EDITORIAL: Cambio de horario

1
Por: Luis Fernando González – Sub Director

Controvertido fue la decisión del año pasado de que el país mantuviese todo el año el mismo horario, diversas críticas tuvo la medida desde diversos sectores; los niños ingresando a clases aún oscuro y las dificultades del agro para realizar sus tareas por la no existencia de luz en horas de la mañana fueron parte de los inconvenientes. “Como Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) destacamos que el Gobierno haya actuado con sensatez al reponer el horario de invierno, dado que su eliminación durante el año pasado impactó en la competitividad y productividad de nuestro sector, significando la pérdida de períodos efectivos de trabajo en la agricultura en torno al 8%-10%. De esta manera, la falta de luz afectó directamente la operatividad, eficiencia y costos de los procesos productivos”, señalaban los agricultores por medio de un comunicado de prensa

Este año el gobierno da marcha atrás, el decreto del año pasado duraba hasta 2017,  y tendremos horario de invierno que comenzará a regir a partir del próximo 14 de mayo. El nuevo horario duraría 91 días, que coincide con las semanas de mayor oscuridad durante el invierno, y duraría dos años, es decir, hasta 2018.

El problema es la falta de una política de largo plazo, más allá de la voluntad de un gobierno. Es una decisión que afecta al conjunto de la sociedad y no debe ser tomada solo por el ministerio de Energía, no es un tema que solo pueda medirse por ahorro energético sino que también deben considerarse varias variables sociales. Sí fuese solo por números tal vez Chile no debería tener horario de invierno, según consigna la revista Que Pasa, en 2015 el consumo energético doméstico habría disminuido en un 1% respecto del año anterior, equivalente al consumo anual de 43.000 hogares o un ahorro de 16 millones de dólares  Además, los delitos cometidos entre las 18.00 y las 21 horas, habían disminuido en un 2,4%, según información entregada por carabineros. Sin embargo hubo un incremento del ausentismo escolar durante los meses de invierno -en junio aumentó de 16,5% en 2014 a 18,9% en 2015, esto sin considerar porque no han sido medidas, las incomodidades que comenzar a trabajar sin luz de día significan. El horario es un tema de estado y debería ser enfrentado como tal, y no quedar al arbitrio solo del ministerio de Energía.

 

 

Deja un comentario