Proyectos inmobiliarios deberán mitigar impactos generados al entorno

11

– El Congreso despachó el proyecto de ley que establece un sistema de aportes al espacio público aplicable a los proyectos de construcción, tanto públicos como privados.

 

 
Como una de las modificaciones más profundas a la legislación urbana calificó la Ministra de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Paulina Saball, el proyecto de ley que establece un sistema de aportes al espacio público aplicable a los proyectos de construcción, iniciativa que fue despachada por el Congreso Nacional.
La Ministra Saball explicó que, desde su tramitación en la Comisión de Vivienda del Senado, el proyecto “estuvo acompañado de un amplio debate con todos los actores involucrados y generamos múltiples audiencias que posibilitaron incorporar adecuaciones y simplificaciones que lo robustecieron” y agregó que con esto “los proyectos van a tener una inserción mucho más armónica en el entorno próximo, desde su accesibilidad y gestión de tránsito”.
El proyecto debe cumplir ahora con su último trámite en el Tribunal Constitucional previo a su promulgación y establece que los proyectos inmobiliarios, tanto públicos como privados, mitiguen los impactos urbanos que generan en su entorno directo a través de un sistema expedito y transparente.
Además, determina que los proyectos inmobiliarios por densificación (en altura) deben cumplir con la obligación de ceder terrenos para vialidad, equipamiento y áreas verdes, establecida en el artículo 70 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones, a través de un mecanismo alternativo.
Esta iniciativa fue formulada en base a cuatro criterios: universalidad (incluye a todos los proyectos inmobiliarios públicos y privados); proporcionalidad (que las mitigaciones sean equivalentes a las externalidades generadas); predictibilidad (calculando las mitigaciones según métodos objetivos y en base a procedimientos y plazos predefinidos y estandarizados); y gradualidad (que el sistema comience a operar 18 meses después que se publique el reglamento de la ley).

 
LA CIUDAD COMO UN BIEN A CUIDAR
Al respecto, el Seremi de Vivienda, Hernán Rodríguez, señaló que hay que valorar esta reforma, ya que hace mucho tiempo que la Ley General de Urbanismo y Construcciones no tenía una tan importante. “Esto apunta a que todo proyecto inmobiliario, tanto público como privado, sea capaz de mitigar o atenuar los impactos negativos que genera sobre la ciudad y sea, en definitiva, un factor de desarrollo y no de complicaciones urbanas”, añadió.
Asimismo, fue enfático en manifestar que “esto no es algo contra la gestión inmobiliaria, sino que se ha trabajado en conjunto con todas las instancias que participan en la actividad. Todas reconocen que los efectos negativos sobre la ciudad afectan el desarrollo de la misma y, por lo tanto, toda inversión que se haga en ésta también”.
El Seremi de Vivienda expresó además que “lo sustantivo es el tema de vialidad, normalmente las densificaciones inmobiliarias tienen un peso sobre ella y eso es un factor importante en la congestión en la ciudad; y, a la vez, genera un desvalor, afectando todo el proceso de la construcción. Eso es lo que se busca mitigar y así llevar un alivio a todos los ciudadanos y ciudadanas”.
Finalmente, la autoridad regional destacó que “todos los proyectos de acuerdo a su envergadura van a tener que aportar de manera proporcional. La gran diferencia con lo que existía es que no habrán umbrales para la mitigación, es decir, en función del tamaño yo debo retribuir a la ciudad. Es algo que todos deberán realizar porque gracias a la ciudad se puede hacer gestión inmobiliaria, así que es un bien que hay que cuidar”.

Top