En la comuna de Nancagua:  Parroquia San José de Cunaco abrió sus puertas a la comunidad

4
  • Con una comunidad que se volcó a la fiesta del pueblo, este viernes se bendijo, dedicó y se consagró el templo a San José.

Gisella Abarca- Fotos Héctor Vargas

 

“Por las puertas del Señor con acción de gracias, por sus atrios con himnos” con estas palabras de Monseñor Alejandro Goic y mientras el párroco de San José de Cunaco, sacerdote Fernando Miqueles junto a la religiosa encargada del templo, la hermana Elisa Feranández introducían la llave en la cerradura de las puertas del templo, la  parroquia consagrada a San José, después de seis años, volvió a abrir sus puertas a la comunidad.

“Gracias a las autoridades que pusieron sus sabiduría y sus capacidades profesionales para el desarrollo de este magnífico templo, Dios sea bendito por todos y por aquellos del poder Ejecutivo y Legislativo anterior y del actual, que comprendieron que los templos son parte de un patrimonio cultural, artístico, religioso, espiritual de nuestro pueblo”, sostuvo Monseñor Alejandro Goic en su homilía en el interior del templo que cerca del medio día recibió a la comunidad de Cunaco para su dedicación.

Agregó “La Iglesia no hubiera podido, ni en 50 años reconstruir los templos, no tiene los recursos, pero las autoridades y el parlamento de los últimos tiempos, comprendieron que el alma de Chile requiere de estos espacios, por eso gracias a todos, al Consejo Regional anterior y al actual que con su autoridad aprobaron los presupuestos para esta obra magnífica”, sostuvo el prelado.

CUNACO ESTUVO DE FIESTA

No obstante, la fiesta del pueblo comenzó cerca de las 11:00 horas, en el frontis del templo parroquial,  lugar en que se dieron cita autoridades regionales y comunales, sacerdotes del decanato de Cardenal Caro, religiosas y centenares de vecinos de Cunaco que no quisieron estar ausente en este importante acontecimiento para el pueblo.

Uno de los apoyos claves en la reposición del templo San José, fue el alcalde de Nancagua, Willson Duarte, quien en la cita sostuvo “luego de los lamentables hechos del 27 de febrero, han pasado más de seis años en que en oportunidades la desesperanza embargó a la gente de Cunaco, el temor a que su templo se mantuviera en ruinas estuvo presente, pero la comunidad religiosa se mantuvo estoica pidiendo que el altísimo se acordara de ellos y que sobre los hombros de quienes tienen las decisiones en nuestra región pudiese bendecirles para que con sabiduría destinaran recursos para reconstruir esta hermosa obra. Saber que hemos sido parte mínimamente de este gran esfuerzo nos llena de orgullo”.

En tanto, la Intendenta suplente Teresa Núñez, expuso “han transcurrido seis años del terremoto que significó tanta tragedia para tantas familias; pero hoy estamos contentos, porque la reposición  de esta parroquia viene a reparar en parte el alma de la comunidad de Cunaco. Hoy hacemos un alto en el camino para realizar la entrega a nuestros vecinos y a toda la comunidad católica de Cunaco de este hermoso templo que será para todos un lugar de comunión, de encuentro y reflexión”, apuntó alabando la majestuosidad del espacio de devoción.

UN TEMPLO QUE NUEVAMENTE SE PUSO DE PIE

Hace seis años que Cunaco no contaba con templo parroquial, luego que el 27 de febrero del 2010 se derrumbara su histórico templo parroquial San José, cuando el terremoto azotó con fuerza la zona centro sur del país y la dejara inutilizable.

Y es que el fuerte remezón de esa madrugada, sumado que la parroquia se encontraba construida en una zona con gran cantidad de aguas subterráneas, implicó quiebres en los suelos y desniveles de la edificación, lo que hizo que la cubierta del recinto se derrumbara; además, tanto vigas y cadenas se separaron estructuralmente de los muros, quedando la estructura de arcos y muros en pie pero con peligro de derrumbe, por lo que era prioritario demolerlo, haciéndose necesario la construcción de un templo nuevo con fundaciones adecuadas al suelo en el cual sería instalado.

