Crean novedoso sistema de envasado de vino con Nitrógeno

Gracias a esta tecnología que inyecta nitrógeno en estado líquido para la inertización de botellas de vino, se protegerían los compuestos que dan calidad a esta bebida.

 
Nada parece detener a la industria vitivinícola chilena, ni la desaceleración económica ni el menor crecimiento del consumo. De acuerdo a la asociación gremial de Vinos de Chile, en los últimos 12 meses las exportaciones de vino embotellado han crecido un 5% en volumen, gracias fundamentalmente, al gran dinamismo que muestra el mercado asiático encabezados por China, Corea del Sur y Japón.

Las innovaciones que los proveedores del sector puedan proporcionar, son claves para darle continuidad al positivo escenario actual. En ese esfuerzo permanente, Indura ha implementado una nueva tecnología de inyección de nitrógeno líquido para la inertización de botellas, especialmente para vinos blancos envasados con screw cap (tapas de rosca metálica alternativas al corcho).

“La inertización con nitrógeno líquido es considerada una aplicación confiable y segura para proteger compuestos propensos a la oxidación, debido a que consigue desplazar una mayor cantidad de oxígeno fuera de la botella, logrando una protección más eficiente del vino”, explica Claudia Sánchez, subgerente de Negocio Vitivinícola de Indura.

En específico, “esta tecnología se basa en la inyección controlada y regulable de nitrógeno en estado líquido. Al introducir una gota de nitrógeno a -196 °C dentro de la botella, la gota entra en contacto con el fondo de la misma, provocando la evaporación instantánea del N2 pasando éste de estado líquido a gas, lo que genera un efecto pistón desde el fondo hacia el cuello de la botella, barriendo el oxígeno presente de forma mucho más eficiente que mediante el formato tradicional de envasado”, aclara Sánchez.

Para el caso de los vinos blancos envasados con formato “screw cap”, el nitrógeno líquido se aplica posterior al llenado de la botella y antes de su tapado, para proteger el head space (espacio cabeza), evitando con ello que el vino presente una evolución acelerada que afecte su duración y calidad.

 

 

Resultados concretos

Este sistema ha sido incorporado a la oferta de productos y servicios de Indura del área vitivinícola, siendo utilizado por varios clientes importantes de la industria nacional. Los resultados muestran que, según el mecanismo tradicional utilizado por las líneas de envasado, se logra un promedio de oxígeno ambiental de 13% en el screw cap. En cambio, con esta tecnología se alcanza un nivel igual a 2.6 %, lo que se traduce en una inertización mayor al alcanzado con el proceso habitual.

En ese sentido, su ventaja comparativa no es sólo que mantiene intacta la calidad del vino –por la eficiente inertización-, sino también por la adaptabilidad a diferentes formatos de botellas, corchos y tapa rosca, y a las distintas líneas de envasado sin necesidad de intervenirlas.

Top