En Rancagua: Instituto O’Higgins inicio año escolar 2016

3
– Llanto, sueño, caos y alegría fueron la tónica de la jornada en el primer día de regreso a clases.
 
Gisella Abarca
Fotos Marco Lara

Con retrasos, bostezos, emociones y llanto, a las 08:30 en punto, el Instituto O’Higgins de Rancagua ayer dio el puntapié inicial al año escolar 2016 donde más de dos mil estudiantes de los diversos cursos del plantel acompañados de profesores y personal administrativo iniciaron una nueva jornada estudiantil.

Algunos ojerosos y malhumorados por la falta de sueño, unos tristes y otros  alegres, llegaron hasta el establecimiento estudiantil rancagüino para reanudar sus estudios después de dos meses de vacaciones, y comenzar nuevamente la cuenta regresiva.

Así, los menores acompañados de sus padres, de sus flamantes mochilas nuevas y sus nuevos útiles escolares, llegaron hasta el colegio con un impecable uniforme, para ser parte del acto oficial que se llevó a cabo en el patio central del colegio.

Hubo niños que al ver a sus compañeros corrían a saludarse de mano y efusivos abrazos, para luego hablar de las vacaciones, mientras los adultos se informaban sobre el horario, último día para entregar los útiles escolares y despejaban sus dudas sobre las materias y libros que usarán en el año escolar.

Sin embargo, el llanto y desconcierto entre los más pequeñitos fue algo que se repitió como cada año, pues aún hay algunos que no se resignan a separarse de sus padres, en este primer día por un par de horas, y es que a las 10:30 de ayer, finalizó la primera jornada de clases para el Instituto O’Higgins.

En la cita, el rector  del Instituto O’Higgins, Pedro Díaz se refirió a que los  primeros cien años de vida del plantel educacional llegaron a su fin, donde vivieron un 2015 pleno de alegrías y satisfacciones, reflejado en muchas de las actividades que se planificaron para los festejos del Centenario, no obstante ahora deben iniciar un nuevo siglo.

“Estimados  jóvenes, el término del año del Centenario nos sorprendió con una noticia que nos preocupó, de la cual nos hacemos cargo y que asumimos como un desafío.  Me refiero a la disminución en los resultados de la PSU. Desde hoy nos ponemos a trabajar todos juntos para revertir dichos resultados.  En esto, la rigurosidad, la excelencia del trabajo, el esfuerzo permanente y el alejarse de la desidia diaria, serán elementos fundamentales para lograrlo. Apreciadas familias que hoy nos acompañan, su aporte será fundamental en esta tarea, por lo que, tal como lo hemos conversado muchas veces, esperamos su compromiso para fortalecer nuestra alianza formativa”, subrayó Díaz.

Deja un comentario