Conoce los principales beneficios y mitos de la lactancia materna

Un proceso fundamental, que provee la nutrición ideal para crecimiento y desarrollo de los niños, así como una nutrición ideal para los bebés y niños, contribuyendo a su saludable crecimiento y desarrollo; reduce la incidencia y la severidad de enfermedades infectocontagiosas, la muerte súbita en los niños, entre otros beneficios.

 

 

Gisella Abarca

 

 

La leche materna es el único alimento que los bebés necesitan para los primeros seis meses de vida. La leche materna es la primera inmunización del bebé, no existen formulas alternativas para su protección, así lo reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS) entidad que recomienda lactancia materna exclusiva -sin otros alimentos, agua o jugos- hasta los 6 meses de edad, y lactancia materna complementada con otros alimentos hasta al menos los 2 años, como la forma más saludable y nutritiva de alimentar a los bebés.

Y es que es un hecho que la lactancia materna provee una nutrición ideal para los bebés y niños, contribuyendo a su saludable crecimiento y desarrollo; reduce la incidencia y la severidad de enfermedades infectocontagiosas, la muerte súbita en los niños, por lo tanto disminuye la morbilidad y la mortalidad infantil, influye en un mejor desarrollo psicomotor y una mayor capacidad de aprendizaje, entre otros beneficios.

En esta línea y con el fin de promover la lactancia materna, cada año entre el 1 y 7 de agosto, se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, un proceso fundamental, para el Ministerio de Salud, pues provee la nutrición ideal para crecimiento y desarrollo de los niños.

En este tema, la doctora especialista en lactancia de la Clínica Integral de Rancagua, Paz Dorr sostuvo que la lactancia materna tiene una serie de beneficios para el niño y la madre, entre ellos que “promueve la relación madre e hijo, también promueve el desarrollo psicomotor y afectivo del niño”.

En cuanto al sistema inmune, agrega la médico “promueve un desarrollo inmune adecuado en el niño, además de un desarrollo neurológico cognitivo óptimo, el niño recibe a través de la leche materna diferentes componentes que hacen que su desarrollo cognitivo sea mayor, muchísimo menos desarrollo de alergias, desarrolla mucho menos enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, etc.. El niño tiene un óptimo desarrollo en todo su sistema, el desarrollo fisiológico de ese niño es el óptimo desde el punto de vista nutricional es el alimento óptimo para el bebé. Es en todo aspecto un niño más sano”.

En tanto, para las madres, agrega, contribuye a su salud reduciendo el riesgo de cáncer ovárico y de mamas; y provee a la mayoría de las mujeres de un sentido de satisfacción cuando hay lactancia exitosa, reforzando el vínculo afectivo entre madre e hijo o hija, entre otros beneficios.

“Hoy se promueve la lactancia materna prolongada, no hasta los 6 meses, sino ojalá hasta el año o entrado el segundo año, eso promueve la OMS hoy, incluso se sabe que lactancias más prolongadas siguen teniendo beneficios para el niño”, apuntó la doctora Dorr.

 

 

ALGUNOS MITOS EN LA LACTANCIA

No obstante, una de las una de las primeras consultas por las que llegan las madres a la consulta de la especialista en lactancia, Paz Dorr es por leche insuficiente, quien asegura que es “algo se puede trabajar”, dice “cuando una madre tiene la sensación de que tiene poca leche, puede ser, pero puede llegar a tener muchísima leche y leche suficiente siempre y cuando pueda recibir una buena consejería y un buen acompañamiento de cómo hacer para que su producción de leche aumente”.

Cuando se habla que al niño no queda con la sensación de saciedad producto de la leche materna expuso la especialista“Cuando el niño no queda satisfecho, hay ciertas prácticas que hacen que aumente la leche materna como amamantarlo más frecuentemente y eso hace que aumente la leche y produzca todo lo que el niño necesita. Cuando una madre piensa que está produciendo insuficiente cantidad de leche, tiene que acercarse un profesional que tenga las herramientas para que le ayude a aumentar su producción de leche, como un médico, matronas, consejeras de lactancia materna, pediatras o médicos familiares que tienen conocimiento en lactancia materna”.

La especialista dio a conocer que respecto al mito que existe que una leche no sea óptima para su bebé sostuvo que “en el 99,9999%, la leche de las madres es óptima para su bebé, no hay leche mala. Hay un porcentaje demasiado bajo de condiciones que hacen que un niño no puede ser alimentado por lactancia materna, como enfermedades metabólicas muy extrañas como la galactosemia, enfermedades metabólicas en que el niño no puede recibir la leche de la madre, pero en el gran porcentaje si están aptas”.

En cuanto a la calidad de leche que produce cada madre aclaró “cuando se dice que la leche es mala, delgada, que somos familias de malas lecheras, eso es un mito. Hay leches que tienen menor porcentaje de grasas, pero la parte de los ácidos grasos importantes y las proteínas sigue siendo óptima. La leche si viene de su madre siempre es óptima”.

