Elección de intendentes: El Parlamento tiene la palabra

Columna de Opinión del Subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes Lillo

 
La reforma constitucional sobre elección de intendentes vive horas cruciales. En los últimos días hemos redoblado nuestros esfuerzos para lograr un acuerdo transversal que permita destrabar este proyecto, de manera que la primera elección se realice en noviembre de 2017.
Para cumplir ese objetivo la iniciativa debe ser despachada del Congreso Nacional no más allá de septiembre, por lo que llegó el momento de las definiciones. El Gobierno las tiene claras. Ha demostrado con hechos su decisión de avanzar en la descentralización política y administrativa del país. No es solo una necesidad de nuestro proceso de desarrollo, sino además uno de los anhelos más sentidos de la ciudadanía, como se ha expresado en el marco del proceso constituyente.
Valoramos la convergencia que se ha ido generando entre los parlamentarios de la Nueva Mayoría e independientes en torno a la propuesta que establece el 40 por ciento de los votos como umbral para elegir a los futuros gobernadores regionales y la realización de una segunda vuelta si fuera necesario. Esta fórmula permite que la máxima autoridad regional cuente con un apoyo ciudadano significativo y garantice una representatividad adecuada especialmente en los primeros años de un proceso de descentralización que recién comienza.
Elegir a los intendentes no es la solución al centralismo, pero sí es un paso importante en el contexto de un proceso gradual y de largo plazo que le va a entregar mayor autonomía a las regiones, y con miras a contar con intendentes que efectivamente velen por los intereses de la región y que no estén sujetos a las directrices del gobierno central y al riesgo de ser cambiados cada uno o dos años.
La ciudadanía está mirando con atención este debate y le sería difícil entender que esta reforma fuera rechazada por un desacuerdo en el mecanismo electoral. Las regiones y el Gobierno esperan que la voluntad descentralizadora tantas veces expresada por diputados y senadores de todos los sectores, ahora sí se vea reflejada a la hora de votar esta iniciativa. El Parlamento tiene la palabra.

Top