Don Giovanni: La mejor de todas las óperas llega este fin de semana al Teatro Regional

5-

Los especialistas en el género han caído rendidos a los pies de este drama jocoso, cuya música fue compuesta por Mozart. Ahora, el libreto de Lorenzo da Ponte es adaptado para el recinto local por el trasandino Marcelo Lombardero. El director de escena propone un protagonista libertino, inspirado en el escándalo sexual de Dominique Strauss-Kahn

Marcela Catalán

“Cuando se trata de elegir la mejor ópera, Don Giovanni es lejos la que más veces ocupa el primer lugar. Yo no vacilo en que es la número uno”, aseguraba en noviembre pasado el crítico Mario Córdova, cuando el Teatro Regional anunciaba que su escenario se vestiría de gala para representar el citado montaje. Un drama jocoso con música compuesta por Mozart, contando con el libreto de Lorenzo da Ponte en una laureada e histórica colaboración, que hasta hoy es aplaudida por la crítica.

La obra ha sido vista como una reelaboración del tópico literario del Don Juan, conteniendo y suscitando también una serie de reflexiones filosóficas. Este fin de semana llega al aludido espacio de Rancagua, con presentaciones agendadas para este 1, 2 y 4 de abril, a las 19 horas.

Aquello ocurrirá con una versión planteada por el director de escena Marcelo Lombardero, cuya propuesta ya obtuvo el Premio de la Asociación de Cronistas de Espectáculo de Argentina. En tanto, su compatriota Marcelo Birman conducirá a la Orquesta Sinfónica NuevoMundo. Dichos músicos ejecutarán instrumentos de la época del genio austriaco, convirtiéndose ésta en la primera vez que el montaje resuena así en suelo nacional.

En cuanto al elenco de cantantes, éste tiene al barítono Patricio Sabaté en el rol protagónico de Don Giovanni; la soprano Patricia Cifuentes como Doña Anna; Ricardo Seguel en el papel de Leporello; Alexis Exequiel Sánchez como Don Ottavio; Sergio Gallardo en el rol del Comendatore; Marcela González encarnando a Zerlina; Catalina Bertucci haciendo de Doña Elvira; y Javier Weibel como Masetto.

RESONANCIA EN EL TIEMPO

A modo general, se puede aseverar que Don Giovanni trata de un hombre que gusta demasiado de las mujeres, configurándose así una obra “que se debate entre la tragedia y la comedia en forma permanente”, ha dicho el crítico Mario Córdova.

Varias de sus partes resuenan en el inconsciente colectivo del público. De acuerdo con Marcelo Birman, así es como se ha transformado en un monumento cultural “que entraña lo mejor de Mozart, en confluencia con un gran libretista como Lorenzo da Ponte”. En sus palabras, esa colaboración “revive el mito del Don Juan Tenorio, El burlador de Sevilla, que viene desde el Renacimiento y ha tenido muchas versiones. Pero ésta es la cima del género, de la ópera buffa o del drama jocoso, porque existían distintas estéticas para hacer el burlador”, revela.

“El cristianismo tuvo mucho que ver con el burlador cínico, deplorable, y en el sentido de ventajero y ruin. Hoy conviven las dos sensaciones, como también lo cómico y lo trágico”, agrega. A juicio de quien conducirá a la Orquesta NuevoMundo en Rancagua, el genio austriaco “enlaza exquisitamente” ambos elementos. “A momentos, su música es tan patética o melancólica que se debe a la etapa de vida (que atravesaba Mozart). Había fallecido su padre hacía unos años, por lo que es conmovedor. Por eso Don Giovanni es tan actual. Todo el público queda siempre prendido, incluso los adolescentes”, vaticina.

Marcelo Vidal, director general del Teatro Regional, entrega otras claves para comprender la trascendencia de esta obra. “Sus elementos y contenido han nutrido a muchas óperas”, argumenta el también guitarrista, quien añade que su compositor creó “nuevas formas musicales, en que el coro y los solistas son usados de otra manera”. Además, asegura que el protagonista “es un persona terrenal”, dejando de ser concebido como un dios. En su opinión, se está ante una “inspiración” para este género.

Por su parte, Marcelo Lombardero, director de escena del Don Giovanni que llega a Rancagua, esgrime que ésta “es una de esas piezas de arte que trasciende al propio arte”.

De acuerdo con el regisseur, este Don Juan “es una construcción aparecida poco antes de la Revolución Francesa y que, gracias a la profundidad de la música de Mozart, plantea la idea de un espíritu libre. De un hombre que, más allá de las ataduras sociales o religiosas, decide enfrentarse a su destino. Eso, dicho en un momento donde el mundo cambia, produjo una fuerte influencia. Filósofos como Kierkegaard o el Fausto de Goethe, hubiesen sido imposibles sin su Don Juan, en el sentido de la búsqueda del nuevo hombre, ya no súbdito, sino que con libre albedrío. Hay muchas versiones del Don Juan, pero ninguna adquiere esta profundidad. Mozart le dio una dimensión trágica en medio de la comedia”, destaca.

INSPIRADO EN EL ESCÁNDALO STRAUSS-KAHN

El elenco a ver en Rancagua es dirigido por el trasandino Marcelo Lombardero, en palabras de Vidal, “el puestista de Latinoamérica más premiado”. A su juicio, el regisseur acostumbra situar sus personajes en la actualidad y en la realidad cultural imperante. Una cualidad que también aplica en el montaje a observar este fin de semana.