Cabe destacar que la médico especialista además realiza sus consultas en el centro médico Ecolook, o acompañamiento de lactancia a domicilio.

Respecto a los mitos, Asesora de Lactancia Paz Abascal, expuso que “Hay muchos mitos con respecto a la lactancia, eso de ‘no tengo leche’ no es más que una suposición, generalmente porque el bebé está en una crisis de crecimiento, demanda más leche y para aumentar producción debe estimular, por lo que se pega horas al pecho, o pide a cada rato, o llora en la teta, tironea el pezón, etc, y eso la madre lo interpreta como que no tiene leche, mete una mamadera con fórmula y es el principio del fin, pues el bebé deja de estimular el pecho y la producción se ve afectada.

Otro mito, agrega,  es “mi leche es muy delgada”, no obstante aclara que “no existe tal cosa, si bien la composición varía de una madre a otra, también varía entre mamadas, entre horas del día, incluso dentro de la misma toma. Al principio es más aguada y al final más grasa. La leche es perfecta para nuestro bebé pues se adapta a sus necesidades específicas. Por eso es bueno informarse antes de tomar cualquier decisión. Para eso estamos las asesoras, monitoras y consultoras. También hay que tener cuidado con los sitios que circulan en internet. Está lleno de páginas que se dicen ser pro lactancia pero están llenas de mitos y malos consejos”, expuso Abascal.

 

 

ASESORAS DE LACTANCIA UN APOYO NECESARIO

En su consulta, la miembro co-fundador Red Nacional Asesoras de Lactancia Chile dio a conocer que uno de los problemas que más le ha tocado asistir es “el problemas de agarre, dolor al amamantar, y madres que desean retirar la fórmula y tener una lactancia materna exclusiva”.

 

Entonces ¿Cuál es tu ayuda en las madres que han tenido un bebé?

R.- A mí no me gusta llamarle ayuda, la verdad es que lo mío es un sostén, apoyo, guía y acompañamiento. El trabajo lo hace la madre y su bebé. Yo intervengo en casos en que el bebé no suba de peso adecuadamente, en casos en que la madre sufre dolor, en casos en que se quiera retirar la fórmula para lograr una lactancia exclusiva… hago un seguimiento de los casos y apoyo a la familia en todo el proceso La Lactancia Materna debe ser placentera, porque es un acto que proviene desde el amor a un hijo y esto sólo se logra con la información y apoyo del entorno.

 

 

¿Este apoyo en qué momento se gesta?, ¿antes que nazca el bebé o después?

R.- Yo siempre recomiendo hacer un taller pre natal de lactancia. Porque aunque la lactancia es algo natural, hemos perdido los referentes, gracias a los laboratorios de leches artificiales, que nos convencieron de que no somos capaces de alimentar a nuestras crías. Es importante desmitificar y empoderar, de la mano de una información actualizada y certera, de manera que si llega a surgir algún problema, la madre sea capaz de identificarlo y pedir ayuda de necesitarlo. Y en el lugar adecuado, ese es otro tema.

 

 

¿Porqué haces ese hincapié?

Porque los pediatras en general no se interiorizan en agarre, posición de la madre al lactar, entorno emocional de la madre, el por qué de los cólicos, fisiología de la lactancia, etc..Para ellos es más fácil poner horarios de tomas, indicar relleno o un anti depresivo galactogogo que aumenta la producción, recomendar relleno en vez de derivar y pesquisar el problema o intervenir desde la mitología.
Ante esto una mujer en su puerperio duda de sí misma y pierde confianza en su cuerpo, y cae en una serie de prácticas que pueden poner en riesgo su lactancia. Yo trabajo codo a codo con el doctor Fernando González, que es quien me da plena confianza al ser un profesional actualizado en el tema.

 

 

¿Cuál es el beneficio de la lactancia?

La lactancia es lo natural, empecemos por ahí. Es el alimento adecuado para un bebé, lo propio de la especie. Para el bebé es su primera y más importante vacuna, el calostro está cargado de inmunoglobulinas que fortalecen su sistema inmune. Se relaciona con menor presencia de alergias, asma, otitis, problemas digestivos, obesidad, diabetes y enfermedades respiratorias. Aporta con un buen desarrollo maxilofacial, y los bebés amamantados presentan menor presencia de caries.

Los niños alimentados con leche materna tienen mejor desarrollo de su capacidad cognitiva, mejor desarrollo psicomotor y mejor desarrollo del lenguaje. Facilita el apego entre madre y bebé.

Contiene enzimas que facilitan su digestión. Ayuda a prevenir hemorragias, se relaciona con un mejor desarrollo visual, auditivo y psicomotor.Y para la madre, favorece la pérdida de peso, es un anticonceptivo natural, ayuda a contraer el útero, ayuda a prevenir cáncer de útero, mamas y ovario. Y ayuda a prevenir la depresión post parto gracias a las oxitocina que genera el amamantamiento.

