El inicio de la era Pizzi

Reemplazando al entrenador más exitoso de Sudamérica, sin partidos amistosos con sus nuevos dirigidos, siendo la primera vez que está a cargo de un seleccionado nacional y con muy pocos entrenamientos antes de enfrentar a un seleccionado finalista del Mundial como es Argentina, se presenta Juan Antonio Pizzi a dirigir su primer partido a cargo de Chile.
Existe incertidumbre, incluso con algunos dejos de desconfianza. Si lo comparamos con lo ocurrido luego de la renuncia de Marcelo Bielsa, también con un exitoso proceso y con la base de la actual selección, Claudio Borghi quedó al mando, aunque con un distinto modelo de juego y resultados, los que hicieron que fuese destituido de su cargo rápidamente.
¿Qué pasará ahora? Es la inquietud que está instalada en el mundo futbolero. Antecedentes que sustentan estas dudas sobran, como el hecho de que no haya habido preparación alguna para estos dos importantes partidos clasificatorios, pensando en que los jugadores deberán adaptarse de manera casi instantánea a un nuevo liderazgo y modelo de juego; que la cabeza de los futbolistas es distinta después de tanto exitismo; y que tenemos para el partido contra Argentina suspendidas a piezas tan importantes como Valdivia, Vidal y Vargas.
De esta manera, Pizzi no la tiene para nada fácil y seguiremos por ahora apelando al aguante y calidad de un grupo cada vez más reducido de jugadores, ya que el recambio no se ve por ningún lado para poder mantener la ilusión de obtener uno de los cupos para la Copa del Mundo Rusia 2018. Algo que sin duda es más difícil de lograr que para el último mundial, porque Brasil por ser anfitrión no luchó por uno de esos cupos clasificatorios.

 

 

George Biehl, académico Facultad Ciencias de la Actividad Física, Universidad San Sebastián

Deja un comentario