Hondo pesar en la comunidad del liceo Óscar Castro:  Hoy es la despedida del destacado deportista Sergio Fuentes Parraguez

CÁNCER 1
  • El joven fue conocido voleivolista, capitán de la selección sub 16 de Rancagua, además jugó por el colegio Moisés Mussa, Villa María, Liceo Óscar Castro, Club Teniente, entre otros, pero un cáncer linfático atacó su salud y quiso que otro fuera su destino.

  • Sus funerales se realizarán hoy, a las 15:00 horas, en dependencias del Liceo Óscar Cástro, para luego trasladar sus restos hasta el Parque el Sendero, en la capital regional.

Gisella Abarca
Fotos Nico Carrasco

Durante un año jugó el partido de su vida contra un cáncer linfático; sin embargo, la enfermedad le ganó la pelea a Sergio Fuentes Parraguez, joven de 18 años que falleció este martes a las 17:30 horas, en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, luego que la enfermedad con la que luchó durante un año le ganara la batalla, por lo que este miércoles sus restos fueron trasladados hasta el gimnasio del  Liceo Óscar Castro hasta donde la comunidad estudiantil, amigos, familiares, conocidos y autoridades se han acercado para despedir al joven con carita de ángel.

El Pelón, como le decían sus más cercanos y amigos, fue un deportista destacado en el vóleibol, pues en sus 18 años de trayectoria, con su equipo fue campeón en el campeonato nacional escolar sub 14, representó a Chile en Bogotá, Colombia; fue capitán de la selección sub 16 de Rancagua, jugó por el Moisés Mussa, Villa María, Liceo Óscar Castro, Club Teniente, entre otros. En el 2011 jugó reforzando al Instituto O’Higgins.

 

UN JOVEN QUE DIO LA PELEA A LA ENFERMEDAD

Hijo del actual director de Sercotec, Sergio Fuentes y Fernanda Parraguez, fue un joven con ideales y sueños, que con la llegada del cáncer linfático se truncaron; no obstante, dio la pelea hasta el final, pues  en diciembre del 2015 egresó de Enseñanza Media de su querido liceo Óscar Castro oportunidad en la que recibió el premio al esfuerzo, y dio su discurso final emocionando a todos los asistentes pues destacó el valor que tiene la familia, el aprovechar los tiempos con la gente que se ama y disfrutar al máximo cada instante de la vida.

Así lo recordó la directora del Liceo Óscar Castro, Silvia Pozas “El fue un líder innato, una persona maravillosa, que nos enseñó valores, a luchar por lo que uno quiere, porque siempre luchó frente a este terrible enfermedad, él quería vivir y lo dio todo, pero la enfermedad pudo más. Estamos de duelo. La comunidad está con una herida abierta, por perder a una gran persona, un gran deportista, amado por toda la comunidad educativa, pues nos enseñó tantas cosas aparte de su amor por el deporte, nos enseñó el amor a la vida, el estar juntos, el ser solidarios, el preocuparse todos los días por aquel que nadie se preocupa, era una persona maravillosa, muy generoso, de esos niños que poco se encuentran en la vida”. Pozas aún con los ojos húmedos agregó “El tiempo nos enseñará a vivir con este dolor y a recordarlo con todas sus virtudes”.

El joven, hermano de Camila de 26 años y Tomás de 13 años, encendió la luz de la esperanza y de los milagros cada vez que era dado de alta, indicando que todo iba bien, hasta hace un mes tiempo en que tuvo una crisis de la que nunca más se volvió a recuperar. En este difícil tiempo, uno de sus pilares fundamentales y que lo tuvieron conectado a la tierra fue su polola y compañera de curso Francisca Morales quien estuvo siempre a su lado, un cariño incondicional que pudo unir su lazo de amor hasta la eternidad, pues el día en que el sacerdote le dio el sacramento de la Unción de los Enfermos, se casaron simbólicamente, cumpliendo así uno de los sueño de Pelón. En este acto de amor, fueron testigos el Jefe de la UCI y sus padres.

El voleibol pierde a su gran capitán, dejando un profundo dolor en su madre Fernanda, su padre Sergio, sus hermanos Camila y el pequeño Tomy, además de su familia, amigos, compañeros. Desde este medio de comunicación, nos unimos al dolor en esta irreparable pérdida de un joven que fue un aporte al deporte de nuestra región y que muchas veces llenó páginas de nuestro diario con sus buenas noticias.

Profesor Jefe del 4°H del Liceo Óscar Castro, Juan Francisco Martínez:

“Sergio fue un alumno muy destacado”

 Luego de la irreparable pérdida del destacado deportista, el profesor jefe del 4°H del Liceo Óscar Castro, Juan Francisco Martínez  sostuvo que Sergio era “un excelente deportista, responsable, muy amigo de sus amigos, preocupado, alegre y muy optimista, porque a pesar de su enfermedad, siempre trató de salir adelante,  que nunca le conocí dobleces, siempre fue optimista, un joven feliz”.

El profesor jefe expuso que Sergio fue “Un alumno muy destacado, un alumno intachable, que con sus dolores y sus ausencias en la sala de clases, estaba preocupado, se conseguía las materias, hacía los trabajos, siempre preocupado de su educación y así el diciembre se licenció y luego de la licenciatura fuimos a la gira de estudios a Pucón, donde compartió con el curso y lo pasamos muy bien”.

Con tristeza el profesor recordó cuando su alumno le contó que algo raro le estaba pasando “como alumno el año pasado se acercó a mí y me confesó un dolor que sentía en el costado que lo tenía muy inquieto, y resulta que ese dolor era el principio del cáncer, de tal manera que Sergio comenzó a ver especialistas, sus padres lo llevaron a Santiago para su tratamiento. Ese momento, cuando supimos de su enfermedad fue muy triste”.

Compañero de curso, de trabajo y amigo de Sergio, Diego Flores:

“(Sergio) Ahora me diría que tenga ánimos, que está bien y que siempre nos va a acompañar en todas”

El compañero de curso, de trabajo y amigo de Sergio, Diego Flores, aún no se conforma de la pérdida de su amigo expresando “Como amigo, el Pelón era muy especial, una persona muy cercana y no podía ver a nadie mal, o triste, él altiro se acercaba y aunque no lo conociera le decía algunas palabras. Ahora me diría que tenga ánimos, que está bien y que siempre nos va a acompañar en todas. Era mi partner, amigo de carrete, de trabajo, compañero de curso, pucha que voy a extrañar al Pelón”.

Y es que Diego, además de la sala de clases, compartía con Sergio en el Club Ansco donde trabajaban como garzón.

Agregó “Cuando supe que tenía cáncer sentí una pena muy grande, porque no todos salen de ésta y un día podía estar muy bien y otro muy mal. Lo fui a ver muy seguido al hospital, y ya lo extraño mucho, era mi amigo”.

Deja un comentario