 

 

 

¿CÓMO ALIMENTARSE DURANTE LA LACTANCIA?

Existen muchos mitos sobre la lactancia materna y la alimentación ideal. Aquí te presentamos todo lo que debes saber para beneficiar la calidad de la leche materna.

“Ningún sustituto de la leche se compara al aporte que hace la leche materna”, señaló Evelyn Riquelme, nutricionista de Clínica Bicentenario. “Es tan relevante, que aparte de su alto valor nutritivo, aporta anticuerpos de la madre que protegen a los lactantes de las infecciones”, explicó.

Por esta razón, puntualizó, la alimentación de la madre durante el período de lactancia debe ser lo más completa y variada, beneficiando así la calidad de la leche materna y, por ende, el crecimiento y desarrollo del niño.

“Se debe considerar que sus requerimientos están aumentados, incluso más que en el período de embarazo, pero eso no significa que aumentará su ingesta calórica, dado que parte de esa energía extra está dada por la acumulación de reserva grasa generada en el embarazo. Por este motivo la alimentación adecuada se focaliza en las características cualitativas, es decir, privilegiamos la calidad y no la cantidad de alimentos. Siendo primordial aportar micronutrientes críticos en este período tales como: Hierro, Calcio y ácidos grasos Omega 3 (DHA y EPA)”, indicó la nutricionista.

En este tema aconsejó considerar mantener una dieta equilibrada, consumir lácteos descremados para recibir el calcio que los huesos necesitan, tales como leche, yogurt, quesillo, aumentar el consumo de pescados grasos (salmón, sardina y jurel), ya que son ricos en DHA, primordial para el desarrollo del sistema nervioso central del niño, consumir 5 porciones de frutas y verduras de distintos colores todos los días, consumir carnes desgrasadas para aportar el hierro necesario y potenciar su absorción, acompañándolo con jugo de limón o frutas, consumir 2 litros de agua al día.

Se debe evitar la automedicación, la ingesta de alcohol, el consumo de tabaco y drogas, ya que todo lo consumido lo recibirá el bebé a través de la leche. Por otra parte, se recomienda reducir el consumo de cafeína (café, bebidas), debido a que produce irritabilidad y alteración en el sueño del bebé; y de té, debido a éste inhibe la absorción del hierro en la madre.

 

 

Una madre que optó por la lactancia materna

Karina Véliz fue mamá por segunda vez, por lo que pesó que sería un proceso fácil ya que contaba con la experiencia en la materia, no obstante, eso no fue suficiente, pues a los dos días de nacido su bebé Lucas comenzó a sentir un dolores que hacían que evitara dar de mamar a su pequeñito

“Mi hijo nació el 22 de diciembre; cuando llegamos a casa, el día 24 comencé a sentir molestias al lactar que fue aumentando hasta convertirse en un momento doloroso y aversivo. Lucas es mi segundo hijo, al primero lo amamante hasta los 2 años, por lo que me sentía una madre con experiencia en este tema; sin embargo, no consideré que todos los niños son distintos y que las maternidades responden no tan sólo a los cuidados del niño, sino también el estado emocional de la madre. Tanto era mi dolor que rogaba que Lucas se demorara en pedir su leche materna. Llegué a pensar en quitarle el pecho e incluirle leche de formula, pero por otro lado me culpaba por no cumplir con mis expectativas de amantarlo y realizar un destete respetuoso tal como lo había hecho con Gaspar, mi hijo mayor”, expuso Karina Véliz.

“Fue ahí cuando decidí pedir ayuda y llegue a Paz (Abascal), mi hijo tenía 7 días y yo lo estaba pasando mal, necesitaba de manera urgente que alguien me ayudara a aliviar ese dolor físico que invalidaba los sentimientos amorosos de mi maternidad. Paz fue respetuosa, me escuchó atenta, me contuvo, se conectó con mi proceso maternal, observó la técnica que utilizábamos con mi hijo y ahí  intervino, con amor corrigió algunas posturas y realizó el ‘acople fisiológico’. Mí hijo trepó hacia mi pecho con tan solo siete días buscando la forma natural de acoplarse a mi pecho. Casi de manera instantánea el dolor desapareció, y ese momento mágico de lactar apareció, pues ahora se convertía en ese espacio nuestro, único, relacional  sin dolor y sin culpas”, comentó ahora feliz la mamita de Lucas.

 

 

Asesora de Lactancia

La Asesora en Lactancia Paz Abascal trabaja en talleres de lactancia  dos veces al mes en Rancagua y en Coinco, además realiza consulta dos o tres veces a la semana  y atiende vía Skype a otras regiones y países. Para mayor información existe un página web y una Fan page en Facebook “Espacio pro Lactancia, o pueden contactarse al teléfono 81582614 o al correo contacto@espacioprolactancia.cl.

Top