Sentencian con 13 años de cárcel a ex carabinero

Felipe Alvear Silva
Tal como estaba dispuesto, durante la tarde del pasado miércoles el Tribunal Oral en lo Penal de Rancagua entregó la sentencia de la pena que deberá cumplir el condenado A.E.P.T., autor de los delitos de abuso sexual y violación impropia, ilícitos cometidos en contra de su hija durante los años 2011 y 2013. El ex carabinero deberá cumplir una pena de 13 años de presidio mayor en su grado medio.

El tribunal integrado por los magistrados Constanza Acuña Sauterel, Carlos Pérez Díaz y Paulina Chaparro Bossy, tuvo como principal elemento de convicción el testimonio de la víctima, afirmando que “esta narración fue contextualizada, coherente, corroborada periféricamente y exenta de datos oportunistas que pretendieran mejorarla, ya que describió acciones inequívocas en el ámbito de vulneración sexual de una menor, que encuadran en el tipo penal de abuso sexual impropio y violación impropia, los que acontecieron en más de una oportunidad en el domicilio de la comuna de Peumo, y que por ello, tal relato no puede ser atribuido a una situación no vivida o inventada como lo planteó el abogado defensor en su alegato final al señalar que el relato de la niña no era creíble”.

La sentencia también establece que se valoraron, para esta decisión condenatoria, las pericias sicológicas y físicas realizadas a la niña. Cabe señalar que ésta es la segunda oportunidad en que se realiza un juicio oral contra del violador, ya que tras un recurso de nulidad interpuesto por la defensa, la Corte de Apelaciones de Rancagua, en el mes de octubre, ordenó realizar un nuevo procedimiento.

Finalmente el tribunal condenó al imputado a las penas accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos, y temporal para cargos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad por el lapso de 10 años. Al igual que en la nota anterior de la presente semana, El Rancagüino se reserva el nombre del condenado para proteger la identidad de la afectada.

Deja un comentario