EDITORIAL: Una alerta ambiental sin pena ni gloria

contaminacion

El sábado transcurrió la primera Alerta Ambiental de este año, episodio critico que poco trascendió, seguramente por la gran expectación que causó el partido que sostuvo O´Higgins con la Universidad de Concepción.

Precisamente la declaratoria de este sábado – por lo poco difundida y por haber sido el sábado un día cálido- dejó en evidencia todas las debilidades del Plan de Descontaminación (PDA) de nuestra zona saturada.
Tras la declaración de alerta ambiental comienza a regir la prohibición de utilizar aparatos a leña, sin embargo es muy poco probable que en un día que se registraron 26 grados en Rancagua alguien haya utilizado -por lo menos en el día- la estufa, siendo esta prohibición la única restricción que en la práctica presenta el plan.
Entonces cabe preguntarse si ante un episodio crítico cuando por la condición climática no se prenden las estufas ¿de qué sirve decretar alerta?. Tampoco entendemos porque la restricción al uso de la leña es la única medida que se toma ante un episodio crítico, siendo exactamente las mismas medidas tanto para la Alerta, la Pre y la Emergencia ambiental. ¿De qué sirve tener niveles distintos si las medidas son exactamente las mismas sin importar la gravedad del episodio?
El plan contempla cambios en la normativa de emisión para una serie de fuentes fijas que aún no han sido implementadas, así en lo práctico, ha venido a significar solo la prohibición de la utilización de artefactos a leña. Salvo que se use calefactores certificados por la SEC.
El Plan de Descontaminación (PDA) tampoco contempla emergencias por el material particulado 2,5., uno de los elementos que causa mayores problemas para la salud debido a lo pequeño de sus tamaño y facilidad de penetración en nuestras vías respiratorias. Es posible que se dé que el material particulado menor esta en índices peligrosos, mientras que el PM 10 indique Regular y en este caso no se declare alerta, representando igual problemas de salud para la población.
En este sentido, cabe señalar la actuación tibia que en esta materia ha tenido nuestra Seremi de Salud. En otras regiones ha sido esta cartera, que a través de la declaración de emergencia sanitaria, ha encabezado la toma de drásticas medidas tendientes a combatir la contaminación sin la necesidad de esperar los largos años que significa la creación de un plan de descontaminación que hoy no tenemos para el MP 2,5 y no simplemente repetir las mismas medidas adoptadas para el MP 10.
Recordemos que –por ejemplo- se argumenta el bajo aporte que harían los automóviles a la contaminación, por lo que no se justificaría restricción vehicular, sin embargo esta medición inserta en el marco del PDA vigente, es realizada para el MP 10 partícula más grande para cuyo combate está diseñado el actual plan, no hay o no conocemos, estudios de especificidad que nos permitan afirmar que el aporte de los automóviles es poco significativo para el PM 2,5 más aún cuando la gran mayoría de la literatura internacional al respecto señala a los automóviles como grandes aportantes para la partícula más pequeña. Por algo el plan de descontaminación por PM 2,5 para la región Metropolitana dispone de duras restricciones vehiculares.
Recordemos que fue la Presidenta Bachelet que, en su primer Gobierno, quién declaró la zona saturada y el Plan de Descontaminación para el PM 10 debió esperar largos cuatro años para comenzar a ser implementado, por lo que no hay tiempo para seguir esperando la declaratoria de zona saturada por PM 2,5.

 

 

Luis Fernando González Vallejos.
Sub Director

Deja un comentario