Peralillo: Comunidad de Población recibe reconstruido templo del Sagrado Corazón

  • Con más de 100 años de historia, este templo quedó destruido después del terremoto del 2010.

 

Templo PoblaciónEn una emotiva ceremonia la comunidad de Población, en Peralillo, vio reabrirse las puertas del templo Sagrado Corazón, el cual quedó con importantes daños estructurales tras el terremoto de febrero de 2010.

A esta ceremonia de entrega asistió Monseñor Alejandro Goic, el alcalde de Peralillo Fabián Guajardo, el seremi de Gobierno Mauricio Valderrama; la presencia de representantes del Colegio Los Alerces –comunidad gestora del proyecto de reconstrucción- y del Párroco de Peralillo, Richard Knukey, encabezando una entusiasta y agradecida comunidad de fieles, quienes prepararon un almuerzo campestre para celebrar.

Este templo fue reconstruido gracias a alumnas y apoderados del Colegio Los Alerces de Santiago, quienes en mayo de 2010 decidieron brindar su apoyo a esta pequeña comunidad de la sexta región.

El templo Sagrado Corazón de Población, representa el centro de la vida comunitaria de ese sector rural. Su construcción data de 1905, sin embargo con más de 100 años de historia, este emblemático edificio patrimonial no resistió el terremoto que afectó la zona central de Chile el 27 de febrero de 2010.

Para lograr la reconstrucción las alumnas del Colegio Los Alerces, sus padres, profesoras, trabajaron incansablemente durante estos seis años para reunir el dinero necesario, no desistiendo aun cuando la meta era elevada, se necesitaban 500 millones de pesos.

Un miembro del Centro de Padres de Los Alerces explica que la perseverancia en las gestiones y la convicción son la clave del éxito. Antes de cada reunión –cuenta uno de los gestores del proyecto- se encomendaba a las alumnas que rezaran especialmente por el éxito de la gestión. Paralelamente, fueron innumerables las actividades que con mucha creatividad generaron las alumnas, incluso de prekínder, para ir reuniendo los fondos. Junto con ello, gracias al esfuerzo del Centro de Padres, con el apoyo del Obispo de Rancagua, Monseñor Alejandro Goic; de la Municipalidad de Peralillo y del párroco de Peralillo, Padre Richard Knukey – que asumió el desafío con mucho entusiasmo-, se logró la meta.

Related posts

Top