñanza media- trabajó en el campo, sacando papas y cargando fardos de paja para ayudar a costear la matrícula de su liceo, así como el pago de las cuotas del curso. “Él nunca se quedó de brazos cruzados y ahora ya me dijo que iremos juntos a Viña a ver su Universidad, de donde sé saldrá muy bien a cumplir sus sueños, sus deseos de apoyar a sus hermanos menores para que, igual que él, sean universitarios”.

Hoy, Yhonatan ya tiene presente que llegará a la casa central de la Universidad de señoriales pasillos, a hablar con la asistente social para encontrar la mejor fórmula para contar con las becas y apoyos que faciliten su estadía en la Quinta Región. Lo acompañará su orgullosa madre.

Seremi de Minería (S), Mauricio Valderrama Álvarez:

“Historias como las de Yhonatan ponen rostro a uno de los compromisos más importantes de la Presidenta Bachelet; son parte de la Reforma Educacional que dejará huella en nuestra Región y en el país. Es un orgullo, que estos jóvenes, con quienes esta Secretaría Regional Ministerial de  Minería recorrió varias comunas –en el Marco de Tu Gobierno en Terreno- mostrando el potencial minero de esta Región de O’Higgins y presentando a otros estudiante el campo de la minería como una oportunidad de formación profesional, sean hoy los beneficiarios de la gratuidad”.

Deja un comentario