Sobre la versión que el público podrá apreciar, el director general del Teatro Regional adelanta que se presenta a un hombre que busca seducir de manera violenta y “a través del consumismo”.

“La atracción mediante los celulares o el mundo virtual, todos esos elementos se encuentran acá. Aparte de consumir, este Don Giovanni pasa a ser un producto más de este consumidor compulsivo. Es un alcohólico, drogadicto y mujeriego. Las tiene todas y lleva su vida al límite”, observa. En su opinión, la propuesta está muy apegada a la realidad de hoy, con un protagonista que “podría ser encontrado en las calles del Paseo Independencia, Ahumada o en cualquier lugar del planeta”, predice.

Por su lado, Lombardero explica que no pretende dar un giro a la versión original, sino que la despoja de la herencia del romanticismo. Por eso recalca que no lleva a las tablas a un hombre seductor, sino que a un libertino. “El segundo título de esta ópera es el dissoluto punito. O sea, el degenerado castigado, que tiene una vida disipada y es castigado”, argumenta. En esa línea, sostiene que plantean un sentido nuevo. “Eso forma parte de mi tarea, el resignificar el texto de Don Juan. Pero para traerlo aquí, debo contar la historia de una manera inteligible. Aunque no estoy dándole un vuelco, lo único que digo es que este Don Juan no se va al infierno, sino que lo lleva dentro”, se ríe Lombardero.

De acuerdo con el regisseur, el montaje y el rol central que configuró, están inspirados en el escándalo del ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI), también otrora aspirante a candidato presidencial en Francia, Dominique Strauss-Kahn. El socialista fue acusado de agresión sexual por una empleada de un hotel de Nueva York, 30 años más joven, aparte de ser investigado por proxenetismo agravado, por participar de grandes orgías sexuales con prostitutas. Y mientras él argumentaba haber necesitado de “sesiones de recreación”, ellas evocaron “escenas bestiales” y “contra natura”. Finalmente fue absuelto, pese a comprobarse su apetito sexual.

“Don Juan cree tener el derecho de poseer a una campesina y la quiere forzar. Y aunque ella se resiste, él se siente con el derecho porque tiene el poder. Aquel episodio de Dominique Strauss-Kahn me retrotrajo al final del primer acto y así empecé a pensar en esta producción, alrededor de una figura como ésa”, recuerda.

Por su lado, los protagonistas dan cuenta de las complejidades de encarnar los roles centrales. Patricio Sabaté es el encargado de dar vida al Don Giovanni inspirado por el otrora político francés. Pero ésta no es su primera vez en dicho papel. Antes personificó al hombre ideado por Lorenzo da Ponte, sin embargo, a la usanza de un vampiro.

“Si estudias un poco el personaje, podía estar dentro de la psicología del vampirismo. Ahora no, el que plantea Marcelo Lombardero está acorde a los tiempos. Más que un conquistador, un galán con las mujeres, las quiere poseer. Él quiere consumirlas y paga por ellas. En toda la ópera, no conquista a nadie. A Doña Anna no la conquista, la viola. Y a Zerlina le ofrece dinero. Compra todo lo que necesita, tiene poder y es más vicioso que cualquier ser humano”, dice el barítono sobre el sujeto que debe llevar a las tablas.

“Lo más difícil es la cantidad de música a cantar en el escenario. Prácticamente son tres horas y algo. Hay una pausa en que se puede respirar, ir al camarín, tomar un poco de agua con azúcar y seguir”, bromea. “Desde el punto de vista de la construcción del rol, da Ponte escribe un libreto a reinterpretar. Durante años se ha hecho la misma ópera. Marcelo Lombardero la resignifica con su puesta en escena, por lo que lo más complejo es adaptar tu papel a lo que él quiere y delinearlo de esa forma”, comenta Sabaté.

Patricia Cifuentes se vestirá de Doña Anna, una de las féminas que es víctima del libertinaje del protagonista. Según cuenta, “ella pasa por una situación emocional demasiado fuerte”, como es una violación y la posterior muerte de un ser querido. “Lo único que desea es vengarse. Sin embargo, hay una dualidad en ella. Don Giovanni le atrae, pero debe reprimir todos esos sentimientos. Por lo tanto, le genera un conflicto interno de mucha fuerza y está que explota por dentro. No es un rol fácil de abordar en lo psicológico. Requiere de mucha actuación, de dentro hacia afuera”, remata.

EJECUCIÓN MUSICAL

El trasandino Marcelo Birman dirige a los primeros músicos que en suelo nacional ejecutarán esta ópera con instrumentos de la época en que fue concebida, el siglo XVIII. “Es primera vez que en Chile se hace Don Giovanni así, de acuerdo a cómo se tocaba originalmente, con esta orquesta conformada por chilenos, argentinos y brasileños. Mozart era muy exquisito en su orquestación e incluye los clarinetes, trompetas, todas réplicas originales. Incluso en una escena famosa que lleva trombones, hay sacabuches, una especie de trombón antiguo”, detalla.

“Daremos una versión que hará confluir una estética de vanguardia, una apuesta exitosa en Buenos Aires”, finaliza Birman.

Deja un comentario