SAG premió a los ganadores del concurso de fotografía silvestre

  • El servicio, en su constante búsqueda de educar y empoderar a la población para que sean ellos los encargados de cuidar la vida silvestre, realizó este inédito concurso que tuvo una buena participación.

Felipe Alvear Silva- Fotos: Marco Lara Silva

 

Con el eslogan de “educar para cuidar la vida silvestre”, el Servicio Agro Ganadero (SAG) de la Región de O’Higgins se encuentra realizando una serie de actividades que tienen como fin motivar a la comunidad para que conozcan, cuiden y respeten la biodiversidad de nuestra rica zona. En medio de este trabajo, la Dirección Regional realizó el Primer Concurso de Fotografía de Vida Silvestre, un exitoso trabajo que atrajo a varios amantes de la fotografía y la vida silvestre.

“Hay hitos en nuestro trabajo, y la serie de decisiones que hemos tomado en el SAG son para optimizar los pocos recursos con los que contamos. Tuvimos una convocatoria excelente, con 20 participantes. Esto nos ayuda para seguir trabajando en que la gente se empodere, y conserve y cuide. Están todos invitados para los próximos eventos”, indicó el director del SAG O’Higgins, Rodrigo Sotomayor, que añadió lo importante para el servicio fiscalizador que es que los “amigos del SAG” puedan ser inspectores de los transgresores de la Ley de Caza.

El exitoso concurso realizado por el SAG, liderado por la encargada de Recursos Naturales, Paula Silva, y por el encargado de Vida Silvestre, Diego Ramírez, tuvo durante la jornada del pasado martes su premiación. En la oportunidad, se destacó el trabajo de Cristian Flores Jorquera (primer lugar), Felipe Cabello Guiñez (segundo lugar), Diego Reyes Arellano (tercer lugar) y la mención honrosa de Felipe Molina.

La fotografía ganadora “Destierro”, muestra un ejemplar de pequén, ave nocturna -de las menos nocturnas que hay-, en momentos que estaba en los cerros del Cordón Cantillana, en la comuna de Graneros. Cristian, ingeniero químico de la planta Nestlé, es un fotógrafo aficionado desde hace aproximadamente seis años, mismo tiempo que es un seguidor de la vida silvestre. “Me he especializado con las aves, estudio el comportamiento, el cómo acercarme”, señaló el ganador.

El segundo lugar, “Abrazo de tricahues”, de Felipe Cabello, retrata dos hermosos loros tricahues jugando en una pradera de Chacayes. Su autor señala que habitualmente hace ecoturismo, y que trabaja en la interacción natural de los niños con la naturaleza. “Estoy muy contento de este tipo de actividades; espero que sea un puntapié en cuanto a rescate de la naturaleza”, indicó Felipe.

El tercer lugar, obtenido por Diego Reyes con su “Predador de la Roblería”, muestra a un ejemplar endémico de esta zona del mundo, un gruñidor de valeria, justo en el momento de caza; lamentablemente Diego no pudo estar en la ceremonia de premiación, ya que se rompió los meniscos haciendo su pasión, el ecoturismo. La mención honrosa fue para “La mirada del cazador”, de Felipe Molina, que muestra un ejemplar de este veloz y ágil rapaz (halcón peregrino), justo en los momentos que se prepara para la caza; respecto a ello, su autor indicó que “habitualmente viaja por toda la región”, y a este halcón peregrino lo encontró en Millahue.

Related posts

Top