Rancagüina  desesperada pide ayuda: Le entregaron  anciana con alzhéimer por alcance de nombre

SEÑORA PERDIDA
– Hace un mes Nora Catalán tuvo que aceptar en casa a una mujer mayor desconocida, con la cual solo coincidía su apellido, persona  que le fue entregada por Carabineros. Preocupada, porque no puede acogerla más tiempo, pide al Senama y  a la policía uniformada que se hagan cargo de ella.
 
IRENE PADILLA A.

 

Una preocupante situación es la que vive por estos días una vecina de Rancagua quien ha tenido que enfrentar un insólito caso: hace un mes Carabineros de la 1a Comisaría le entregó a una anciana que se suponía era su tía.

Nora Catalán cuenta que el momento fue absolutamente sorpresivo ya que la persona era una total desconocida para ella y su familia pero aun así la vió tan  desvalida que la recibió.  “Yo nunca la había  visto, no sabía que existía, y nadie más ha querido ir a buscarla o a preguntado por ella, yo no la puedo tener  porque  estoy enferma, tengo depresión, y tengo que cuidar a mi padre que también  es adulto mayor”.

Nora asegura que la mujer le fue entregada por alcance de nombre ya que se llama Rosa Allende, que también es su segundo apellido. Pero aparte de eso, no hay ningún tipo de relación. A pesar de todo,  se ha encargado de cuidar a esta anciana que al parecer tendría 70 años y  sufre de un  alzhéimer en estado avanzado por lo que necesita cuidados especiales que ella no le puede dar. “He tocado todas las puertas, he ido a distintas asistentes sociales, y se tiran la pelota entre ellas  por todos lados entonces yo ya no puedo tenerla, es una persona enferma al parecer tiene alzhéimer, usa pañales, por eso necesito que alguien la ayude”.

Nora cuenta que junto a Carabineros averiguaron que la mujer tiene dos hijos, sin embargo, a pesar que los han buscado  no han podido dar con su paradero: “hemos ido a buscar al hijo de ella en todas las direcciones  que hay y no está, no sé si no está o lo niegan, lo que sé es que  él se llama Isas Antonio Salem Allende. Ayer hablé con Carabineros de la Primera Comisaria  y quedaron  de que la vendrían a buscar  sin falta, pero  yo les pregunte que a donde la llevarían  porque  si la llevan al Hogar  de Cristo creo que la pueden recibir un día,  pero después no puede quedar en la calle porque  no sabe ni siquiera quién es. Ellos me dijeron que ahí se vería que después que se la lleven tenía que dejar de preocuparme, pero yo quiero que la ayuden no que quede abandonada otra vez”, sentencia.

Nora Catalán ha pedido también ayuda al Servicio Nacional del Adulto Mayor, Senama, pero explica que este servicio no la ha podido asistir ya que los hogares de ancianos de la región estarían sin cupo de admisión. La mujer pide que quienes tengan alguna información sobre los familiares de esta persona  o puedan ayudarla la contacten al teléfono  9- 93659159.

Deja un comentario