Femicidio en Chile

En plena conmemoración del Día Internacional de la Mujer, deseo manifestar mi preocupación por la alta tasa de femicidios que ocurren en nuestro país y la poca o escasa atención que generan en la población en general. Estamos frente a lo que llamamos “naturalización de la violencia”, donde el asesinato de mujeres por razones de género no despierta mayor asombro. Sin ir más lejos, a los 45 femicidios registrados por el Sernam en 2015, ya sumamos 6 en lo que va de este 2016.

Esta situación merece toda nuestra alarma, ya que, al parecer, las medidas que se están tomando han sido y siguen siendo insuficientes. Está clarísimo que las campañas y políticas que se han generado en contra de la violencia a la mujer no han sido del todo eficaces ni suficientes para generar la conciencia necesaria sobre el respeto hacia la vida e integridad de las mujeres. Las intervenciones que requerimos son a todo nivel y aún estamos a la espera de ellas: en educación, cultura, política y medios de comunicación, entre otros.

En Chile, las mujeres sufren violencia física, económica y psicológica; son maltratadas, torturadas y asesinadas por el simple hecho de ser mujeres. Maltratadas, debemos decirlo con profundo pesar, por un Estado que no las protege lo necesario ni les da garantías suficientes de resguardo, y también maltratadas por medios de comunicación que validan un trato indigno o estereotípico hacia ellas.

Nos está resultando demasiado difícil combatir los prejuicios de género y restituir a las mujeres su lugar en la sociedad como ciudadanas en plena dignidad y derechos. Es una tarea que no puede seguir esperando. Esperemos que no necesitemos aún más golpes ni más muertes para poder entenderlo.

 

Paula Sáez

Directora Escuela de Psicología

Universidad Andrés Bello

Deja un comentario