Se apareció marzo: Personajes típicos de Pichilemu también le dicen adiós al verano

3
  • Son aquellas personas que se esfuerzan por tener la comuna limpia y que se esmeran en que los turistas pueden tener una grata estadía.
Fernando Ávila Figueroa
Texto y fotos

Finalmente llegó el mes de marzo, sinónimo del término de las vacaciones con el ingreso de los alumnos al colegio unido a que muchos debieron retomar sus labores cotidianas.

El balneario de Pichilemu es sin duda el más visitado de la Región de O’Higgins, poco a poco la comuna comienza a retomar su calma común del resto del año, pero en el quedan muchas personas que trabajan y se esfuerzan para que los turistas se vayan con un buen recuerdo y decidan retornar.

Aquellos personajes típicos que es común verlos en la playa o en las principales calles de la comuna. Una de ellas es Olga Campos, quien durante el verano se ha dedicado a limpiar las calles del balneario desde muy temprano. Asegura que su trabajo es arduo, ya que lamentablemente los turistas dejan su basura en la calle, creyendo que existe falta conciencia y cultura con el medio ambiente, especialmente de los jóvenes, los que salen de las discotecas, comen en la madrugada y dejan tirada la basura en el suelo.

Olga realizaba este trabajo junto a otras dos compañeras, pero el equipo lo componen cerca de 40 personas, quienes recorren todo el balneario desde las 06:00 de la mañana, hasta las 02:00 de la tarde, horario en que Pichilemu debe estar limpio.

Común es apreciar en Pichilemu a los coches tirados por caballo, muchos de ellos conducidos por personas que llevan muchos años en este oficio. Una tradición que pese a que tienen algunos detractores, sigue estando vigente en esta comuna. Uno de los que conserva esta tradición es Hugo Bastamente, quien indicó que trabaja en esto hace 26 años, tradición que este año 2016 asegura que lamentablemente bajó por el tema de la fragata portuguesa, lo que hizo que menos turistas llegaran en verano.

Hugo sostuvo que tuvieron menos trabajo, sin embargo, grandes y chicos no se resisten de pasear en coche. El valor no muy elevado, puesto que un extenso paseo familiar no supera los 6 mil pesos,  precio que puede variar dependiendo la distancia.

Son cerca de 50 los cocheros los que trabajan en la época estival, agrupados en un sindicato, sin embargo, finalizado el verano deben buscar otra ocupación, ya que al no haber turistas el trabajo en los coches se reduce casi al mínimo.

Otro de los personajes típicos de Pichilemu es Manuel Muñoz Jorquera, quien desde hace 50 años trabaja con sus animales. Común es verlo durante el verano ofreciendo fotografías junto a su llama llamada “Javiera”.  Si bien es pichilemino, el resto del año vive en Santiago, pero decide pasar todo el verano en su comuna natal.

A lo largo de su vida dice que ha tenido cerca de 30 de estos animales, pero en la actualidad trabaja junto a “Javiera”, a la que asegura crió a mamadera. Junto a él son cinco personas las que trabajan en Pichilemu con este tipo de animales, los que pese al avance de la tecnología siguen captando la atención de los turistas, los que buscan un recuerdo de sus vacaciones. El valor de la foto es de 2 mil pesos, la que es entregada de forma inmediata.

Deja un comentario