En la región operará el primer Centro de Extensionismo de la Agroindustria del país

– De la mano de Fedefruta y Corfo se dió el vamos al CET, un organismo que permitirá que las Pymes agroindustriales de la zona central, puedan perfeccionar su cadena productiva ¿La clave para lograrlo? Una red de expertos analizará las necesidades de estas empresas y buscará las mejores soluciones en tecnología e innovación existentes en Chile y en el extranjero.

 

 

¿Cómo encuentro mejores tecnologías para racionalizar el agua de riego? ¿Es posible usar energía solar para mi fábrica? ¿Dónde consigo mejor maquinaria para el secado de mis ciruelas? Esta son solo algunas de las preguntas que decenas de empresarios del agro se hacen cada vez que se enfrentan a una necesidad. El problema es que buscar una respuesta o una ayuda para estas problemáticas muchas veces se convierte en un tema engorroso que impide a la empresa seguir creciendo. Y es allí donde entra a jugar un rol principal el extensionismo, un sistema que cataliza los problemas a través de expertos que se encargan de encontrar la solución a cada necesidad del empresario con tal de mejorar los niveles de productividad.
Si bien el extensionismo es una metodología ya replicada en el extranjero, hoy por primera vez será usada en Chile y su estreno se hará en la agroindustria de la mano de dos importante organismos : Corfo y Fedefruta quienes a través del proyecto “Centro de Extensionismo Tecnológico para la Agroindustria de Frutas y Hortalizas”, CET, entregarán mejoras a 140 empresas productoras de alimentos ubicadas entre la Quinta y la Octava región, posicionando el centro de sus operaciones en manos de la sede de Fedefruta en Rancagua.
En detalle, el Centro de Extensionismo Tecnológico, trabajará con productores de pasas en la Región de Valparaiso; hortalizas pre elaboradas en la Región Metropolitana; aceite de oliva aquí en O’Higgins, asi como en el Maule,y el Biobio, sumando en esta última los productos congelados. Mario Marin, gerente de CET Agroindustrial explica cuáles son los argumentos que dieron vida a este proyecto. “ El extensionismo consiste en hacer un trabajo de asesoría que responde a un vacío existente en la empresa y que impide su desarrollo. En primer lugar, con los extensionistas, que son profesionales especialistas en esta área, realizamos un diagnóstico de las empresas con que trabajaremos y descubrimos que habían necesidades múltiples que agrupamos en: gestión de agua en procesos; gestión y eficiencia energética ; gestión de residuos; inocuidad alimentaria; y la evaluación y adecuación de equipamiento para el proceso. En estos ámbitos nuestro centro busca cerrar brechas tecnológicas y productivas, para las Pymes que busquen una respuesta”.
Marin destaca que este proyecto es sumamente atractivo para la Pymes, porque apunta directamente a responder a lo que ellas necesitan “siempre el proceso va a ser de la mano con los empresarios, nosotros vamos a trabajar en base a la demanda y no de la oferta, esa es la gran diferencia respecto de otros proyectos que se formulan y ejecutan que van desde la oferta, nosotros al contrario, lo hacemos desde las necesidades de los empresarios. En base a eso vamos a establecer un plan de trabajo conjunto con ellos donde se establecerán las prioridades de trabajo y una vez que estas estén establecidas, se van a buscar las soluciones y en ese punto cumple un rol muy importante el extensionista, porque él se convertirá en un eslabón que falta en Chile que tiene que ver con acercar las empresas con los centros de investigación donde está el conocimiento, e incluso, con el mecánico que tiene la solución pero que muchas veces el empresario no conoce”.
Para su trabajo el CET ya cuenta con una serie de organismos asociados a lo largo del país que permitirán hacer efectivo el extensionismo, como la Universidad de Talca, UC Davis Chile, Fundación Chile e INIA entre otras, donde los extensionistas o comisionados buscarán las mejores soluciones y si estas no están en Chile se optará por encontrar la innovación necesaria en el extranjero. “Primero el extensionista va a ver si con las capacidades internas podemos solucionar sus problemas, si no las tenemos vamos a salir a buscarlas con los vecinos asociados como las universidades y centros tecnológicos nacionales, y si las soluciones no están en Chile, recién ahí lo buscaremos afuera. Vamos a trabajar aproximadamente con 140 empresas de las cuales 40 tendrán asesoramiento directo el primer año, las otras estarán vinculadas con otros tipos de instrumentos, para ello este proyecto cuenta con tres años de duración, por tanto durante esta época iremos renovando empresas y servicios”, sentenció el gerente del centro, Mario Marin.

 

 

UN PROYECTO REVOLUCIONARIO
Traer el extensionismo por primera vez al país, y en la agroindustria, marcará la diferencia para el sector, por ello el Gobierno, a través de Corfo tiene profundas expectativas en este proyecto, así lo afirmó el subdirector de Innovación de Corfo, Sergio Aravena: “Este centro es muy importante para la región y el país porque con este centro de extensionismo lo que buscamos es tener una mayor cobertura sobre todo hacia la pequeña y mediana empresa en términos de acercarla a la tecnología, a la innovación , a las buenas prácticas que hoy existen a nivel mundial. Si uno analiza los niveles de productividad chilenos, ve que queda un espacio tremendo para poder a llegar a los niveles de los países de la OCDE donde las mismas empresas son casi el doble de productivas, estos son los elementos claves para alcanzar esos niveles de productividad, para poder tener una industria mucho más competitiva sobre todo para el agro”. Aravena agregó que “queremos disminuir esa brecha, ver cómo podemos imitar lo que se hace afuera, cómo incorporar tecnología, cómo transferir esa tecnología a los pequeños productores, de eso se trata este centro de extensionismo, que busca mejorar la productividad de nuestras Pymes”.

Por su parte Ramón Achurra, presidente de Fedefruta aseguró que para este gremio es un orgullo ser parte de un proyecto así de revolucionario. “Es tan importante para nuestra región y para el país entero porque va a entrar una cantidad enorme de empresas, de personas y entidades fundamentalmente Pymes de la agroindustria, para mejorar el ejercicio de lo que está produciendo llámese pasas, almendras, productos envasados. Con eso ellos podrán competir en cuanto a cómo hacen su actividad, y les permitirá a futuro exportar a distintos países de los mercados que tenemos abiertos en Chile, por estos alcances para nosotros es muy importante participar de ese centro”.

Top