Fiscal Regional Luis Toledo dejará su cargo a fin del presente mes

El fiscal asumirá la jefatura de la Unidad contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Peligrosas. Sergio Moya subrogará el cargo, por lo que será él quien queda a cargo del Caso Caval, uno de las investigaciones más importantes de los últimos años en la Región de O’Higgins.

 
Felipe Alvear Silva

 

Estaba en una terna que incluía a los abogados Aquiles Cubillos de San Vicente y el jefe de Robos de la Fiscalía Metropolitana Sur, Marcos Emilkorf, pero aquel 9 de julio del año 2010 el Fiscal Nacional Sabás Chahuán lo ratificó como nuevo Fiscal Regional de O’Higgins. Desde aquella fecha, Luis Toledo ha sido el jefe del Ministerio Público en la Región de O’Higgins, cargo en el que ha participado en varios hechos de trascendencia nacional, y que el próximo jueves 31 de marzo llegará a su fin.

Esto porque durante la presente semana el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, informó que requirió los servicios de Luis Toledo para que se haga cargo de un puesto importante para la Fiscalía Nacional: jefe de la Unidad contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Peligrosas.

Desde su llegada a la jefatura de la Fiscalía Regional de O’Higgins, Toledo ha puesto énfasis en el trabajo con otras instituciones y especialmente en el trato con las víctimas y usuarios. Además, ha presidido casos de trascendental importancia, como el Caso Paraguayos -que involucró al ex senador Francisco Javier Errázuriz-, y el Caso Caval -que involucra al hijo de la actual Presidenta Michelle Bachelet-. Además ha participado como jefe regional en casos tan espeluznantes como el Caso del Anticuario de Lolol, el Caso Piombino Wachholtz, el Caso de Violencia en los Estadios -donde asesinaron a un hincha de Colo Colo-, el Caso de Violencia en la Cárcel de Rancagua, el detenido fallecido en un furgón policial, el parricidio de las evangélicas den Machalí, entre otros.

Además, como fiscal adjunto de Rancagua y Rengo, Toledo presidió la condena de presidio perpetuo calificado el año 2006 -la más alta pena impuesta en la región desde el inicio de la reforma-, para el autor de un parricidio en la comuna de Rengo; el año 2007 formó parte de los equipos de fiscales que lograron la condena del sacerdote Jorge Galaz Espinoza, director del Hogar Pequeño Cottolengo de Rancagua, por los delitos de violación reiterada de dos menores con retraso mental; y el mismo año, estuvo en la investigación de la peligrosa banda de ocho delincuentes que participó en una veintena de robos y secuestros en diversas comunas de las regiones de O’Higgins, Maule y BíoBío.

Luis Toledo es abogado de la Universidad Central, donde egresó el año 1996. Cuatro años más tarde, mientras el país comenzaba a realizar su mayor reforma penal (la Reforma Procesal Penal), Toledo fue designado como fiscal adjunto de Temuco, una de las dos regiones donde comenzó, a medio de prueba, esta reforma. Más tarde, en el año 2003, el fiscal Toledo llegó a la región en que está parte importante de su familia, para trabajar como fiscal adjunto en Rengo, cargo que desempeñó hasta el 2008, cuando lo designaron como jefe de la Fiscalía de Rancagua.

 

FUTURO DE LA FISCALÍA

El próximo viernes 1 de abril Luis Toledo asumirá su nuevo cargo en la Fiscalía Nacional, y en aquella jornada quedará como Fiscal Regional (s), el actual jefe de la Fiscalía Local de Rancagua, Sergio Moya. Además, el fiscal Moya se hará cargo por el interinato de uno de los casos más complejos que enfrenta actualmente el Ministerio Público, el Caso Caval que investiga delitos tributarios de diferentes personas, entre ellas la nuera de la Presidente Bachelet.

Al mismo tiempo, comenzará la carrera para elegir al nuevo Fiscal Regional. Para ello, la Corte de Apelaciones de Rancagua llamará a concurso para que los abogados interesados puedan postular en el máximo tribunal regional. Una vez inscritos los interesados, deberán exponer ante los ministros sus planes para la dirección del Ministerio Público regional; realizado esto, la Corte elegirá una terna, y de ellos tres, el Fiscal Nacional Jorge Abbott elegirá uno, que será el próximo Fiscal Regional de O’Higgins.

Si bien hasta el momento no hay nombres oficiales para postular, uno de los posibles podría ser el jefe de la Fiscalía Local de Rancagua, Sergio Moya, legista que conoce el manejo de la regional ya que ha subrogado en diferentes ocasiones y tiene una impecable carrera como persecutor. Otros nombres que podrían asomar en las postulaciones sería el fiscal jefe de San Fernando (ex jefe de Santa Cruz), Víctor Bobadilla, también con una pulcra carrera en el Ministerio Público. Estos nombres podrían sumarse a abogados y fiscales de otros lados del país, que seguramente verán con buenos ojos este alto cargo.

Top