La mala comunicación, un gabinete quebrado y la salida de Juan Ramón Godoy

1-
Por: Luis Fernando González V, Sub Director

La forma importa y mucho, lamentablemente esta sentencia parece no haber sido entendida por el ahora ex intendente Juan Ramón Godoy ni por su equipo de asesores. Si bien se reconoce las virtudes personales de Godoy su interacción política, así como un gabinete regional quebrado terminaron por pasarle la cuenta.

El capítulo más complejo sigue siendo la controvertida votación por el plantel de cerdos de Max Agro. No se puede cuestionar la decisión de Godoy de votar en contra de la petición de revertir la autorización medioambiental de nueva planta de cerdos, es factible que en su fuero interno y tras revisar los antecedentes,  haya llegado a dicha conclusión. Lo que no se entiende es que Godoy se haya jugado tan a fondo por este rechazo, y que se haya tomado casi como una deslealtad o un voto en contra del propio intendente el que varios seremis legítimamente opinaran de manera distinta. Ese es el sentido de tener una comisión que decida y no que sea el solo intendente el que asuma toda la responsabilidad, pero también son opiniones nacidas desde el servicio que representan y no una opinión personal de los involucrados. Por eso fue mal evaluado en La Moneda que Godoy pidiera insistentemente la cabeza de los seremis que votaron en contra de su propuesta.

Malo también fue en este y en otros tantos episodios el manejo comunicacional. Un discurso uniforme, sin profundidad ni pensado en los diversos públicos a los que atiende el estado marcó esta gestión. Muchas veces parecía más la comunicación de un candidato que la de un gobierno, el mensaje estaba centrado en la figura del intendente más que en la información.

Ya lo habíamos dicho en estas mismas líneas durante el verano, sonaban aires de cambio en la plaza de los Héroes, ya sea de intendente o de seremis.

Con todo siempre es malo el que exista una alta rotación de la máxima autoridad regional, nuestra zona es compleja y grande, cuesta conocerla y navegar en sus turbulentas aguas políticas. Por eso esperamos que quien sea designado o designada por la presidenta Bachelet tenga esta doble cualidad, que sea alguien que conozca la región y el trabajo que se ha desarrollado para que no pierda tiempo en interiorizarse en la realidad de O´Higgins y que tenga el carisma y las buenas relaciones necesarias para llevar una buena interacción tanto con la Nueva Mayoría como con una cada vez más exigente comunidad. En este sentido la comunicación de lo que se hace, piensa y proyecta se vuelve fundamental.

Deja un comentario