Tras demanda de Sernac: Más de 900 alumnos de la U. del Mar en la región podrían ser indemnizados

universidad-del-mar

 

  • Fallo del Tercer Juzgado Civil de Viña del Mar ordenó a la casa de estudios compensar a los estudiantes perjudicados tras su repentina quiebra. Marta Molina, dirigente de San Fernando, hizo un llamado a ser cautos con la noticia.

 

IRENE PADILLA

 

Fue en el año 2012, cuando el caso de la quiebra de la Universidad del Mar  estaba en su apogeo, que el Servicio Nacional del Consumidor, Sernac interpuso una querella contra la casa de estudios por perjuicios hacia sus estudiantes y cláusulas abusivas en los contratos, en vistas de los miles de jóvenes que quedaron abandonados a su suerte sin poder terminar sus estudios superiores.

Casi 4 años después, el Tercer Juzgado Civil de Viña del Mar  se pronunció al respecto, fallando a favor de los alumnos  perjudicados.  “La denunciada, Corporación Educacional Universidad del Mar, debe indemnizar a cada uno de los estudiantes que resultaron afectados con el actuar infraccional de la referida casa de estudios”, dice el texto. Al mismo tiempo, el Juzgado acogió el modelo de indemnización propuesto por el Sernac, mediante el cual se divide a los alumnos en diversos tramos:  “Grupo 1: alumnos que continuaron sus estudios en otros planteles educacionales, en virtud de convenios, sin dejar de tener la calidad de alumnos de la Universidad del Mar; Grupo 2: Alumnos que fueron reubicados durante el año 2013 en otras instituciones educacionales, dejando de tener la calidad de alumnos de la Universidad del Mar; Grupo 3: Alumnos cuya reubicación en otros centros educacionales no fue posible y que, por dicha razón, no continuaron con sus estudios durante el año 2013; Grupo 4: Alumnos cuyos ramos cursados en la Universidad del Mar no son susceptibles de convalidación y / u homologación con otras instituciones”.

El fallo agrega que los testimonios entregados durante el juicio, comprobaron de manera fehaciente el abuso del cual fueron víctimas miles de  estudiantes. “Las declaraciones permiten dar cuenta de la evidente transgresión que los alumnos sufrieron en sus derechos como consumidores, en cuanto no fueron respetadas las modalidades de estudio que fueron contratadas, desconociéndoseles la pretensión final que se persigue con el ingreso a una entidad universitaria”.

Por parte de la ex casa de estudios, el síndico de quiebras de esta , Cristian Herrera, pidió esta semana  que el fallo fuera revisado  por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, haciendo válido su derecho de recurrir a una segunda instancia con el caso.

AUN QUEDAN TEMAS POR RESOLVER

Marta Molina,  es parte de la dirigencia de los jóvenes estafados por la quiebra de la  Universidad del Mar, representando a aquellos que cursaban sus estudios en la sede San Fernando. En el caso de la ciudad colchaguina, Molina explica que el fallo abarcaría “los 980 estudiantes que había en ese entonces matriculados en la Universidad del Mar, pero el tema es que no todos están en el mismo tramo, sino  solamente los 343 que tomaron  el convenio de continuación de estudios de la U. Católica del Maule, quienes estarían en el primer tramo y los demás se dividen en el segundo y tercero”.

En este marco, Marta Molina se mostró cauta ante la noticia, ya que duda que la indemnización se haga realmente efectiva en las condiciones en que esta hoy la Universidad del Mar: “No  hay que hacerse muchas ilusiones de que van a llegar recursos porque por un lado el Sindico de Quiebras esta apelando a una nueva instancia; y por otro hay miles de funcionarios y docentes que aun no reciben sus sueldos y las cobranzas están para cancelar este tipo de deuda, con lo que se recaude de la venta de activos y pasivos de la universidad, no creo que  esos recursos sirvan como para poder lograr una indemnización”.

A pesar de ello  la dirigente valora que la justicia haya actuado en consecuencia con la solicitud de los estudiantes. “ De estar contentos con este fallo no estamos porque creo que esto deja a la educación  como un bien de consumo, y no como un derecho; pero a su vez valoramos el hecho de que  la justicia reconozca que sí hubo un daños y perjuicios a los alumnos creando un precedente de que no se puede jugar con el futuro de los alumnos sin consecuencias”.

Finalmente Marta Molina subrayó que el estudiantado afectado no se quedará tranquilo hasta que los dueños de la institución paguen los daños causados. “Lo que queremos es que la justicia pueda encarcelar a estos estafadores, porque ellos se enriquecieron a costa del sacrificio de miles de familias, por tanto esa sería la justicia verdadera, que estos tipos paguen devolviendo  lo que obtuvieron de mala forma y que de esa manera indemnicen efectivamente a los alumnos de la U del Mar”, sentencia la dirigente.

 

 

Deja un comentario