Balacera en el sector nororiente dejó un herido con riesgo vital

Gisella Abarca
Fotos Marco Lara

 

El viernes por la noche, fue una jornada de miedo y terror para los vecinos del sector de la Población Diego Portales de Rancagua y es que mientras algunos dormían plácidamente, otros veían la gala del Festival de Viña y otros disfrutaban entre amigos, cerca de la 1:30 de la madrugada en la calle Antonio Garfias se habría desatado una balacera que terminó con un herido con riesgo vital y con los vecinos aterrorizados.

Una de las afectadas fue la presidenta de la junta de vecinos La Unión de Diego Portales, Isolina Jeréz quien sostuvo que “como a la 1:30 se sintieron los primeros balazos que detonaron la cosa, al rato después llegaron más personas, pero se sentían autos para allá y para acá, bulla y gente. En unos minutos paró la cosa, pero luego volvieron más personas de un grupo y comenzó nuevamente otra balacera. No sabemos quiénes fueron y las razones no están claras, pero parece que habría sido un tipo de ajuste de cuentas entre bandas rivales”, apuntó.

La dirigenta vecinal agregó que “sentimos muchos balazos, apagamos todas las luces de la casa y nos escondimos. Estábamos aterrados acá, si bien es algo que pasa, ayer fue mucho rato y fuerte, no sabemos qué pasó y parece que alguien resultó afectado”.

Consultada si llamó a Carabineros, explicó que “esta vez no llamé a Carabineros, porque pase lo que pase acá, Carabineros no llega. No sé si será temor o qué, pero a estas cosas no vienen. A otras cosas sí, pero a situaciones peligrosas no”. En este punto la presidenta de la junta de vecinos dio a conocer que ha hecho las gestiones para que aumente el número de Carabineros para el sector, pero pareciera ser que aún no son suficientes “Estamos pidiendo que llegue más personal de Carabineros, no sacamos nada con tener una subcomisaría nueva si no hay una mayor dotación de Carabineros, porque los que hay se ven sobrepasados”, subrayó.

En tanto, el párroco de la Santísma Trinidad, parroquia ubicada en el sector de la Costa del Sol, padre Luis Escobar relató que en un momento temió por su vida: “anoche comenzó una balacera de aquellas, tengo entendido que era un enfrentamiento entre dos bandas rivales. Acá se escucharon los balazos durante unos 20 minutos, 20 minutos de terror. En el tiempo que llevo acá, nunca había sentido miedo pero anoche me dio mucho susto, sentí que era demasiado, que era más de lo ‘normal’ y en cualquier momento entraba una bala a la casa, una bala loca puede llegar a cualquier parte”.

Preocupación le causa esta situación al párroco del sector que hace un llamado a las autoridades que se preocupen de la seguridad del lugar “me preocupa que estén sucediendo estas cosas y que se repiten hace mucho tiempo, y las autoridades no están haciendo nada. Acá hay una sensación de abandono muy grande y me llama la atención con la impunidad con la que actúan estos grupos, porque cuando la gente llama a Carabineros, no vienen. El Plan Cuadrante por acá no funciona. Estas personas tienen muchas armas y la cosa está muy peligrosa, la delincuencia acá no tiene límites, se les está escapando de las manos y la policía está sobrepasada”, finalizó.

 

LOS HECHOS

Los hechos se habrían suscitado cerca de la 1:30 de la mañana, tiempo en que dos bandas rivales se habrían enfrentado a balazos, balas percutadas en el lugar que habrían dejado herido a un hombre de 35 años, el que habría quedado tendido en la vía pública, quien fue auxiliado por su pareja la que luego de sentir los disparos salió de su departamento y viendo un tumulto de gente, se acercó a ver qué pasaba y se dio cuenta que el herido era su pareja.

Así lo informó el subteniente de la Tenencia Diego Portales, Luis Mena: “según la narración de la pareja de afectado, hoy (ayer) siendo las 1:40 horas de la mañana, ella se encontraba al interior de su domicilio y sintió varios balazos en la vía pública por lo que salió del domicilio y se percató que había un tumulto de gente y fue a ver qué pasaba y en medio había una persona que era su pareja, la cual se encontraba herido, por lo que ella se devolvió a su casa, fue a buscar su auto y lo llevó al hospital”, argumentó.

El oficial destacó que entre las vestimentas de la persona herida, éste mantenía municiones “el afectado mantenía 45 balas de calibre 9 milímetros, tres municiones calibre punto 38 (de revólver) y 26 mil pesos”, apuntó el subteniente Mena.

En tanto, desde la dirección del Hospital Regional Rancagua informaron que el paciente ingresó en la madrugada de este sábado al Servicio de Urgencia del centro asistencial, con una herida craneana y fractura expuesta por arma de fuego, quien actualmente se encuentra internado en el Servicio de Neuro Intermedio, en riesgo vital, pero estable, bajo vigilancia neurológica y recibiendo el cuidado del equipo clínico de dicha unidad.

Consultado el subteniente si luego de ocurridos los hechos Carabineros se presentó en el sector, explicó que: “como ella llegó al hospital, el funcionario que está en el hospital tomó los datos, llamó a la Fiscalía, la que dispuso que la PDI viera el procedimiento”. Agregó que en el lugar no existía denuncia de los hechos por parte de los vecinos “no denunciaron ese hecho en Carabineros”, destacó además que “en la Tenencia Diego Portales para todo el sector hay sólo dos carros durante la noche, y es habitual que los vecinos llamen por balaceras, y Carabineros siempre está yendo a todos esos llamados, pero a la comisaría no llegó ninguna denuncia de los hechos que en el lugar se hayan realizado disparos”.

 

1

Top