Los nombres sí importan: Instituto O´Higgins de Rancagua.

Soy apoderada del Instituto O´Higgins, mis 5 hermanos estudiaron alli, mis tíos Lothar van Treek y Ferdy , mis primos y sobrinos también, como innumerables amigos . Los hermanos maristas les inculcaron el rigor en el estudio y espíritu marista a todos ellos. El Instituto siempre ha estado toda mi vida muy presente en mi familia. El Instituto O´Higgins ha sido una suerte de ” patria chica” o alma en la vida de todos nosotros, ejemplo solidario.

Por razones familiares tuve que irme a Santiago por 3 años. Debo confesar que cada vez que venía a trabajar a mi oficina a Rancagua y pasaba por fuera del Instituto lloraba como cabra chica ya que mis niños no podían estar aquí. Sin embargo y para nuestra alegría volvimos a vivir a Machalí y mis hijos fueron recibidos de vuelta en sus mismos cursos! con sus mismos compañeros de pre-kinder. Siempre estaré infinitamente agradecida del actual rector Pedro Diaz por esta oportunidad.
Sin embargo, no puedo quedar al margen de la presente discusión respecto al cambio de nombre del Instituto O´Higgins. No hay argumentos valóricos para hacerlo. Y sí creo que los nombres importan. Instituto O´Higgins es el nombre del colegio de tradición del Rancagua profundo, de muchas generaciones que están en nuestro corazón. Apelo al amor de todos nosotros y la comprensión de los hermanos maristas para que, por favor, no nos quiten parte de nuestra identidad. Los hermanos maristas supieron en su tiempo escuchar ” los signos de los tiempos” y se renovaron con el ingreso de niñas al colegio. .. tengo la esperanza que hoy escuchen a todos quienes anhelamos conservar el histórico nombre.
El Instituto O´Higgins es una opción no solo educativa para nuestros hijos, sino de estilo de vida y ejemplo cristiano. Nunca ha sido una cadena tipo comercial a tratar o simpificar como los supermercados por meros tramites tributarios; lo último no tiene ningún sentido. Es como si al
O´Higgins decidieran cambiar el color de la camiseta celeste, me explico? seria un error inexcusable.

Le saluda fraternalmente,

 

 

Beatriz Valenzuela van Treek
Arquitecta

Top