EDITORIAL: Permisos de circulación

Queda poco tiempo para cumplir con la obligación legal de cancelar los respectivos permisos de circulación para todos los vehículos motorizados.
Muchos automovilistas asimilan este impuesto a la calidad de los caminos y calles por los que transitan y pese a que la constitución garantiza a todos los chilenos el derecho a desplazarse libremente por todo el territorio nacional, entienden que igual hay que pagar algo por la mantención de las vías. Sin embargo en la realidad el impuesto se paga en los respectivos municipios quienes no tienen dentro de sus funciones dichas mantenciones y construcciones.
Los municipios si tienen que ver en lo que se refiere al sentido del tránsito, las ubicaciones y mantenciones de semáforos , y a los estacionamientos .
Cada vez más los ciudadanos se sienten empoderados y hacen valer sus derechos cuando pueden y es por esto que en muchos casos se opta por “Castigar” al municipio en donde se reside, cancelando su permiso de circulación en otra municipalidad que le parece más amable.
Al impuesto a la circulación se le agrega el impuesto a los combustibles que hace crecer considerablemente el valor real que tienen éstos.
Todo esto en marzo cuando luego de las vacaciones caen sobre la clase media automovilista el peso de los pagos de la educación.
El sueño de la clase media de tener su propio automóvil se encarece considerablemente y causa finalmente mucha frustración. Es por esto que los automovilistas esperan contar con calles limpias sin tacos y con señalizaciones visibles. Esperan diseños inteligentes de transito vial con la posibilidad de estacionamientos seguros e iluminación nocturna que permita el transito seguro. Muchos municipios así lo han entendido y se esfuerzan por atender bien a sus contribuyentes , otros no tanto y por eso es que los automovilistas cada vez más se están empoderando hasta que llegue el día en que se organicen y negocien unidos sus patentes con el municipio que ofrezca más .

 

 

Alejandro González Pino
Director

1 comments

Creo que la mayoría de los rancagüinos, pago los permisos de circulación, los cuales de alguna manera financian obras que perjudican a los vecinos rancagüinos, que depositan estos impuestos en las cajas de la Municipalidad de Rancagua, estos vecinos se encuentran con calles angostas, sin bolsones de estacionamientos y últimamente con la importación de calles de uso mixto, crecimiento inorgánico de estacionamientos de vehículos en sitios eriazos, que son una aberración, el Señor Alcalde y el honorable Consejo Municipal, tiene la facultad legal de molestar a los vecinos de Rancagua, permitiendo construcciones, que deterioran el flujo normal de los vehículos, en las calles Cuevas, Mujica, O”Carrol, Campos, Astorga, San Martin , Brasil, Santa María y el monumento a la congestión vehicular que es la Alameda por ambos costados, luciendo el frontis del terminal O”Higgins. Rancagua, se merecen autoridades comunales modernas, con conocimiento de urbanismo, para tratar de realizar una nueva planificación territorial dentro de Rancagua, la actual planificación y la modificación al plan regulador en tramite, no apunta en ese sentido y es seguro que aumentara el deterioro de la calidad de vida de los Rancaguinos. La Modificación N° 20 al Plan Regulador Comunal, debiera detenerse y modificar la modificación al plan regulador al igual que la reforma a la reforma tributaria.

Deja un comentario