Universidad Regional: La propuesta de unos pocos

JUAN NUÑEZ
PRESIDENTE REGIONAL – PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

 

 

Nuestra región vio frustrada la formación profesional de sus estudiantes después del Golpe de Estado, cuando cerraron las sedes de Rancagua y San Fernando de la Universidad Técnica del Estado. Desde entonces, hemos presenciado el fracaso de diversos proyectos académicos, estatales y privados, muchos de ellos respondiendo a las lógicas del mercado y a las decisiones de unos pocos.
Cuando tuvimos la oportunidad de construir un proyecto de Universidad Regional Estatal, y en un contexto de reformas al sistema de educación superior, las luchas electorales redujeron un proyecto académico tan importante a una discusión fundamentada únicamente a la ubicación territorial de esta institución.
Los comunistas propusimos una universidad que rompiera con los cimientos neoliberales de los planteles universitarios: de excelencia académica y de alta calidad en investigación para el desarrollo de la región y el país; multidisciplinaria para la formación integral del futuro profesional, el desarrollo de la investigación y el conocimiento; con aportes basales permanente desde Estado; con políticas de inclusión y abierta a la comunidad; pluralista y democrática, garantizando la participación triestamental de académicos, estudiantes y funcionarios, con cuerpos normativos distintos al ejecutivo. Esos principios tan fundamentales son los que contenía también la propuesta que se presentó a la Presidenta Michelle Bachelet, que en una primera etapa contó con la participación de la comunidad, organizaciones sociales y actores diversos de la región.
Sin embargo, con el solo trabajo de elaboración de los estatutos de esta institución, ya presentados a la Ministra de Educación, podemos constatar que todo se realiza entre expertos y donde la voz de la ciudadanía ha sido mínima, con insuficientes medidas de convocatoria desde las autoridades académicas, las que impidieron garantizar una participación efectiva.
Por la prensa nos enteramos que la propuesta de Senado Universitario que emanó desde la Comisión Ejecutiva no tuvo eco y las propuestas de participación para la comunidad universitaria no garantizan la democracia plena, uno de los temas a revertir dentro del mismo sistema universitario chileno. Es decir, en vez de avanzar en sintonía a las demandas emanadas desde el movimiento social, se retrocede en respuesta a las medidas que se plantean unos pocos.
Un proceso muy distinto se ha dado en la Región de Aysén, con un trabajo participativo y transparente, en conjunto con la ciudadanía, actores sociales y la Comisión Ejecutiva convocada en la primera etapa y que prosiguió su actuar en la concreción del proyecto. Saludamos a la Rectora de la Universidad de Aysén, Profesora Roxana Pey, quien ha dado muestras que democracia y academia pueden conjugarse sin conflicto.
Relevamos en la propuesta de Aysén el Senado Universitario y un Consejo Social, este último como órgano colegiado de la institución y constituido de manera transitoria hasta la promulgación de los estatutos. También destacamos el inicio de sus actividades académicas para el conjunto de la comunidad de Aysén, la permanente información en su página Web y la transparencia en la convocatoria a concursos públicos.
De los anuncios realizados por la Universidad de la Región de O´Higgins, sabemos que se ha considerado la creación de Institutos Multidisciplinarios para la formación académica, señalados en la propuesta de Comisión Ejecutiva y que también planteamos como partido en los distintos espacios de discusión generados desde la misma Comisión.
Esperamos que los distintos estamentos que formen parte de esta universidad, logren generar cambios sustantivos para la democracia plena y la generación del pensamiento crítico para el desarrollo de una sociedad más justa.

Deja un comentario