La primera película chilena sonora estrenada en Rancagua: en 1934

El 15 de julio de 1934, en un día como hoy, fue estrenada en Rancagua la primera película sonora chilena, titulada “Norte y Sur”, que fuera estrenada meses antes a nivel nacional, en Santiago.

En Rancagua existía enorme interés en ver esa cinta, ya que en ella actuaba, como artista principal, Hilda Sour, que era rancagüina y fuera conocida y estimada por mucha gente de esta ciudad.
Además, el sólo hecho de que fuera la primera cinta sonora filmada en Chile, acrecentaba ese interés. El cine sonoro internacional había llegado a Rancagua solamente cinco años antes, con la película musical norteamericana, “El desfile del amor”, la que hemos recordado en otras oportunidades en esta columna.
Más todavía, el actor principal, Alejandro Flores, considerado como el “primer actor nacional” y que fue el primero en obtener el Premio Nacional de Arte, gozaba de gran popularidad y cariño en Rancagua, ciudad que había visitado muchas veces con su Compañía de Teatro y en la que también vivió por algunos años. Flores, con su esposa Carmen Moreno, fueron creadores del Museo de la Patria Vieja, que es el actual Museo Regional de Rancagua.
Y, como si esto fuera poco, el argumento de la película era el amor entre un norteamericano, supuestamente uno de los jefes de la Braden Copper Company, propietaria del mineral de El Teniente, y una chilena: eso representaba el “Norte y Sur” de la cinta.
La película recorrió todo el país y en varias ocasiones estuvo en las pantallas de los teatros de Rancagua, atrayendo siempre numeroso público.
Hace unos años en un diario de Santiago apareció una crónica sobre la historia del cine chileno y se afirmaba que la primera película sonora chilena fue “Escándalo”. A los rancagüinos nos consta que es un error, porque la primera fue la que estamos comentando en esta columna. Lo puedo reasegurar, porque fui testigo y asistente al estreno de ambas cintas. Y también porque fui amigo de Alejandro Flores y de Hilda Sour.

Top