Desde esa fecha, la localidad de la comuna de Nancagua, tuvo que organizarse en primera instancia en el patio del recinto, luego en una escuela local y finalmente se improvisó una carpa de emergencia a un costado del devastado templo que se construyó en el marco de la campaña “Capillas de Emergencia: Reconstruyamos Chile con Cristo” que realizó la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS) para apoyar a las comunidades católicas que perdieron sus templos. Así, los fieles tuvieron que adaptarse en un reducido sitio, por lo que la reconstrucción del templo perteneciente al decanato de Cardenal Caro cada día que pasaba, se hacía indispensable.

No obstante, la comunidad no bajó los brazos y domingo a domingo realizaban beneficios en pro del templo parroquial y es que la comunidad tenía clara su tarea y era realizar un aporte al templo San José  costeando los actuales vitrales del altar, la cruz del campanil, la imagen de Santa Teresa de los Andes que se ubicará en un corredor lateral y los relieves para el altar, el ambón y la pila bautismal.

Así, bien lo graficó en sus palabras el coordinador de la parroquia San José de Cunaco, Arturo León   “Cómo no recordar aquel 27 de febrero cuando vimos destruido nuestro templo, cuántos tal vez nos dijimos, ¿podremos reconstruir uno nuevo?. Durante un año supimos lo que era andar como peregrinos, estuvimos en la escuela, luego en el patio y como un regalo del Señor, la Institución de la Iglesia que Sufre nos donó la carpa capilla donde hasta ahora hemos celebrado las eucaristías. El Señor se encargó de ir hallando el camino y se postuló a proyectos, y hoy el templo es entregado a la comunidad. Aquí recuerdo lo que dijo el ángel en la anunciación, ‘para Dios nada es imposible’”, subrayó demostrando el gozo de su alama en una sonrisa.

En ese entonces, más de tres años debió esperar la comunidad para contar con los recursos necesarios para poder iniciar el proceso de restauración de la parroquia San José de Cunaco, hasta que el Gobierno Regional vía Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) aprobó por unanimidad los $463.897.000 que se requerían para comenzar con la reparación de la iglesia, que además es considerada un patrimonio para la población.

Aquí el párroco de San José de Cunaco, sacerdote Fernando Miqueles agradeció a cada una de las personas que hicieron posible contar nuevamente con el templo dedicado a San José “Nuestra gratitud a  Wladimir Román quien en su función de Seremi de Vivienda nos abrió puertas y después como Intendente y junto a los miembros del Consejo Regional aprobaron nuestro proyecto, gracias a la municipalidad de Nancagua en su alcalde Wilson Duarte que dejó todo su esfuerzo por conseguir que Cunaco contara con un templo digno donde celebrar nuestra fe, gratitud al arquitecto Leonardo Rojas quien hizo el diseño arquitectónico del templo, a la comunidad de Cunaco, a la escultora Graciela Albridi, gracias a tanta gente que nos ayudó a llegar a nuestro objetivo, pero sobre todo gracias a la hermana  Elisa Feranández”.

Cabe destacar que el templo que se consagró, recuerda con gran fidelidad el templo construido anteriormente, pues resguarda las fachadas con sus columnas y las figuras que recorren en el acceso, la envolvente mantiene su forma en ventana y demás hornamentos, explicó el arquitecto Diego Lira, quien agregó que “Se conservaron también las proporciones y la forma de las cubiertas, el campanario es apenas un poco más alto que el original, todo esto, con el fin de no alterar la imagen característica que forma parte del valor que el templo tiene”, sostuvo.

Agregó que también fue posible entregar algunas pequeñas mejoras que el programa de reconstrucción permitió “quizás la más importante fue el aumento de la capacidad del templo, la que se amplió de 290 personas a 350, debido a la liberación de espacio en la nave central, eliminando las arcadas al interior y llevándolas hacia los costados”, con esto -explicó- con esto se logró generar dos corredores laterales, además del atrio de 400 metros cuadrados.

Deja un comentario