Recordaron a los 355 mineros que fallecieron en la Tragedia del Humo

 

A la ceremonia de conmemoración asistieron las dos viudas sobrevivientes, algunos hijos de las víctimas, dirigentes sindicales y ejecutivos de El Teniente, además de ex trabajadores de la División.

 

 

Flor Vásquez

 

 

Han pasado 71 años de la Tragedia del Humo y el fatídico accidente, en que murieron 355 mineros de El Teniente, no se olvida. Y está bien que así sea. Los hijos e hijas de las víctimas siguen lamentando la pérdida del padre; en tanto que los dirigentes sindicales y ejecutivos de la minera estatal destacan que la seguridad es lo más importante.

Mañana domingo 19 se cumple el nuevo  aniversario de ese terrible accidente al que se denominó la Tragedia del Humo, porque se originó debido a las emanaciones de monóxido de carbono producidas por el incendio de una fragua ubicada en uno de los portales de acceso a la mina, en el nivel Teniente 1. Ese humo se propagó al interior de la mina, debido a las condiciones de ventilación existentes en esa época en El Teniente, asfixiando a 355 mineros. La mayor parte de los muertos se encontró en socavones y piques que se llenaron de ese gas. Algunos mineros se salvaron abriendo las llaves de aire comprimido de las redes de la mina, y otros evacuando por el sector Fortuna, ya abandonado en ese entonces.

 

 

La ceremonia de conmemoración del nuevo aniversario de la tragedia se realizó ayer al mediodía, en el Cementerio Nº 2 de Rancagua, donde están los restos de la mayoría de los mineros que fallecieron ese fatídico 19 de junio de 1945. Asistieron las dos viudas sobrevivientes -Marina Vergara y Alicia Román-, hijos y familiares de las víctimas, ejecutivos de El Teniente, encabezados por el gerente general Mauricio Larraín; dirigentes sindicales, ex trabajadores de la minera estatal y otros invitados.

Al intervenir en el acto de recuerdo, el presidente del Sindicato Sewell y Mina Unificado Teniente, Eduardo Muñoz señaló que este nuevo aniversario es la oportunidad para reflexionar sobre la seguridad en el trabajo, aprender de los errores e implementar las mejoras necesarias, dando prioridad al tema de la seguridad.

En tanto, el gerente general Mauricio Larraín expresó que, a pesar de la difícil situación que enfrenta la División y Codelco, por la baja del precio del cobre, la compañía pone en primer lugar de su preocupación la seguridad y el medio ambiente. Subrayó que el valor y cuidado de la vida es lo más importante. “Eso lo representamos cada vez más fuerte en nuestro quehacer; progresar sustantivamente en el control de los riesgos para las personas en una faena industrial como ésta. Es posible trabajar sin accidentes”.

En representación de los familiares de los mineros fallecidos habló José Marín, quien agradeció a la División y al Sindicato Unificado El Teniente por no olvidar la tragedia y recordar cada año a las víctimas.

La ceremonia terminó con la colocación de ofrendas florales. Y la oración por los mineros que no pudieron escapar del humo y de la muerte.

 

Top