5 motivos por los que tu vehículo huele a gasolina

El olor a gasolina en tu vehículo es un problema muy grave y peligroso a la vez, es una señal de que algo no está bien, probablemente sea una fuga lo que causa el olor pero no debes dejar pasar mucho tiempo sino revisarlo de inmediato. ¿Sabías que una filtración cerca del motor o el escape podrían iniciar un incendio y dañar tu vehículo?. Acá te damos 5 motivos más comunes por las que tu vehículo emana olor a gasolina:

 

  1. Fuga en los inyectores

Es muy raro que un inyector tenga una filtración, más bien el problema podría estar en la goma con forma de anillo o el sello. Ambos con el tiempo tienden a secarse y romperse, lo que permite que filtre gasolina. En este caso, lo que debes hacer es reemplazar ambas piezas para detener la fuga inmediatamente. ¿Quieres saber si el problema está en el inyector? prende el vehículo y observa el riel de los inyectores, si hay una fuga seguramente la olerás y estará incluso húmedo.

 

  1. Filtración en el tanque de gasolina

Este es uno de los problemas más frecuentes, muchas razones pueden causar una filtración, desde que el tanque esté roto hasta que esté descompuesto ya por tanto tiempo. Si éste tiene una fuga, normalmente deja una mancha en el pavimento donde estacionas tu vehículo. La mancha de gasolina que ves en el pavimento resulta ser peligrosa, pues por imprudencia podría causar un incendio grave. Para ver si el problema es el tanque de gasolina, asómate debajo del auto y ubica las gotas de combustible. También, puede que la falla se encuentre en la parte alta del tanque, esto es causado por la humedad y suciedad que se queda atrapado en la parte superior y muy raramente se seca, esto ocasiona que el tanque se eche a perder y gotee. Si es verdad que tu tanque tiene filtración, lo más recomendable es cambiarlo en lugar de repararlo, pues muchas veces no queda bien del todo.

 

  1. Fuga en las mangueras del combustible

Los tubos del combustible regularmente viajan del tanque al motor y se encuentra debajo del vehículo. Es muy común encontrar una manguera rota o deteriorada porque en el camino no hay protección para ellas. Cualquier vehículo que sea de inyección tiene líneas de combustible de alta presión. Por ello, si llega a haber un manguera débil o mal ajustada, el combustible se esparcirá como spray causando una neblina o vapor, lo cual resulta muy peligroso, especialmente si está cerca del motor o el escape. Si el tubo está creando una neblina, el olor a la gasolina será muy fuerte. Si sospechas que la fuga está en la manguera de combustible síguela desde el tanque al motor, si el vehículo es de inyección es muy probable que esté goteando.

 

  1. Problemas con canister o filtro de carbón activo

Esta pieza es un depósito de plástico que contiene carbón y sirve para purgar los excesivos vapores de combustible que provienen del tanque, con esto se reducen las emisiones antes de ser enviadas a la atmósfera. Si el canister está roto o goteando a través de una junta o sello, podría oler a gasolina y seguramente la luz de check engine se encenderá en el tablero. Lo más recomendable aquí es ir con el mecánico y escanear el auto para verificar si hay un problema con esta pieza.

 

  1. Problema con la tapa de combustible

Un tapón de combustible mal cerrada, rota o inexistente puede provocar que haya un fuerte olor a gasolina. Incluso en vehículos nuevos una falla en esta pieza del auto también puede ocasionar que la luz de check engine se prenda. De igual manera te darás cuenta del olor a combustible en tu auto, por el sistema de ventilación de tu vehículo pues la toma de aire fresco normalmente se ubica cerca del motor. Esto es bueno porque te ayudará detectar que hay un problema, te recomendamos bloquearlo con el objeto de que no lo respires, pues si lo haces por un largo periodo puede causarte náuseas o hasta un fuerte dolor de cabeza. (Fuente: Autosoporte.com)

 

Related posts

Top